Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Sergei Lavrov
Sergei Lavrov criticó fuertemente a la ONU y a los países occidentales por ponerse en contra de Rusia. - Foto: AP

mundo

Rusia le envía duras palabras a la ONU: “La rusofobia en Occidente no tiene precedentes”

Sergéi Lavrov defendió los referendos que está llevando a cabo Rusia en territorio de Ucrania.

El jefe de la diplomacia rusa, Sergéi Lavrov, acusó este sábado 24 de septiembre en la Asamblea General de la ONU y a Occidente de una “rusofobia sin precedentes” y “grotesca” por las constantes acusaciones y sanciones contra el país que inició hace más de ocho meses la invasión a Ucrania, ordenado por el presidente Vladimir Putin.

“La rusofobia oficial en Occidente no tiene precedentes, su alcance es grotesco”, dijo Lavrov, quien acusó a Estados Unidos de tomarse “por un enviado de dios en la Tierra” aunque sin “ninguna obligación”, pero con el “único sagrado derecho de actuar con impunidad cuando y donde quiera”.

“No se avergüenzan de decir que tratan de infligir una derrota militar a nuestro país, pero también destruir y fracturar a Rusia”, agregó ante una Asamblea medio vacía.

Después de que los líderes occidentales aprovecharon la tribuna de la ONU para denunciar la invasión rusa de Ucrania, Lavrov arremetió hoy contra estos líderes. Dijo que lo que quieren hacer es que el mundo entero se convierta en su “patio trasero”, como preconizaba la doctrina Monroe en el siglo XIX, que declaró que América Latina estaba bajo su única esfera de influencia.

Tras acusar a Occidente de introducir “líneas divisivas” en todas partes, han optado por la “confrontación” y no “hay una tercera opción posible ni compromisos”, proclamándose como los “dueños del mundo” en el que o “estás con nosotros o contra nosotros”, zanjó.

También defendió los referendos realizados el viernes 23 en algunas zonas de Ucrania ocupadas por Rusia, asegurando que la gente reclama la tierra “donde sus ancestros han vivido durante cientos de años”.

El presidente estadounidense, Joe Biden, y otros líderes occidentales han reiterado repetidamente que nunca aceptarán los resultados de dichas consultas, al considerarlas un intento de alterar las fronteras por la fuerza.

Un mundo unido contra Rusia y Latinoamérica llena de preocupaciones

Desde hace siete meses, el mundo geopolítico ha estado marcado por la guerra en Ucrania, y la Asamblea General de la ONU de este año no fue la excepción. Nueva York se convirtió en un escenario de críticas contra Vladimir Putin y su régimen en un mundo que reclama paz.

En materia internacional, el gran discurso llegó del presidente estadounidense, Joe Biden, que acusó a Rusia de querer acabar el “derecho a existir de Ucrania”. Así mismo, aseguró que la guerra fue decisión de un solo hombre.

“Putin asegura que él tenía que actuar, porque Rusia estaba siendo amenazada. Nadie amenazó a Rusia. Nadie más que Rusia fue la que buscó el conflicto”, dijo.

Acerca de un posible final de la guerra, Biden dijo que no puede ser bajo cualquier condición que quiera el Gobierno ruso. “Queremos que se ponga fin a esta guerra, pero en términos justos, con los que todos estemos de acuerdo; uno no puede apoderarse del territorio de otro país a la fuerza: el único país que lo obstaculiza es Rusia”.

Así mismo, Biden propuso una reforma al Consejo de Seguridad de la ONU, no solo para evitar los abusos de Rusia que impiden que se opere contra ellos el derecho al veto, sino para darles una mayor inclusión a países que no tienen presencia, como algunos de Latinoamérica, el Caribe y África, y prometió que apoyará que tengan una mayor representación en el futuro.

De igual manera, a la voz de Biden se sumaron las de varios representantes de otras naciones, como la nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss; el presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller de Alemania, Olaf Scholz, que, funcionando como un bloque de potencias europeas, condenaron nuevamente a Rusia y a sus acciones en Ucrania.

Pero Rusia no se quedó callada y, con la representación de su canciller, Sergéi Lavrov, justificó las acciones del régimen de Putin. Manifestó que Volodímir Zelenski había convertido a Ucrania en un Estado totalitario y nazi que oprimía a la población de habla rusa, por lo que dijo que la invasión en el país era algo inevitable.

Además, el canciller ruso acusó a Occidente de encubrir los crímenes del Ejército ucraniano en la guerra. “Estados Unidos y sus aliados, con la connivencia de las organizaciones internacionales de derechos humanos, han estado cubriendo los crímenes del régimen de Kiev”, dijo ante los informes de torturas y asesinatos a inocentes de las tropas de Rusia.

*Con información de AFP.