nación

Así es el plan de seguridad para garantizar los proyectos de transición energética en Colombia

La estrategia de defensa consiste en tres frentes de trabajo. El propósito es garantizar la seguridad en su proceso de construcción.


Las metas del actual gobierno colombiano, en materia de transición energética, son claras y concisas. Uno de los propósitos es reducir en 51% las emisiones de gases de efecto invernadero a 2030 y alcanzar la carbononeutralidad en el año 2050.

Colombia actualmente cuenta con una capacidad de 1.365 Megavatios (MW) provenientes de energía solar y eólica, y se espera que para finales del año próximo cuente con una capacidad instalada por encima de los 4.500 MW dentro de la matriz de generación. Actualmente, se tienen 17 granjas solares, dos parques eólicos y diez proyectos de autogeneración a gran escala; sin embargo, aún falta mucho por desarrollar.

Precisamente, en aras de garantizar la viabilidad de futuras iniciativas, el ministro de Defensa, Diego Molano, advirtió que la fuerza pública ya diseñó la estrategia de defensa para la transición energética de Colombia.

“Desde el departamento de La Guajira, las Fuerzas Militares y de Policía ya pusieron en ejecución el Plan de Seguridad y Protección a la transición energética. Se ha diseñado un ejercicio para proteger durante los próximos 30 años los parques eólicos y solares”.

Según las autoridades, esta estrategia anunciada por el Gobierno nacional cuenta con tres frentes de trabajo: el primero de ellos tiene que ver con la custodia y protección a las vías por dónde se trasladarán los materiales e insumos para la construcción de los parques eólicos y solares que entrarán en operación durante los próximos años.

El segundo se refiere al trabajo coordinado y articulado para que durante el tiempo de construcción de dichos proyectos de infraestructura crítica, se den las garantías de seguridad tanto para la comunidad cómo para el personal que labora con las compañías encargadas de esta transición energética del país.

Y en tercer lugar, se encuentra el frente de trabajo encargado de la construcción e implementación de nuevas y futuras capacidades de comunicación y vigilancia remota, a fin de realizar un seguimiento de seguridad en toda la extensión de La Guajira y su área fronteriza con el vecino país.

El mayor general, Gerardo Melo Barrera, comandante de la Primera División del Ejército Nacional, aseguró que actualmente el área de influencia de las empresas que están construyendo los primeros proyectos para la transición energética del país, ya cuenta con el acompañamiento en seguridad brindado por tres batallones, los cuales cumplen con tareas relacionadas con el control de frontera, el control extensa de área y la protección de activos estratégicos de la Nación.

El Gobierno nacional espera que con la llegada de esta inversión para la generación de energías renovables no convencionales a esta zona del país, a futuro se construyan más bases militares y comandos de policía en la Alta Guajira, a fin de facilitar la protección y seguridad de la infraestructura que mejorará la matriz energética del país.

Desde el Ministerio de Minas y Energía señalan que durante estos cerca de cuatro años se ha multiplicado por 25 veces la capacidad de generación proveniente de fuentes renovables no convencionales y, mediante subastas, ya se han adjudicado proyectos que la van a multiplicar por 100 veces.