gente

Vinos sin estiércol: el trago amargo para el cantante Sting en Italia

Los parlamentarios no apoyaron una iniciativa para legalizar la técnica de cultivos que él usa en su viñedo en Toscana.


Los vinos del cantante Sting son hoy por hoy muy famosos, tanto como su catálogo de canciones. El exintegrante de Police, banda que hizo famosa la canción Message in a Bottle, hoy está en la lista de los 100 mejores agricultores, según la revista Wine Spectator. Incluso, en su catálogo de vinos cuenta con uno rojo que se llama como su famosa canción. Sting y su esposa, Trudy Styler, dedican parte de su tiempo a producir vinos italianos en su viñedo en la región de Toscana, que según se ha conocido, utiliza una manera de cultivo muy novedosa.

Se trata del método biodinámico, el cual emplea como fertilizante estiércol e intestinos de vaca que, según un movimiento de agricultores, incrementa la fertilidad del suelo. La boñiga y los intestinos se entierran en los cachos del animal junto con cuarzos y flores. La técnica fue descubierta en 1920 por el filósofo austríaco Rudolf Steiner, pero recientemente ha sido adoptada por grupos de agricultores guiados, que a su vez son creyentes de temas astrales y espirituales. Según una compañía llamada Demeter, hay 7.000 haciendas con cultivos biodynamic en el mundo. Solo en Italia hay 4.500 que siguen esta técnica.

El problema radica en que el senado en Italia esta semana denegó una solicitud para que la técnica tuviera reconocimiento por parte del gobierno, lo cual es un paso atrás para el movimiento. Riccardo Magi fue uno de los que se opuso al tema y con el estuvieron de acuerdo otros de sus colegas. El argumento de los parlamentarios es que la técnica no cuenta con el debido soporte científico. Y en efecto, con esta decisión, los políticos apoyan a cientos de científicos que se habían opuesto a darle garantías a esta técnica. El premio nobel de física Giorgio Parisi lo llamó “hechicería” en un discurso que condenaba también a los movimientos antivacunas. De haber dicho sí, los agricultores que la usan habrían recibido auxilios del gobierno para sus cultivos.

Como era de esperarse, los defensores de la técnica de cultivo están molestos, que cada día es más popular, puesto que la técnica biodinámica es tan solo el siguiente paso en la producción orgánica del vino. Esto le permite al viñedo dar lo mejor de sí, lo cual se traduce luego en las reseñas que hacen los catadores para las revistas especializadas. Según los expertos, los vinos cultivados con esta técnica tienen sabores más vibrantes y complejos que los producidos en haciendas que no usan este método. Aunque aceptan que no todos los vinos biodinámicos son ganadores de premios, tener este tipo de cultivos ayuda a ofrecer al público nuevas opciones.

Entre los creyentes están viñedos tan famosos como los de Château Lafite Rothschild en Francia, que producen la champaña Cristal, y en Italia, además de Sting, otros como la firma Avignonesi y La Vialla, en la región de Toscana. Según el diario The Times, este último tiene enterrados por lo menos 3.000 cuernos bovinos llenos de este compuesto de estiércol e intestinos que luego usan como fertilizante. Según los productores de estos vinos, el producto final es mucho más resiliente gracias a este método y eso ha llevado a que reciban criticas positivas y reconocimientos por parte de los expertos, que definen estos vinos como de intensidad superior y de mucho carácter.

Pero con este trago amargo, los políticos le mandaron a los agricultores como Sting, su mensaje en una botella: La decisión fue no y eso implica que tendrán que seguir usando la técnica bajo su propia cuenta y riesgo. Pero todo indica que no tendrá problemas, pues acaba de vender su catálogo de música a Universal por una suma que se encuentra entre los 250 y 300 millones de dólares.