Home

Gente

Artículo

Carolina Sanín criticó a Los Simpson en Twitter
Meme que los fanáticos de Los Simpson hicieron de Carolina Sanín - Foto: Twitter/@KatsCarey

gente

Carolina Sanín recibe fuertes críticas tras burlarse de los seguidores de Los Simpson en Twitter

“Imagínense ser alguien tan pobre de espíritu, tan vaciado, que, para expresarse, usa memes de Los Simpson”, escribió Sanín en la red social.

Cuando una persona ingresa a Twitter y se da cuenta de que Carolina Sanín es tendencia en esta red social, lo más lógico es pensar que la famosa escritora y académica lanzó algún comentario que terminó causando polémica entre los internautas.

Justo esto fue lo que pasó en las últimas horas cuando Sanín decidió salir lanza en ristre contra las personas que crean memes de Los Simpson para comunicarse por medio de las redes sociales. De acuerdo con ella, todo aquel que usa este tipo de imágenes para expresarse no puede ser considerado más que un “pobre de espíritu”.

“¿Hay que ayudarlos? ¿A qué? ¿A que sean más reales? ¿O es arrogante e ingenua cualquier actitud que no sea el más límpido desdén?”, son algunos de los cuestionamientos que planteó Sanín en su publicación en Twitter.

Ahora bien, el público al que atacó la autora de libros como Los niños no se iba a quedar callado en medio de la polémica. La famosa serie creada por Matt Groening y estrenada en 1989 cuenta con millones de fanáticos en todo el mundo y la mayoría se reconocen por mostrar una actitud muy acorde al contenido de esta producción: sarcasmo e ironía.

Basados en esos dos “valores”, los seguidores de Los Simpson que vieron el mensaje de Sanín no dudaron en responder precisamente con lo que ella criticaba: memes.

Con diferentes imágenes que citan algunas de las escenas más importantes de la serie, los fanáticos llenaron de spam la zona de comentarios de la publicación haciendo que la escritora tuviera que accionar su arsenal cibernético restringiendo las respuestas en la red social.

Sin embargo, el bloqueo a los seguidores de los ‘amarillos’ no fue suficiente para ella, pues justo después de restringir los comentarios, continuó con un monólogo de publicaciones en los que respondía a todas las personas que lanzaron críticas hacia su pensamiento sobre los memes de Los Simpson.

“Me sostengo: se empobrece la imaginación al ajustar la expresión a unas escenas y gestos prestablecidos (memes, gifs, etc.). No los uso. Me parece que limitan y uniformizan. Supongo que eso amerita que respondan, en loop y en tropel, repitiendo memes: las plantillas del bullying”, añadió Sanín en Twitter.

Ahora bien, no contenta con esto, en otro tuit también tildó a sus haters de “masa infantilizada” que, según ella, juega la estrategia de esclavitud que siempre ha querido “la fuerza del mercado”.

“Fieras con collar y cadena, con amo, con miedo de las palabras. Las palabras, las oraciones, les quedaron grandes. La total atrofia del juicio”, agregó en otro tuit.

Por otro lado, la escritora volvió al ruedo horas después ahora lamentando no los ataques en su contra, sino que sus críticos solo pudiesen usar los memes que ella mismo satanizó para responder al debate planteado.

“Así que hay gente que, para participar en el mundo, para aparecer y sentir que existe, recorta un meme de Los Simpson y le pone la cara de alguien. Ese es su alcance, esa su posibilidad y esa su capacidad. Me parece profundamente deprimente. (Y sé que a esa persona también)”, añadió.

Por último, explicó que por más tristeza que pueda sentir, lo cierto es que toda la situación, especialmente las ofensas en su contra, no le afectan. “Lo único que pueden reconocer es a una víctima suplicante, y, como una no lo es, siguen y siguen, enredados en su rabia, comiéndose su mierda, tratándose a sí mismos como basura. Qué pesar y qué miedo”, añadió la escritora colombiana.

Aún con estas respuestas, los fanáticos de Los Simpson no se detuvieron y ya sea respondiendo a sus propias publicaciones o solamente nombrándola en otras, le recordaron a Sanín su amor por la serie y la creatividad que tienen para utilizar las escenas más icónicas en respuesta a un debate.