vacunación

Dos años de desinformación sobre las vacunas contra la covid-19

Estas son algunas de las noticias falsas más comunes sobre los biológicos y sus efectos.


La desinformación sobre las vacunas contra la covid-19 es un fenómeno mundial que alimenta la desconfianza del público y contribuye a socavar las campañas de vacunación. El principal mecanismo de la desinformación es exagerar los efectos secundarios o incluso inventarlos para hacer creer a la gente que los biológicos son más peligrosos que la misma enfermedad.

Cifras distorsionadas sobre los “efectos secundarios”

Como cualquier producto sanitario, las vacunas contra la covid-19 pueden tener efectos secundarios, pero innumerables publicaciones en las redes sociales exageran su número y su gravedad.

A menudo se utiliza el mismo procedimiento: utilizar indebidamente las cifras para asustar a la gente, como hizo recientemente la diputada francesa Martine Wonner. Citó las cifras del sistema estadounidense VAERS, que registra cada vez que alguien señala un posible efecto secundario relacionado con las vacunas.

Luego del caso en Palmira, las autoridades recordaron la importancia de la vacunación contra la covid-19. Imagen de referencia, no corresponde al hecho en mención. Foto: (Leon Neal, Pool via AP)
Las vacunas contra la covid-19 han demostrado ser la mejor herramienta para evitar una enfermedad grave, hospitalizaciones y muertes por el virus. - Foto: Foto: (Leon Neal, Pool via AP)

Pero estos datos no indican ninguna relación entre causa y efecto: pueden “contener información incompleta, inexacta, incidental o no verificable”, advierte el propio VAERS en su web. En la mayoría de países, cualquier ciudadano o trabajador sanitario puede señalar un posible efecto secundario pero son las autoridades sanitarias las que deben determinar si las vacunas son las culpables.

Solo en poquísimos casos (sobre un total de miles de millones de dosis inyectadas) las autoridades sanitarias consideraron posible una relación causal entre una vacuna y un problema de salud, como miocarditis, pericarditis o trombosis atípica. Pero la relación beneficio/riesgo sigue siendo en gran medida favorable a las vacunas.

Riesgos sin base científica: sistema inmunitario, Sida y ADN

La teoría de que las vacunas debilitan o incluso destruyen el sistema inmunitario es un argumento clásico de los antivacunas, que volvió a aparecer durante la pandemia. A principios de enero, algunas publicaciones llegaron a afirmar, sin ningún fundamento científico, que “las personas totalmente vacunadas desarrollarán el Sida”.

Sin embargo, la comunidad científica ha negado en repetidas ocasiones esta afirmación: al contrario, las vacunas se utilizan para reforzar el sistema inmunitario de modo que el organismo pueda combatir rápida y eficazmente los agentes patógenos, en este caso el SARS-CoV-2, el virus responsable de la covid-19.

Otra información falsa recurrente es que las inyecciones “te hacen estéril”. Expertos de todo el mundo han explicado que esta idea no se basa en ningún dato científico y que no hay nada en la vacuna que pueda provocar esterilidad.

La teoría de que las vacunas de ARN mensajero cambian el genoma es otro de los “grandes éxitos” de la desinformación antivacunas. Pero es totalmente imposible, entre otras razones porque el ARN mensajero de la vacuna no llega al núcleo de la célula, donde se encuentra el ADN.

¿Muchos vacunados entre los infectados?

Las estadísticas sobre los vacunados, los infectados y los hospitalizados se distorsionan regularmente o se descontextualizan para afirmar que las vacunas son inútiles. Muchos internautas sostienen, basándose en cifras oficiales, que en Francia hay más infectados vacunados que no vacunados en números absolutos.

Pero esto no demuestra que las vacunas sean inútiles. Independientemente de las estadísticas, hay que tener en cuenta que en Francia más de tres cuartas partes de la población está vacunada, e incluso más en determinados grupos de edad. Al mismo tiempo, como se sabe desde el lanzamiento de las vacunas, estas no evitan totalmente la infección y la transmisión del virus. Por lo tanto es matemáticamente inevitable que la proporción de personas vacunadas sea muy alta entre los infectados.

En un ejemplo teórico, si el 100 % de una población está vacunada, el 100 % de los infectados o incluso hospitalizados (aunque sean pocos) también estarán vacunados. Esto no aporta ninguna información ni buena ni mala sobre la vacuna. Se trata de un cálculo bien conocido por los estadistas, llamado “paradoja de Simpson”. Por lo tanto, es necesario razonar en términos de grupos de población iguales y no en números absolutos.

Así, se observa que los positivos, las hospitalizaciones y las muertes son “claramente más importantes para las personas no vacunadas que para las vacunadas en una población comparable”, como explica la unidad de estadísticas del Ministerio de Sanidad francés.

La llegada de la variante ómicron, muy contagiosa, también ha alimentado las malas interpretaciones de las estadísticas. El hecho de que entre las personas infectadas por la covid-19 las que están vacunadas están infectadas mayoritariamente con la variante ómicron ha llevado a algunos a concluir que las vacunas aumentan el riesgo de infección.

En realidad, si ómicron predomina en los vacunados, es porque las vacunas son menos eficaces contra ómicron que contra delta. Así que cuando una persona vacunada se infecta en este momento, es sobre todo por esta variante.

Los infectados no vacunados no solo se ven afectados por ómicron sino también —mucho más que los vacunados— por delta. Y no están protegidos contra las formas graves de la enfermedad.

Con información de AFP.