Alianza DW

Corte IDH ordenó liberar a la candidata Chamorro y a otros presos en Nicaragua

Se acercan las elecciones de este país y el presidente Daniel Ortega se ha encargado de eliminar la competencia para asegurar su triunfo.


Según las cifras más actualizadas del observatorio Mecanismo para el Reconocimiento de Personas Presas Políticas, el cual tiene el respaldo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), hasta finales de octubre habría aumentado a 159 el número de opositores políticos bajo arresto en Nicaragua; 10 de los cuales estarían en esta condición desde las manifestaciones de 2018. Aunque claramente no se podría determinar la cantidad de esos reclusos de forma exacta, por las limitaciones del Gobierno actual.

Aunque la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha venido advirtiendo al gobierno de Daniel Ortega, quien es primer mandatario de este país desde el 2007, que libere a estos presos políticos, no ha tenido éxito. Al punto que este jueves 4 de noviembre, la CIDH amplió las medidas provisionales haciendo hincapié en la pronta liberación de 13 de estos reclusos, incluyendo a la aspirante a la presidencia Cristina Chamorro.

Esta sería la tercera resolución que la Corte expide con el mismo fin de proteger y liberar a los políticos detenidos, desde junio de este año. El documento de es claro en pedir la “liberación inmediata” de los hermanos Cristiana María Chamorro Barrios y Pedro Joaquín Chamorro Barrios, Walter Antonio Gómez Silva, Marcos Antonio Fletes Casco, Pedro Salvador Vásquez, quienes están relacionados con Chamorro.

En adición, también se pidió la liberación de Arturo José Cruz Sequeira, Luis Alberto Rivas Anduray, Miguel de los Ángeles Mora Barberena, Dora María Téllez Arguello, Ana Margarita Vijil Gurdián, Suyen Barahona Cuán, Jorge Hugo Torres Jiménez, Víctor Hugo Tinoco Fonseca y José Bernard Pallais Arana, según el documento.

La aspirante a la presidencia de Nicaragua, Cristina Chamorro, fue arrestada en junio de este año, inicialmente acusada por lavado de activos, entre otros señalamientos que involucraban la organización que lucha por la libertad de prensa, y que ella misma dirige y lleva el nombre de su madre, la Fundación Violeta Barrios Chamorro.

El detonante para la encarcelación de Chamorro fue el anuncio de su candidatura presidencial, la cual amenazaba al actuar dirigente Daniel Ortega, quien está en busca de continuar en el poder y llegar al quinto mandato presidencial en el país. Para ese momento, también enviaron a la cárcel al hermano de Chamorro y sus colaboradores, quienes tenían cargos en la fundación.

Un informe del observatorio mencionado establece que los presos en estas cárceles son sometidos a interrogatorios, amenazas, aislamientos y torturas que estarían poniendo en peligro su salud, e incluso, estarían en riesgo de muerte. Además, agregan que estas personas son oprimidas con “acoso, mala alimentación, negligencia médica, violencia de género a presas y familiares mujeres, que se dan especialmente en las exhaustivas requisas (…) están expuesta a desnudos, sentadillas, tocamientos indebidos”.

En adición, acotan que al menos el 25 por ciento de los presos políticos tendría más de 50 años, y en estas cárceles les estarían limitando la asistencia médica, la alimentación adecuada o incluso lugares para ejercitarse.

Se espera que 4,3 millones de nicaragüenses celebren los comicios presidenciales este 7 de noviembre, elecciones que están rodeadas de críticas que cuestionan la democracia del país, en donde se han encarcelado a la mayoría de candidatos opositores. Ortega, se ha asegurado de allanar su camino y mantenerse junto a su esposa, Rosario Murillo, quien ha estado como su vicepresidente durante los últimos años, en los últimos dos periodos presidenciales.

*Con información de DW.