Home

Mundo

Artículo

El Papa Francisco saluda a los Cardenales durante la Misa de Pascua en la Plaza de San Pedro, el 9 de abril de 2023 en la Ciudad del Vaticano
El papa Francisco inicia el próximo miércoles, 4 de octubre, una cumbre global de obispos y legos para hablar sobre el futuro de la Iglesia católica, | Foto: Getty Images

Mundo

Inclusión de LGTBIQ+, mujeres y otros temas espinosos marcarán la gran cumbre sobre el futuro de la Iglesia católica. Aquí las claves

El próximo miércoles comienza en el Vaticano la gran reunión del sínodo para que varias propuestas sean incluidas en un documento futuro.

Redacción Semana
3 de octubre de 2023

El papa Francisco inicia el próximo miércoles, 4 de octubre, una cumbre global de obispos y legos para hablar sobre el futuro de la Iglesia católica, lo que incluye algunos temas controversiales que antes se consideraban fuera de toda discusión.

Por primera vez, mujeres y legos podrán votar algunas propuestas específicas junto con los obispos, un cambio radical que refleja la posición de Francisco de que la Iglesia es más una cuestión de los feligreses que de sus pastores.

El sínodo de obispos se celebra del 4 al 29 de octubre, que se verá seguido por una segunda sesión por estas fechas el año que viene. En esa segunda edición se presentarían propuestas específicas a Francisco para considerar su inclusión en un documento futuro.

El Papa Francisco celebra una misa en el Estadio Velódromo, como parte de su viaje con motivo de los Encuentros del Mediterráneo (MED 2023) en Marsella, Francia, el 23 de septiembre de 2023.
El Papa Francisco celebra una misa en el Estadio Velódromo, como parte de su viaje con motivo de los Encuentros del Mediterráneo (MED 2023) en Marsella, Francia, el 23 de septiembre de 2023. | Foto: via REUTERS

Esta es la agenda temática

El documento de trabajo para la reunión fue elaborado por un comité tras dos años de consultas sin precedentes a los católicos de a pie de todo el mundo.

El producto final pretende estimular el debate y pone temas sobre la mesa en forma de preguntas. Pero algunas de las preguntas también dejan claro un cierto consenso alcanzado durante la fase de consultas.

Por ejemplo, el documento pide medidas concretas para impulsar a mujeres a puestos con capacidad de decisión en la Iglesia, incluso como diáconos, y que los feligreses corrientes tengan más voz en la gobernanza de la Iglesia.

Lo hicieron para el informe ‘Entre silencios y palabras, realizado por Caribe Afirmativo, el cual evidencia las vulneraciones contra las personas LGBT de cinco departamentos del país.
Marcha gay Desfile del orgullo gay Homosexuales Gays Transexuales LGTBI Bogota 2 junio 2017 Revista Semana | Foto: Revista Semana

“De todos los rincones del mundo, una mayor inclusión y apoyo a las personas LGBTQ+ ha emergido como un importante tema pastoral para la Iglesia católica”, dijo el Ministerio Nuevas Vías, una organización que defiende a los católicos LGBTQ+.

La controversia

Algunos conservadores han expresado sus dudas sobre el sínodo desde que Francisco lo anunció hace tres años. Han advertido que someter a debate cuestiones que ya han sido decididas por la Iglesia plantea el riesgo de un cisma.

Han escrito artículos y libros y organizado conferencias. Esta misma semana, cinco cardenales conservadores de Europa, Asia, África y América hicieron público su desafío al papa Francisco.

Francisco busca promover al clero de los países en desarrollo a los más altos rangos de la Iglesia, rompiendo con la práctica de destacar sistemáticamente a determinados arzobispos titulares de grandes diócesis.
Francisco también entregará a cada uno de ellos el anillo de cardenal, que reemplaza al anillo episcopal que reciben como obispos. (Photo by Stefano Costantino/SOPA Images/LightRocket via Getty Images) | Foto: SOPA Images/LightRocket via Gett

Francisco respondió a los cardenales en una carta publicada el lunes por el Vaticano. Explicó que los cambios en el mundo estimulan a la Iglesia a comprender y explicar mejor sus enseñanzas, y que el sínodo es una forma de encontrar la senda hacia delante.

“Con mucha sinceridad, les digo que no es bueno tener miedo de estas preguntas”, les dijo Francisco.

Los asistentes

Hay 365 miembros con derecho a voto, incluido el papa, de los que 54 son mujeres. Se dividen entre delegados elegidos por las conferencias episcopales nacionales, miembros dominados por el propio papa y 10 sacerdotes y monjas elegidos por órdenes religiosas.

Además, hay unos 100 expertos y “facilitadores” convocados para ayudar a avanzar el diálogo por los temas planteados. Pero no votarán en ningún documento final.

El papa Francisco observa una representación mientras se reúne con obispos, sacerdotes, misioneros, personas consagradas y agentes de pastoral en la Catedral de San Pedro y San Pablo, durante su Viaje Apostólico en Ulán Bator, Mongolia 2 de septiembre de 2023. REUTERS/Remo Casilli
El papa Francisco observa una representación mientras se reúne con obispos, sacerdotes, misioneros, personas consagradas y agentes de pastoral en la Catedral de San Pedro y San Pablo, durante su Viaje Apostólico en Ulán Bator, Mongolia 2 de septiembre de 2023. REUTERS/Remo Casilli | Foto: REUTERS/Remo Casilli

Los obispos Antonio Yao Shun de Jining, en Mongolia Interior, y Yang Yongquiang, de Zhoucun, en la provincia de Shandung, fueron nominados por Francisco después de que la Iglesia en China propusiera sus nombres.

El arzobispo de Hong Kong, el cardenal Stephen Chow, dijo que su participación era especialmente significativa.

“Es un gesto de buena voluntad y posiblemente de que se dan cuenta de que la Iglesia en China y el gobierno quieren decir que debería haber contactos episcopalianos más frecuentes, cercanos, entre China y la Iglesia universal”, dijo Chow a The Associated Press. “Su presencia dice mucho de eso”.

¿Un sínodo secreto?

Los dos años de preparativos del sínodo se caracterizaron por una transparencia radical con vistas a cumplir los objetivos del proceso de que los participantes se escucharan mutuamente y aprendieran unos de otros. De modo que fue una sorpresa que Francisco básicamente impusiera un bloqueo mediático sobre el sínodo en sí.

Paolo Ruffini, responsable de comunicaciones para la reunión, negó que el debate hubiera quedado bajo secreto pontificio, una de las categorías de confidencialidad más estrictas de la Iglesia.

El clero europeo, donde el catolicismo está en declive, seguirá fuertemente representado con ocho cardenales, entre ellos el portugués Américo Aguiar, de 49 años.
Entre los nuevos elegidos hay clérigos de dos zonas geopolíticamente sensibles: el Patriarca latino de Jerusalén, la principal autoridad católica en Tierra Santa, y el obispo de Hong Kong, clave para intentar mejorar las relaciones del Vaticano con la China comunista. (Photo by Vatican Media via Vatican Pool/Getty Images) | Foto: Getty Images

Insistió en que se trataba de un momento litúrgico de oración y discernimiento y señaló a un ensayo de 1990 de un cardenal ya fallecido que ensalzaba los beneficios del “silencio” en la comunicación.

Cuando se le preguntó por la falta de transparencia, Francisco ha dicho que no quería filtraciones de “chismes políticos” con noticias sobre cómo abordaban los participantes los temas complicados.

“Esto no es un programa de televisión”, dijo a los periodistas durante una conferencia de prensa durante un vuelo en agosto.

*Con información de AP