Tendencias
La meta del Gobierno es que, a más tardar, a mediados de septiembre quede aprobada la nueva reforma tributaria.
La meta del Gobierno es que, a más tardar, a mediados de septiembre quede aprobada la nueva reforma tributaria. - Foto: Guillermo torres

reforma tributaria 2021

Reforma tributaria 2021, aprobada en el Congreso en primer debate

Al proyecto le queda solo un debate en las plenarias de Senado y Cámara. Sector financiero tendrá un incremento en el impuesto de renta del 7 %: 4 % por el incremento en el impuesto de renta y 3 % de sobretasa.

El proyecto de reforma tributaria fue aprobado en las comisiones económicas del Congreso, que sesionaron en forma conjunta.

Estudiaron 61 artículos (oficialmente son 56, pero se retiraron 5 artículos) luego de abordar las 4 ponencias adicionales que tenían los parlamentarios desde diferentes frentes, unas alternativas y otras negativas.

Prácticamente, el proyecto de ley fue aprobado como está redactado en la ponencia que elaboraron en conjunto los coordinadores y ponentes con el Ministerio de Hacienda.

De esa manera, solo fue eliminado el artículo 60, que hace referencia a sanciones por el uso de sustancias psicoactivas, cuya inclusión en el articulado de una reforma tributaria había sido cuestionado previamente.

El artículo señalaba que “si realizado el examen que trata el artículo 150 de la Ley 769 de 2020, se identifica que el individuo se encuentra bajo la presencia de drogas o sustancias estupefacientes, alucinógenas o hipnóticas, y el resultado positivo tiene una relación directa con la alteración de la capacidad psicomotriz en el organismo, la sanción corresponderá a las establecidas para el tercer grado de embriaguez determinadas en el artículo 152 de la Ley 769 de 2002″.

Barguil y Pérez presentaron la ponencia

El senador David Barguil (Partido Conservador) y el representante Óscar Darío Pérez (Centro Democrático) tuvieron a cargo la sustentación de la ponencia oficial. En las intervenciones, argumentaron el antecedente que tiene el trámite de la reforma: la crisis. Por ello, Barguil dijo que “esta no es una reforma estructural”, en respuesta a las críticas que hicieron los integrantes de los partidos de oposición.

David Barguil Político conservador
Primer diálogo de improbables
Debate improbables
Improbables
Debate en Semana
Bogotá, febrero 5 de 2019
David Barguil, senador que se encargó de sustentar la reforma tributaria en el Congreso. - Foto: LEÓN DARÍO PELÁEZ SÁNCHEZ

Agregó que con la reforma se trata de atender una necesidad de recursos frescos para apoyar a la población vulnerable, toda vez que la mayor parte de los recursos que se obtendrán, serán para el subsidio de ingreso solidario, la gratuidad de la educación de los estratos 1, 2 y 3. Además, expresó que también abre el camino para empezar a generar equilibrio en las finanzas públicas, al reducir el endeudamiento que tomó el Estado en la pandemia, sin contar con que incluye medidas contra la evasión, entre otras. “14 millones de colombianos resultarán beneficiados con la ampliación del subsidio (ingreso solidario) hasta diciembre de 2022, el cual llegará a 4 millones de familias, principalmente madres cabezas de hogar”, sustentó Barguil.

Pero en lo que más enfatizó el congresista es que, con el proyecto aprobado, “no se toca a los sectores populares y en eso estamos de acuerdo todos. Los que tenían que hacer el esfuerzo en los ingresos eran los más ricos. Acá está contemplado que la carga la tengan las empresas”. Hay que recordar que las compañías tendrán un impuesto de renta del 35 %, más una sobretasa al sector financiero del 3 % y no tendrán el descuento del 100 % del ICA, que se pensaba aplicar previo a esta reforma.

Pérez, representante del Centro Democrático, hizo una extensa exposición de la reforma y la necesidad de obtener recursos en estos momentos, en medio de la crisis que se generó por cuenta de la pandemia del coronavirus.

Óscar Darío Pérez, representante del Centro Democrático.
Óscar Darío Pérez, representante del Centro Democrático. - Foto: Cámara de Representantes

¿A pupitrazo?

La votación del proyecto de ley que va por un ingreso estimado en $14,5 billones, la mayor parte de los cuales se destinará a la financiación de la política social, fue rápida.

Aunque el debate se inició hacia las 10 de la mañana, casi durante toda la jornada matutina, el tiempo de la sesión fue invertido en la presentación y votación de los impedimentos que presentaban los parlamentarios, quienes advertían que podían tener conflicto de intereses para votar, por tener familiares o conexiones que podrían verse favorecidos con las medidas de la reforma tributaria.

Posteriormente, se dio paso al estudio y votación de cuatro de las cinco ponencias que tenía el tema tributario, contando también la del Gobierno.

En consecuencia, el tiempo para ‘la nuez’, es decir, el análisis del tema tributario como tal, fue poco. Esto es lo que lleva a algunos críticos a expresar que se hizo de nuevo lo que perciben como tradicional en una reforma tributaria: ‘votar a pupitrazo’.

En respuesta, varios de los congresistas que conforman las comisiones terceras y cuartas conjuntas en las que se debatió y votó en primer debate el proyecto de ley, argumentan que el proceso se surte –en gran medida– en la concertación previa y construcción de la ponencia.

La primera tributaria del MinHacienda

El ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, quien además tiene por primera vez en sus manos la misión de defender en el Congreso de la República una reforma tributaria, intervino al final del debate.

“Con esta primera aprobación se ratifica la necesidad de llevar las medidas que contempla el proyecto para seguir apoyando a los más vulnerables, quienes siguen sufriendo las consecuencias de la pandemia, generar empleo y condiciones para reactivar la economía y, por supuesto, dar un respiro a nuestras finanzas públicas”, señaló Restrepo.

José manuel Restrepo Ministro de Hacienda
José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda.

¿Qué viene?

Con lo sucedido este miércoles en el Congreso, la reforma tributaria queda solo pendiente de un debate, que será en las plenarias de Cámara y Senado, las cuales sesionarán de manera simultánea, con el propósito de aprobar de manera independiente la ponencia que se elabore para surtir ese trámite. Si los dos textos aprobados son iguales, el proyecto solo quedaría para la firma del presidente de la República; de lo contrario, será necesaria una conciliación en las dos células legislativas.

Pero el camino no será tan fácil. Las nuevas ideas que se expresaron en el primer debate, con el propósito de que sean incluidas en el segundo, deberán ser estudiadas y puestas a consideración de las plenarias. Es decir, a la tributaria aún le falta camino por recorrer.