gente

Alec Baldwin sí apretó el gatillo: las contundentes pruebas que reveló el FBI

Las autoridades no han tomado ninguna decisión de acusación, por el momento.


Las pruebas forenses del FBI llegaron a la conclusión de que el arma que portaba Alec Baldwin y que acabó con la vida de la directora de fotografía, Halyna Hutchins, no podría haber sido disparada sin apretar el gatillo.

Los informes fueron publicados por el periódico ABC News, donde se señala claramente que el arma de fuego tuvo que ser accionada para que la bala se disparara. En una entrevista el pasado mes de diciembre con el mismo medio, Baldwin había afirmado que no había apretado el gatillo. “No se apretó el gatillo. No apreté el gatillo”, aseveró en su momento.

El caso fue clasificado como accidente por parte de la Oficina del Investigador Médico de Nuevo México, porque “la revisión de los informes policiales disponibles no mostró ninguna demostración convincente de que el arma de fuego se cargó intencionalmente con munición real en el set”, indicó el informe.

Según ha podido saber ABC News, las autoridades locales no han tomado ninguna decisión de acusación en el caso y los detectives esperan registros telefónicos de Baldwin como parte de la investigación.

El actor le quitó la vida hace diez meses, en octubre, a una trabajadora durante el rodaje de su última película, Rust, en Nuevo México. Todo sucedió cuando Baldwin disparaba durante la grabación de una escena un arma de fuego que debía ser de fogueo, pero que, por motivos desconocidos por el momento, estaba cargada.

La víctima fue la directora de fotografía, Halyna Hutchins, de 42 años, quien falleció por las graves heridas a consecuencia del disparo mientras era trasladada en helicóptero al University of New Mexico Hospital de Albuquerque. Además, también resultó herido el director de la película, Joel Souza, quien estuvo ingresado en estado grave en el hospital de Santa Fe.

En otro revelador informe en el mes de abril, se pudo conocer la dura responsabilidad que tendría la gerencia de la película sobre la muerte de la directora, ya que, según cuentan, la empresa sabía que en la filmación no se respetaban los protocolos de seguridad de uso de armas de fuego.

La regulación de seguridad laboral de Nuevo México reveló la conciencia que tenía la gerencia sobre el peligro que generaban las armas que no estaban siendo utilizadas de manera óptima y, además, que no eran revisadas antes de ser usadas ante las cámaras. Por esto, decidieron imponer una multa de 139,793 dólares.

Según citó el documento, se “demostró una clara indiferencia por la seguridad de los empleados al no revisar las prácticas laborales y tomar medidas correctivas”, achacando que la muerte de la directora fue totalmente evitable. Hutchins murió luego de recibir un disparo accidental de parte de Alec Baldwin, reconocido actor que, además de ser el protagonista de la cinta, era productor de la misma.

“Nuestra investigación encontró que este trágico incidente nunca hubiera ocurrido si Rust Movie Productions, LLC, hubiera seguido los estándares de la industria cinematográfica nacional para la seguridad de las armas de fuego”, dijo James Kenney, secretario del gabinete de medioambiente del estado de Nuevo México, y agregó: “Este es un fracaso total del empleador para seguir los protocolos nacionales reconocidos que mantienen a los empleados seguros”.

Con información de Europa Press y AFP