Negociación de dinero
Negociación de dinero - Foto: Getty Images

ingresos

Si usted gana hasta $7,9 millones al mes, es considerado de clase media, según el Banco Mundial

Según la entidad, si una persona en América Latina tiene ingresos entre los US$13 y US$70 por día, es considerada de clase media.

El Banco Mundial publicó un documento en el cual define las líneas para clasificar a la población latinoamericana con base en sus ingresos monetarios diarios.

De acuerdo con las definiciones establecidas por el Banco Mundial para la región, se considera clase media a una persona que tenga ingresos diarios entre US$13 y US$70. Esto quiere decir que si usted gana entre $48.966 y $263.666 por día (entre $1,46 millones y $7,9 millones por mes), usted es considerado clase media.

Esta definición del Banco Mundial, hecha para toda la región de América Latina y el Caribe, difiere de las estimaciones realizadas por el Dane para Colombia. De acuerdo con el Dane, la clase media en Colombia es aquella que tiene ingresos mensuales per cápita entre los $653.781 y $3,5 millones.

¿Por qué los umbrales del Banco Mundial son diferentes? Los cálculos de la entidad multilateral son más amplios porque tienen en cuenta el promedio de los ingresos per cápita de la región y países como Chile, en donde los ingresos son superiores al promedio, hacen que los umbrales cambien.

Teniendo en cuenta lo anterior, para el Banco Mundial la clase alta latinoamericana es aquella que tiene ingresos mensuales superiores a los $7,9 millones, mientras que para el Dane los colombianos de clase alta son los que ganan más de $3,5 millones al mes.

Por otra parte, el Banco Mundial definió la población vulnerable como aquella que tiene ingresos entre US$5,50 y US$13 por día, es decir los que ganan diariamente entre $20.716 y $48.966 (entre $621.480 y $1,46 millones al mes).

En Colombia, el Dane definió a la población vulnerable como aquella que tiene ingresos mensuales entre los $331.688 y $653.781.

En cuanto a las líneas de pobreza, para el Banco Mundial son pobres los latinoamericanos que ganen menos de US$5,50 al día (menos de $20.716 por día). Esto quiere decir que los que tienen ingresos inferiores a $621.480 son considerados pobres para el organismo multilateral.

Nuevamente, esta línea difiere de la realizada por el Dane, pues la entidad cataloga como pobres a los que ganan menos de $331.688 en el país y que en 2020 llegaron a ser 21 millones de colombianos.

Disminuyó la clase media en la región

El Banco Mundial advirtió este viernes que la crisis económica generada por el coronavirus hizo que 4,7 millones de personas de América Latina y el Caribe salieran de la clase media y pasaran a ser vulnerables o pobres.

Según el Banco Mundial, esta disminución de la población en clase media revirtió décadas de trabajo, desarrollo y avance que había tenido la región.

Ahora bien, el Banco Mundial también dijo que, si no se tiene en cuenta el programa de transferencias sociales que implementó Brasil para ayudar a la población más necesitada, serían 12 millones de personas de la región los que salieron de la clase media en 2020.

“Lo mismo ocurre con la pobreza. A nivel regional, hubo 400.000 menos pobres en 2020, pero sin el efecto compensador de Brasil se calcula que unas 20 millones de personas cayeron en la pobreza en 2020, con un aumento adicional de 1,4 millones a causa del crecimiento poblacional”, dijo la entidad.

Es de mencionar que en las últimas dos décadas, el número de personas que viven en la pobreza en la región se redujo a la mitad.

“La región de América Latina y el Caribe se encuentra en una encrucijada, el retroceso de conquistas sociales que tanto costaron corre el riesgo de volverse permanente a menos que se lleven a cabo reformas enérgicas”, dijo el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Carlos Felipe Jaramillo.

“Las ayudas de emergencia mediante transferencias en efectivo que ayudaron a mitigar el impacto de la pandemia no serán sostenibles por mucho tiempo; así, la región debe avanzar con políticas que aseguren una recuperación firme y den lugar a un crecimiento más sostenible, resiliente e inclusivo que combata la pobreza y la desigualdad persistentes”, agregó.