Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Jack Burnell-Williams soldado que custodió ataúd de la reina isabel II
Jack Burnell-Williams soldado que custodió ataúd de la reina isabel II - Foto: twitter @jules2nd

mundo

Falleció soldado que custodió ataúd de la reina Isabel II

El joven perdió la vida a los 18 años y menos de dos semanas de haber acompañado a la monarca.

Uno de los jóvenes soldados que custodiaron el ataúd de la reina Isabel II fue Jack Burnell-Williams, un muchacho de 18 años, había superado varios obstáculos para poder ingresar al ejército de élite, el segundo más antiguo del Reino Unido, pero lamentablemente fue hallado sin vida el pasado miércoles 28 de septiembre en el cuartel, en Hyde Park Barracks, minutos antes que el reloj marcara las 4 p. m.

Un portavoz del Ejército, según lo registró la BBC, afirmó: “Nuestros pensamientos están con la familia y los amigos del soldado en este momento difícil y pedimos que se respete su privacidad”. Mientras que Laura, su madre, compartió en su cuenta de Facebook: “Nunca pensé que estaría diciendo esto, pero nosotros como familia estamos desconsolados con el repentino fallecimiento de nuestro maravilloso hijo Jack Williams”.

El chico tuvo un rol importante el pasado 19 de septiembre (último día del funeral de la reina), en el traslado del cofre que inició en la abadía de Westminster, atravesó el palacio de Buckingham y finalizó su recorrido en Wellington Arch. En el evento, los soldados de la “Caballería Doméstica a caballo siguieron detrás del rey Carlos y otros miembros de la realeza de alto rango, incluidos el príncipe William y el príncipe Harry, mientras caminaban detrás del ataúd de la reina cuando era transportado en un carruaje de armas”, informó TN.

De otro lado, su novia posteó en redes sociales: “Siempre te extrañaré, mi amor. Verdaderamente desconsolada”; asimismo, la hermana del joven, quien escribió: “Superaremos esto juntos como equipo. Necesitamos hacerlo sentir tan orgulloso como él lo ha hecho con nosotros”.

Sus padres, el día de la dolorosa ceremonia de la monarquía, expresaron el orgullo que sentían por su hijo, pues Daniel Burnell, su padre, escribió: “Mi hijo cumple con su deber para la reina en su último viaje, estoy muy orgulloso”. Y su madre, acompañada de una foto del soldado, manifestó: “Uno de los días más orgullosos de mi vida”.

Conforme informó la BBC, sus amigos y familiares se reunirán en su memoria en el Bryntirion Football Club en Bridgend este sábado en horas de la tarde.

Reina Isabel II murió por vejez

De otro lado, el certificado de defunción de Isabel II, que falleció el 8 de septiembre a los 96 años, fue hecho público el jueves por el Archivo Nacional de Escocia. Después de 70 años de reinado, Isabel II murió en su castillo escocés de Balmoral. Su fallecimiento fue anunciado por el palacio de Buckingham a las 6:30 p. m. (hora Londres), pero se sabe que la primera ministra británica Liz Truss fue informada a las 4:30 p. m.

El certificado fue firmado por la princesa Ana, hija de Isabel II, que acompañó a la monarca durante sus últimas horas de vida. Si la reina hubiera muerto en Inglaterra, no habría sido necesario registrar su fallecimiento ya que la ley sólo se aplica a los súbditos del soberano.

La causa de muerte dada solo como “vejez”, sin ningún otro tipo de causa enumerada, podría poner fin a la especulación de que la soberana estaba sufriendo de una condición particular en el último año de su vida. El certificado fue establecido por Douglas James Allan Glass, médico de Braemar, un pueblo cercano a Balmoral, y que atendía a la reina desde hacía 34 años.

Según el diario Times, él se encontraba en Balmoral para unas consultas de rutina del personal. “La salud de la reina nos preocupaba desde hacía varios meses”, declaró el médico de 68 años, citado por el diario. El deceso de la soberana “era algo que nos esperábamos, que sabíamos que iba a pasar”, dijo.

La última aparición pública de Isabel II fue el 6 de septiembre, cuando encargó a la nueva primera ministra Liz Truss formar un gobierno. La monarca se mostró sonriente, pero frágil, apoyada en su bastón. En los últimos años, el palacio había permanecido muy discreto en cuanto al estado de salud de la soberana.