hidroituango

Otro pago a Hidroituango: Sura haría desembolso por cerca de US$ 100 millones de póliza de directivos

Dicho pago, que cubre parte de la responsabilidad fiscal de Sergio Fajardo, se haría en la semana del 20 de diciembre.


Oficialmente, Sura informó su intención de hacer el pago de la póliza correspondiente al caso de Hidroituango, dentro del fallo de responsabilidad fiscal emitido por la Contraloría general, por el detrimento patrimonial en la hidroeléctrica.

Según las informaciones que se dieron a conocer en estos días, por parte de los voceros de EPM, se trataría de otros 100 millones de dólares. Y se pagarían en la semana del 20 de diciembre, a través de un giro directo a EPM, informó Sura.

Con este anuncio se desenreda aún más la madeja que envolvió al proyecto de generación de energía, en un enredo que llegó a tener duras aristas jurídicas, económicas y hasta políticas que -por momentos- parecían imposibles de resolver.

Los recursos que desembolse Sura se sumarían a los que ya confirmó la aseguradora Mapfre, que tenía la póliza mayor en este proyecto, conocida como Todo riesgo, por un pago acordado entre las partes, de 983,8 billones de dólares.

Noticias positivas

Varias han sido las noticias -durante esta semana- que despejan el camino para que Hidroituango pueda prender su primera turbina en junio de 2022.

default
- Foto: david estrada larraneta

En primer lugar, el millonario pago que hará Mapfre, en enero de 2022, significan recursos frescos para la inversión en el avance de la obra, la cual, según dijo recientemente el gerente de EPM, Jorge Carrillo, va en un 86,5%, con corte a 30 de noviembre.

Durante esta semana, también se conoció que todos los que se requieren para poner en marcha de nuevo la obra, que se vio frenada luego del fallo de responsabilidad fiscal emitido por la Contraloría, sobre 26 personas entre naturales y jurídicas, habían firmado la prórroga. Entre diseñadores, interventores y constructores, el que más tardó en estampar la firma en el preacuerdo para la prórroga, fue el consorcio constructor, que finalmente aceptó continuar durante 8 meses de trabajo y 3 de empalme con los ganadores de la licitación que se abrirá alrededor del proyecto.

Un tercer anuncio, favorable a la atropellada construcción de Hidroituango, se produjo en torno al gerente de EPM, cuyo nombramiento había sido demandado, en busca de revocar el decreto que lo ubicó en ese puesto directivo.

Con capital humano, capital financiero y -ojalá- decisiones que aparte a Hidroituango de intereses políticos, la construcción de la hidroeléctrica podrá seguir su marcha y llegar al término que se vio embolatado, en medio de un sobrecosto enorme, pero, principalmente, con un alto riesgo de que el país pudiera llegar a un racionamiento energético, por falta del 17% de la energía que generará la hidroeléctrica.