Tendencias
Los productos con mayor incremento en ventas han sido los artículos deportivos, productos agrícolas, equipos de cómputo, electrodomésticos y calzado.  Foto: MinComercio
Pese al crecimiento de agosto, el ICC no sale de terreno negativo. Foto: MinComercio - Foto: Foto: MinComercio

consumo

Confianza del consumidor en Colombia no sale del terreno negativo: ¿está afectando la inflación?

Pese a que aumentó, este indicador se mantiene en terreno negativo.

La Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo) reveló este jueves 8 de septiembre los resultados de la Encuesta de Opinión del Consumidor en Colombia para el mes de agosto, que muestra un crecimiento de la confianza entre la gente respecto a la situación del país en los próximos meses, pese a que la inflación y las alzas de tasas de interés está golpeando fuerte la economía.

De acuerdo con este sondeo, el Índice de Confianza al Consumidor para el octavo mes de este año, registró un balance de -2,4 %, representando un incremento de 8,0 puntos porcentuales (pps) frente al mes anterior, cuando quedó en -10,4 %, después de una de las caídas más fuertes del 2022.

“El aumento en la confianza de los consumidores frente al mes pasado obedeció principalmente a un incremento de 11,8 pps en el Índice de Expectativas del Consumidor y de 2,1 pps en el Índice de Condiciones Económicas”, dice el informe de Fedesarrollo.

De esta forma, queda claro que en medio de la tormenta que sortea la economía colombiana por cuenta del aumento acelerado del costo de vida y las drásticas subidas de tasas de interés que se han anunciado desde el Banco de la República; así como las que se esperan de cara a los próximos meses.

“Al comparar los resultados de lo corrido del tercer trimestre de 2022 con los del segundo trimestre se observa un aumento en la valoración de los consumidores sobre la situación del país y sobre la situación de sus hogares, mientras que en la disposición de los consumidores a comprar bienes durables se observa una caída”, agrega el informe.

Cabe recordar que el mes pasado, el ICC cayó del terreno positivo, tras desplomarse un 13,3 % y terminar en -2,9 %, afectado principalmente por la volatilidad del dólar y la disparada que se vio frente al peso colombiano durante este periodo, que mermó el optimismo de la gente.

“En agosto, el ICC aumentó en todos los sectores socioeconómicos, lo cual demuestra una mayor confianza de los consumidores con respecto al mes pasado. A su vez, el índice aumentó en todas las ciudades encuestadas, excepto en Bucaramanga”, indicó Fedesarrollo.

Al ser consultados por su disposición a comprar vivienda, el índice de personas que ven positivo esta meta, subió del -35,3 % al -29,1 %. Así mismo, para bienes durables pasó del 44,7 % al 44,9 % y en lo que respecta a vehículos, esta cifra subió del -59,9 % al 55,9 %; dejando claro que si bien hay un buen panorama entre los hogares colombianos, la confianza aún sigue en terreno negativo.

Producción empresarial en Colombia crece en la adversidad

Confecámaras, el gremio de cámaras de comercio, se puso en la tarea de hacer una revisión de la evolución de las empresas, abordando el periodo comprendido entre 2014 y 2021, y encontró que durante 8 años fueron muchas las unidades productivas que se expandieron. Esto teniendo en cuenta que, en general, solo se pone el visor en las que fracasas o se quedan estacionadas, sin crecer mucho.

Con la salvedad de que en el estudio no entraron las empresas que cancelaron su matrícula en las cámaras, instrumento que se utilizó para adelantar la investigación, Confecámaras encontró que, en el periodo analizado, 299.565 empresas operaron de manera continua, renovando su matrícula anualmente. Mientras en 2014 del 80,3 % de esas unidades productivas que eran microempresas, un 14,1 % un crecimiento suficiente para subir escalones, ya sea hacia pequeñas, medianas o grandes empresas.

En el compendio realizado por Confecámaras se evidencia además que el 13,9 % de las unidades productivas eran empresas pequeñas; un 4,3 % se inscribían en la categoría de empresas medianas, y el 1,5 % eran empresas grandes. Para ese momento, el 11,7 % de las empresas que analizó el gremio de cámaras de comercio llevaba menos de un año de operación, es decir, fueron creadas en el 2013. El 19,9 % tenían entre 1 y 2 años de haber sido constituidas. Otro 19,4 % tenían entre 3 y 5 años; un 22,8 % cumplía entre 6 y 10 años, y el 26,1 % tenían más de 10 años de operación.

En consecuencia, el tiempo de duración de las unidades productivas ya no está siendo tan corto, pues crecen y se expanden. A lo largo de todo el periodo analizado, el 14,1 % de las unidades que en 2013 eran microempresas lograron un crecimiento suficiente para ser catalogadas como empresas pequeñas, medianas o grandes a lo largo de los años siguientes.