consumo

Precio de la carne: ¿por qué sigue aumentando en Colombia?

Según Fedegán, mientras el precio del producto aumenta, los ganaderos reciben cada vez menos por sus bovinos.


Según el gremio de los ganaderos, se viene presentando entre enero y la primera semana de agosto un declive de 12,5 % en el precio del kilo del novillo gordo, principal materia prima; sin embargo, en ese mismo período, la carne de res continúa en un incremento de 3,9 %, lo cual resulta en afectaciones para ellos.

Por tal razón, Fedegán le hizo un llamado a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) para que realice la debida investigación frente a la especulación que se estaría presentando en algunos actores de la cadena de abastecimiento de carne, teniendo en cuenta la situación que presenta debido a los precios.

“Cuando en el país se han presentado bajonazos en el valor de los novillos en pie, esa reducción nunca se traslada al comprador de proteína bovina”, explicó Óscar Cubillos, director económico de la organización gremial.

“La clandestinidad se ha incrementado por el cierre de frigoríficos y los actuales no están abasteciendo la oferta de estas regiones que sí llenó el sacrificio clandestino. Esta clandestinidad quita mercado a los frigoríficos. Y de otro lado, el elevado aumento de precios al consumidor –que se situó en lo corrido de este año en 10,21 %– hace que los compradores opten por restringir el consumo de carne de res y se pasen a otras proteínas más económicas, como el huevo, el pollo y el cerdo, aunque las dos primeras también han subido su valor en los últimos meses”, continúo Cubillos.

Por otro lado, José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, hizo hincapié en que “Colombia tiene suficiente abastecimiento, ya que cuenta con un hato ganadero de cerca de 30 millones de cabezas y se sacrifican al año aproximadamente cuatro millones de animales. Creer que habrá desabastecimiento por cuenta de las exportaciones es un planteamiento equivocado”.

Sin embargo, a pesar del abastecimiento que está presente y la dificultad para adquirir estos productos, es importante evaluar la problemática, según ellos, que está en que mientras a los ganaderos les pagan menos por sus bovinos, el precio en el mercado sube; “en el entorno internacional, en julio, la carne de bovino registró una caída de 0,6%”.

En ese mismo sentido, aseguran que la problemática no solo se viene afectando en la carne, sino en las materias primas para ganadería de otros derivados. “Por ejemplo, el precio internacional del maíz muestra disminución de 15,9 % en los últimos cuatro meses y debería mantener esa tendencia, pues la oferta de granos de Ucrania empieza a tener de nuevo dinámica luego del acuerdo para desbloquear la exportación de alimentos y fertilizantes alcanzado con Rusia”, indicó Félix de nuevo.