nación

Atención: el presidente Gustavo Petro les hizo esta grave advertencia a las fuerzas militares y de policía

El mensaje se conoce después del anuncio de la nueva cúpula.


La llegada de un nuevo gobierno trae consigo cambios en distintos niveles y, pocos días después de su posesión, el presidente Gustavo Petro ha hecho lo propio y anunció oficialmente los nombres de quienes harán parte de la nueva cúpula.

Por medio de una rueda de prensa, este viernes 12 de agosto, el mandatario presentó a quienes tomarán el mando de las fuerzas públicas de Colombia. La transición implicó un vuelco en dichas instituciones, un remezón que puso en alerta a sus miembros.

Se trató de una barrida histórica en la Policía Nacional, de la que más de 20 generales fueron retirados de sus cargos, al nombrar como director al mayor general Henry Armando Sanabria Cely y como subdirectora a la brigadier general Yackeline Navarro Ordóñez. Tras la decisión, la institución se quedó con solo 12 generales, de los 33 que tenía durante la transición del poder.

A los hechos mencionados, se suma un reciente mensaje enviado por el presidente en el que lanza una fuerte advertencia a las fuerzas militares y de policía.

“La comisión de masacres y su impunidad en jurisdicciones de mandos militares y policiales afectará la hoja de vida de los mandos”, sentenció.

Igualmente, indicó que la responsabilidad de velar porque estos hechos no sucedan recaerá sobre las fuerzas públicas a cargo de cada región, quienes deberán asumir las consecuencias por la prevalencia de estos actos criminales. “Desde ahora todo mando militar o policial en su jurisdicción debe velar por neutralizar al máximo la comisión de masacre y muerte de líderes sociales”, añadió.

Sobre este anuncio se pronunció la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares de Colombia (Acore), que representa a oficiales de la reserva activa, desde donde manifestaron que el mandatario está descargando su responsabilidad política en los militares cuando es él el jefe supremo de la fuerza pública en el país.

Los planes del presidente Gustavo Petro para las fuerzas públicas generaban incertidumbre desde que se encontraba en campaña electoral, tiempo en el que defendía la necesidad de una reforma a la Policía, que incluía propuestas como desmantelar el Esmad y mover la institución a un nuevo ministerio bajo el nombre de Ministerio de la Paz, Convivencia y Seguridad. Esta última continúa vigente, como lo ha asegurado Iván Velásquez, jefe de la cartera de Defensa al que responde actualmente la institución.

Todo indica que desde el gobierno entrante han puesto en marcha el cambio que abogaron para las fuerzas públicas, y las primeras pisadas generan zozobra entre las filas de policías y militares.

“Esto parece una venganza, algo le están cobrando a la Policía. Esta decisión nos pone contra la pared, ya no vale la pena ser general”, manifestó un general en retiro de la Policía, tras la salida de los 21 generales, con una trayectoria de más de 30 años de servicio.

No es el único uniformado que ha expresado su preocupación, así mismo lo han hecho otros oficiales que han catalogado como un acto sin precedentes a la decisión del mandatario.

“Sin palabras, en todo cambio de Gobierno se esperan cambios en la cúpula, pero lo normal son tres o cinco generales que se hacen a un lado, pero esto es único, histórico en la institución. El antecedente que había era la salida de 13 generales cuando asumió el general Naranjo”, dijeron.

Ante la polémica generada por la decisión, el presidente Gustavo Petro ya se había pronunciado, indicando que como es natural en toda situación que implique la toma de una decisión puede haber cabida para las injusticias.

“No voy a decir que son decisiones perfectas, siempre hay grados de injusticia, y yo tengo que agradecerle a todas las personas que salen del servicio que salen por estas decisiones”, fueron sus palabras.

La medida mantiene en sobre alerta a los uniformados ante la posibilidad de que sean los próximos en la lista de cambio. Pero no solo eso, la preocupación va más allá del interés personal por la carrera que han consolidado en sus instituciones, sino que también temen por la seguridad de las regiones, puesto que con la salida de los generales se perdieron oficiales con experiencia en seguridad ciudadana, inteligencia y lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.