mundo

Más de 80 personas han muerto de una enfermedad “no identificada” en Sudán

El Ministerio de Sanidad de ese país informó recientemente que la enfermedad ha causado la muerte de personas desde el mes de octubre de este año.


La Organización Mundial de la Salud (OMS), el organismo internacional encargado de gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel mundial, informó este martes 14 de diciembre que está investigando la presencia de una extraña enfermedad que ha causado la muerte de 89 personas en Sudán del Sur.

Se trata de una enfermedad no identificada por las autoridades sanitarias que se ha extendido por el condado de Fangak, en el norte del país africano Sudán del Sur. El Ministerio de Sanidad de ese país informó recientemente que la enfermedad ha causado la muerte de personas desde el mes de octubre de este año.

Medicina
Hasta ahora los investigadores han informado que las primeras pruebas realizadas en esa región del país africano dieron resultados negativos para la enfermedad del cólera. - Foto: Getty Images

En su mayoría, las víctimas fatales de la extraña enfermedad son ancianos y niños, quienes presentaron síntomas como diarrea, fiebre, cansancio corporal, dolor en las articulaciones y falta de apetito. Por esa razón, el Ministerio de Salud envió un equipo de expertos al condado de Fangak para que investiguen el origen de la enfermedad.

Hasta ahora los investigadores han informado que las primeras pruebas realizadas en esa región del país africano dieron resultados negativos para la enfermedad del cólera, como recoge el medio local Eye Radio.

Por su parte, el Dr. Joseph Francis Wamala, epidemiólogo principal de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aseguró que el equipo de expertos de este organismo internacional recolectará muestras del medio ambiente y de los afectados.

Una de las principales hipótesis es que el origen de la enfermedad podría estar relacionado con la contaminación del agua. Así lo comunicó el comisionado del condado, Boutrus Biel, en declaraciones citadas por el medio local Sudans Post. Biel aseguró que podría tratarse de una enfermedad transmitida por el agua relacionada con un derrame de petróleo en el condado.

caño
Una de las principales hipótesis es que el origen de la enfermedad podría estar relacionado con la contaminación del agua. - Foto: Getty Images/iStockphoto

En ese sentido, el comisionado solicitó con urgencia al Gobierno nacional de Sudán del Sur que intervenga la zona afectada para detener la expansión de la enfermedad y el aumento en las cifras de fallecimientos.

El ministro de género y bienestar social del estado de Jonglei, William Kuol Chol, también se refirió al tema y estuvo de acuerdo con la necesidad de que las autoridades gubernamentales del país intervengan la zona. “El agua está contaminada por lo que parece aceite. Hasta ahora, no podemos saber si las muertes están relacionadas con la reciente explosión de petróleo en Ayod o si la muerte es por otras enfermedades causadas por las inundaciones “, aseguró, en declaraciones citadas por Sudans Post.

Por otra parte, como si fuera el inicio de la pandemia, África está con las alarmas encendidas tras la aparición de la nueva variante de coronavirus B.1.1.529, que desató una oleada de efectos en todo el mundo, denominada como ómicron. Ahora las autoridades sanitarias de varias partes del mundo decidieron imponer duras restricciones para contener los contagios, como restringir los viajes provenientes de África, algo con lo que no está de acuerdo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque el organismo mundial se pronunció al respecto y afirmó que la variante representa “un riesgo muy elevado” para el mundo, y aseguró que hay todavía muchas incógnitas sobre esta, especialmente sobre el peligro real que representa, lo cierto es que advirtió que las restricciones “imponen una pesada carga en las vidas y en los medios de vida”.

“Si se implementan restricciones, no deberían ser innecesariamente invasivas o intrusivas y deberían estar basadas en la ciencia, de acuerdo a las Regulaciones Internacionales de Salud (2005) que son de obligado cumplimiento”, señaló la OMS en un comunicado. Por su parte, la directora de la oficina de la OMS para África, Matshidiso Moeti, reconoció la “rapidez y la transparencia de los gobiernos de Sudáfrica y de Botsuana” a la hora de “informar al mundo” de esta nueva variante.