vivienda

Distrito Plaza, el proyecto sostenible de viviendas en Antioquia

Ubicado en el municipio de Bello, Antioquia, esta edificación se suma a la lista de construcciones que cuentan con la certificación EDGE en Colombia, que reconoce diseños con características sostenibles que generan mayor bienestar y permiten ahorrar en el consumo de servicios públicos.


Edge es un sistema de certificación de edificios ecológicos que le permite al mercado inmobiliario colombiano construir de manera sostenible. En los últimos tres años se ha acelerado esta tendencia en Colombia, según la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), y para 2020, 113 proyectos nuevos buscaron obtener este sello que reconoce diseños y construcciones con características sostenibles.

Para la constructora Bienes y Bienes la certificación Edge es “más que una tendencia sostenible. Como constructora este proceso es un compromiso con la sociedad, el ambiente y los contextos cercanos que impactamos”, precisa Marcela Mejía, directora comercial y de mercadeo de la compañía.

Además de dejar una huella menor de carbono y mejorar la calidad de vida de las personas, “este tipo de certificaciones nos ha permitido crear edificios con mejor aceptación comercial, diseños más funcionales y con un mejor contexto para la inversión”, agrega Mejía.

Bienes y Bienes está en proceso de recibir la certificación ecológica Edge por su proyecto residencial Distrito Plaza, en el municipio de Bello, Antioquia. “Desde su creación y diseño Distrito Plaza fue concebido para que sus habitantes respiren bienestar; esto se ve reflejado en el diseño de los apartamentos y de las zonas comunes del proyecto”, explica Mejía.

Los residentes disfrutarán de ventajas como un menor consumo en los servicios públicos y una mayor iluminación y ventilación en cada apartamento. Los futuros propietarios podrán acceder a créditos verdes con tasas de interés más bajas, de acuerdo a cada entidad bancaria. “Que Distrito Plaza se certifique implica mayor confort en el estilo de vida de sus habitantes, además de generar espacios de armonía ambiental y física”, recalca Mejía.

Otros de los beneficios son un mejor precio de la reventa, pues las viviendas sostenibles normalmente se comercializan mejor y más rápido, un estilo de vida más confortable y la disminución de la huella de carbono.

*Contenido en colaboración con Bienes y Bienes