mundo

Revelan detalles de dos viajes a Asia que habría realizado Bill Clinton junto a Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell

Los viajes en los que se realizaron visitas a India, Japón, China y Taiwán se habrían llevado a cabo entre 2003 y 2005.


El expresidente estadounidense Bill Clinton habría realizado dos viajes junto al fallecido Jeffrey Epstein y su expareja Ghislaine Maxwell, entre 2003 y 2005, de los que no se había informado previamente. Así lo señala el medio británico “Daily Mail”, a partir de las revelaciones realizadas en un pódcast dirigido por una conocida periodista estadounidense.

Según el medio, uno de los viajes con destino a varios países asiáticos se llevó a cabo en febrero 2005 en el avión privado de Epstein, quien fue acusado de tráfico sexual de menores en 2019 y posteriormente se suicidó en una cárcel de Nueva York, donde aguardaba su juicio.

La visita a estos países habría sido para promocionar un libro del expresidente.

El otro viaje fue a India, en noviembre de 2003. En esa oportunidad, Clinton viajó en un avión de otro multimillonario y Maxwell, quien también enfrenta un juicio por tráfico sexual, estuvo entre los pasajeros.

Dicha visita, según señala la periodista Vicky Ward, era parte de una misión de la Fundación Clinton, la iniciativa filantrópica del exmandatario. En el viaje, Maxwell era parte de la comitiva de Clinton e, incluso, se hospedó en el mismo hotel que el expresidente.

“Registros que he visto recientemente muestran que en 2003 Ghislaine visitó el Taj Mahal con Bill Clinton y un grupo de alrededor de 20 personas. Este viaje no había sido reportado previamente. Jeffrey no estaba”, indicó la periodista, que aseguró que el viaje profundizó el vínculo entre la mujer y el exmandatario.

De acuerdo con lo dicho en el pódcast, denominado ‘Chasing Ghislaine’, Maxwell utilizó a Clinton con el objetivo de “escapar” de Epstein a comienzos de la década de 2000, cuando su relación sentimental se estaba “enfriando”.

Esto, según la periodista, porque durante los años que siguieron al final de la Presidencia del demócrata, él y su gente cercana realizaron “fascinantes viajes” a Europa, Asia y África, en donde ella pudo conocer a personas reconocidas.

Cuenta la publicación que Epstein y Maxwell habrían contribuido con una importante suma de dinero para ser miembros fundadores de la Iniciativa Global Clinton, otro proyecto del expresidente.

A cambio de esto, la mujer era invitada constantemente a reuniones en las que participaban jefes de Estado y empresarios importantes como Bill Gates, el cofundador de Microsoft.

Para Daily Mail, estas nuevas informaciones ponen nuevamente el foco en la relación cercana entre Clinton y Epstein. “Los registros muestran que Clinton realizó al menos 26 viajes a bordo del Lolita Express, aparentemente incluso desechando su servicio secreto en al menos cinco de los vuelos entre 2001 y 2003″, manifiesta el medio.

Así mismo, se afirma que, a principios de la década de 2000, cuando Epstein y Clinton tuvieron mayor cercanía, el financista fue acusado de dirigir una red de tráfico sexual.

Cabe señalar que Clinton siempre ha negado cualquier implicación en los delitos cometidos por Epstein. “Pero las conexiones entre los dos parecen haber sido fuertes y hubo vínculos económicos y sociales que duraron muchos años”, subraya Daily Mail.

Ghislaine Maxwell actualmente está a la espera del inicio de su juicio. Los fiscales la acusan de seis delitos por ayudar a Epstein a “reclutar, establecer vínculos emocionales y finalmente abusar” de varias menores de edad.

Maxwell, de 58 años, se hacía amiga de las chicas, las invitaba al cine y a hacer compras, y luego las convencía de darle masajes sexuales a Epstein, con el torso o todo el cuerpo desnudo, durante los cuales él incurría en actos sexuales, según los fiscales.

Los fiscales aseguran que a veces Maxwell participaba en los presuntos abusos ocurridos en las mansiones de Epstein en Nuevo México, Palm Beach o Manhattan.

Si es hallada culpable, enfrentaría hasta 35 años de cárcel. Epstein, que murió a los 66 años, era gerente de un fondo de inversión y tenía amigos famosos y poderosos, incluidos Clinton, el expresidente de Estados Unidos Donald Trump y el príncipe Andrés de Gran Bretaña.