realeza

Lady Di | Subastan el Ford Escort que perteneció a la princesa Diana de Gales, ¿cuánto pagaron por él?

Vale mencionar que Lady Di recibió este sedán color gris claro como regalo de compromiso del príncipe Carlos, en mayo de 1981, dos meses antes de su boda.


Un Ford Escort que pertenecía a Diana, princesa de Gales, fue rematado este martes en el Reino Unido por poco más de 61.000 euros (unos 72.500 dólares), y el comprador es un museo sudamericano que no fue identificado.

Vale mencionar que Lady Di recibió este sedán color gris claro como regalo de compromiso del príncipe Carlos, en mayo de 1981, dos meses antes de su boda.

Poco después, al dar a luz al príncipe Guillermo, en 1982, Lady Di dejó de utilizar este automóvil, y un anticuario compró el vehículo por 6.000 libras (casi 7.000 euros y 8.300 dólares).

Carro Lady Di
Poco después, al dar a luz al príncipe Guillermo, en 1982, Lady Di dejó de utilizar este automóvil, y un anticuario compró el vehículo por 6.000 libras (casi 7.000 euros y 8.300 dólares). - Foto: AP

Desde comienzos de la década de 2000, el coche fue propiedad de un fan de la familia real que rara vez lo conducía y jamás contó su historia ni a sus amigos.

El auto, que todavía porta su matrícula y mantiene su pintura originales, mostrando 83.000 millas (133.600 kilómetros) en el odómetro, fue vendido el martes en una subasta online por la casa especializada Reeman Dansie, en Colchester (este de Inglaterra), por 52.640 libras (61.226 euros), IVA y comisión de compra incluidos. Estaba estimado en una horquilla de entre 30.000 y 40.000 libras.

Lewis Rabett, de la casa de remates, indicó que el comprador era un museo sudamericano, sin especificar cuál, y que el vehículo sería enviado allí.

Que este vehículo viaje a Sudamérica “es un testimonio del nivel de interés mundial que hubo por el automóvil”, señaló Rabett, y demuestra la “huella duradera” que dejó la princesa.

Secretos de la estatua de Lady Di

Hay una gran expectativa por cómo será el reencuentro de los príncipes William y Harry el próximo 1 de julio, cuando descubrirán la efigie de su madre, con motivo del que hubiera sido su sexagésimo cumpleaños si estuviera viva.

Los hermanos, como se ha difundido ampliamente, tienen un ya largo enfrentamiento, pero decidieron hacer una tregua con motivo del acontecimiento. Todo con el fin de que sus diferencias no empañen el acto, que pretende ser una celebración emotiva y que rescate el impacto positivo de la obra de su madre.

Pero, la pelea de los príncipes es solo uno de los varios escollos y contratiempos alrededor del monumento.

Poco tiempo después de la muerte de Diana, en 1997, empezaron las discusiones acerca de cuál sería la mejor manera de honrarla de manera perdurable. En principio, la idea de la escultura fue vista con malos ojos.

En esta foto del 11 de diciembre de 1995, la princesa Diana sonríe durante una cena en el Hilton de Nueva York.
Hay una gran expectativa por cómo será el reencuentro de los príncipes William y Harry el próximo 1 de julio, cuando descubrirán la efigie de su madre, con motivo del que hubiera sido su sexagésimo cumpleaños si estuviera viva. - Foto: AP

Se decía, por ejemplo, que no había escultor que pudiera captar a Diana. Se objetaba además que la obra podría dar pie al surgimiento de una especie de santuario, dada la devoción que despertó Diana en vida. No en vano el primer ministro Tony Blair la bautizó “la princesa del pueblo”.

Ante la eventual aprobación de la idea, surgió también confusión acerca de en qué periodo de su vida debía ser eternizada la primera esposa del príncipe Carlos.

Con los años, esos resquemores se diluyeron y los hijos de la princesa de Gales resolvieron impulsar el proyecto, el cual no está siendo financiado por ellos mismos, quienes, más bien, buscaron donaciones en el sector privado. Entre los contribuyentes se encuentran el cantante Elton John, gran amigo de Diana, y su esposo David Furnish.

Lo que muchos no saben tampoco es que la estatua está lista desde 2018, pero sucesos como la boda de Harry con Meghan Markle y el retiro de ellos como miembros activos de la familia real, retrasaron su descubrimiento.

Por supuesto, la ansiedad por saber cómo luce la estatua de Diana es muy grande. A fin de cuentas, su figura sigue siendo reconocida en las cuatro esquinas del planeta y es una de las personas más fotografiadas de la historia.

William y Harry le comisionaron la escultura al artista Ian Rank-Broadley. Él no es para nada un desconocido para la realeza, ya que es el autor del retrato de la reina Isabel que aparece en las monedas del Reino Unido.

*Con AFP