nación

Organización Roa-Flor Huila fue sancionada por la Superintendencia de Industria y Comercio, ¿qué pasó?

Al interior de la compañía hubo direccionamientos impartidos a los empleados para incumplir las órdenes y requerimientos de información solicitados por la autoridad durante la visita administrativa.


La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) sancionó a la Organización Roa-Flor Huila (ORF) y a tres personas naturales con multas de un valor de $20.514.597.205 pesos colombianos, por incumplir instrucciones y requerimientos de información y obstruir la visita administrativa realizada por esa autoridad en las instalaciones de su planta en el municipio de Villanueva (Casanare).

El ente de control encontró que al interior de la compañía productora de arroz hubo direccionamientos a través de instrucciones y directrices impartidas a los empleados de la empresa, para incumplir las órdenes y requerimientos de información solicitados por la autoridad durante la visita administrativa.

Dichas omisiones se vieron evidenciadas en estas conductas: la compañía incumplió el requerimiento de suministrar la información de los correos electrónicos institucionales asignados dentro de la empresa al jefe y al gerente de la planta de Villanueva de ORF para el desarrollo de las funciones a su cargo, obstaculizando así el desarrollo de la actuación administrativa adelantada por esta autoridad.

Por si fuera poco, para conseguir obstruir la visita, la compañía expuso circunstancias como que “la información no podía ser suministrada sin la autorización de sus superiores”, o que era necesario un requerimiento por escrito por parte de la Superintendencia dirigido a la gerencia de ORF.

PAE
La Superintendencia de Industria y Comercio, sancionó a la Organización Roa-Flor Huila y a tres personas con multas de un valor de $20.514.597.205 pesos colombianos. - Foto: Superintendencia de Industria y Comercio

Por otra parte, se demostró también que la renuencia de la compañía provino de instrucciones impartidas por la gerente administrativa y financiera de ORF desde la sede administrativa de la empresa en Bogotá.

Por consiguiente, estas situaciones obstaculizaron injustificadamente el ejercicio de las funciones de la Autoridad, y obstruyeron la actuación administrativa que se adelantaba.

Además, en el transcurso de la visita, la ORF negó la entrega de documentos e información de la empresa solicitada por los funcionarios de la SIC, aduciendo nuevamente que la misma debería solicitarse por escrito y sería entregada días después, según el comunicado oficial de la Superintendencia.

Sin embargo, cuando la Superintendencia de Industria y Comercio ponía de presente a los ejecutivos y trabajadores de ORF las funciones y facultades que tenían como entidad en el marco de la visita administrativa, así como de las consecuencias legales del incumplimiento a las órdenes y requerimientos de la autoridad, estos manifestaron que se encontraban cumpliendo directrices e instrucciones impartidas al interior de la empresa.

¿Qué pasó con Parmalat?

Aunque tardó varios días para expedir su pronunciamiento, Lactalis Colombia, que está en el mercado con la marca de leche y productos lácteos Parmalat, salió a responderle a la Superintendencia de Industria y Comercio, que hace una semana anunció la apertura de investigaciones a empresas lecheras por presunto uso de lactosuero en el producto que distribuyen para su comercialización.

“Lactalis Colombia rechaza categóricamente las acusaciones infundadas sobre una presunta adición de lactosueros en la leche Parmalat. La leche Parmalat no ha sido adulterada, ni antes, ni ahora”, dijeron a través de un comunicado a la opinión pública.

En el documento, la compañía dijo que se dirige a los consumidores, clientes, proveedores, medios de comunicación, entes de control y a la opinión pública, para entregar a los colombianos la certeza de que “la leche de Parmalat es de la más alta calidad y no ha sido adulterada con lactosuero antes, ahora o en un futuro”.

Pese a que la apertura de las investigaciones de parte de la SuperIndustria se conoció el pasado domingo, la compañía dijo que a ellos no se han dirigido oficialmente. “A la fecha, Lactalis Colombia no ha sido notificada por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio”.

Según dijeron en el pronunciamiento emitido este sábado, “lo único concreto es que anunció en medios de comunicación la apertura de una investigación por algo que se presume. No hay ningún fallo o sanción”, dijeron.

Por otra parte, desde la compañía Lactalis Colombia manifestaron que “cuentan con un sistema de calidad interno robusto con el objetivo de garantizar la calidad de la leche Parmalat”.

En ese sentido, enfatizaron en que, cada día, se realizan más de 120 análisis de muestras de leche cruda y más de 1.400 análisis de muestras de producto terminado.

Por esa razón, fueron insistentes en expresar que “la empresa cumple con los estándares de calidad global del Grupo Lactalis y de la normatividad vigente en Colombia”.