Home

Nación

Artículo

Secretario de Desarrollo Económico, Alfredo Bateman, explicó los detalles de la nueva fase del programa.
El secretario de Desarrollo Económico, Alfredo Bateman, respondió a los interrogantes sobre la licitación por cerca de $5.000 millones. - Foto: Tomada del Twitter @alfredobateman

bogotá

Dudas por millonario contrato de vitrinas virtuales en la Secretaría de Desarrollo Económico de Bogotá

La entidad adjudicó una licitación por cerca de 5.000 millones de pesos para hacer unas vitrinas virtuales, pero no contó con el visto bueno de la Subdirección de Informática, como lo exigen las normas.

Con el objetivo de contribuir a mejorar la dinámica de la economía local en Bogotá, incrementar la productividad de las Mipymes y fortalecer el tejido empresarial, la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico adelantó la licitación pública 004-2022 por cerca de 5.000 millones de pesos y aunque no está en duda la importancia y necesidad de potenciar a las pequeñas empresas de la capital, el proceso licitatorio deja algunas dudas sobre la mesa.

Lo que busca la Secretaría con esta licitación es crear el programa Bogotá Corazón de Productividad, para lo cual hay tres ejes estratégicos: un circuito presencial, es decir, implementar estrategias comerciales (ferias) de carácter presencial que ayuden a exhibir los productos o servicios de las Mipymes; visibilidad y posicionamiento comercial, esto es lograr posicionar las marcas de cada una de las empresas, y finalmente está el eje de las vitrinas comerciales, en que la finalidad es poner al servicio de la entidad una plataforma que permita hacer un recorrido virtual por toda Bogotá en el cual se detalle la ubicación e información de 1.750 Mipymes.

Para el desarrollo de esa vitrina virtual, la Secretaría, en los estudios previos, identificó cinco aglomeraciones o zonas de Bogotá en donde hay importante presencia de micro y pequeñas empresas: Siete de Agosto, en donde hay industria de ciclismo; Doce de Octubre, fabricación de muebles; Restrepo, cuero, calzado y marroquinería; La Alquería – Venecia, textiles, y San Felipe, industrias creativas y culturales.

Eso quiere decir que las 1.750 Mipymes que se van a incluir en esa vitrina virtual deben ser de estas aglomeraciones. Para este eje estratégico de vitrinas virtuales, la Secretaría destinó la mayor parte de los recursos por más de 2.000 millones de pesos. Lo que llama la atención es que a pesar de que las vitrinas virtuales se tratan de un tema muy ligado a las tecnologías de la información y las comunicaciones, la Secretaría no vinculó al proceso de licitación a la Subdirección de Informática y Sistemas, la cual tiene por obligación, según el decreto de la Alcaldía de Bogotá que modificó la estructura organizacional de la Secretaría, asesorar institucionalmente en los temas relacionados con TIC.

Desde el primer momento, la Subdirección de Informática mostró su desacuerdo ante la Dirección de Competitividad, por no participar del proceso y curiosamente, según conoció SEMANA, una vez pasada la Ley de garantías, el secretario Alfredo Bateman decidió declarar insubsistente al entonces subdirector.

El secretario Bateman asegura que desde el inicio del proceso de construcción de la invitación a cotizar y elaboración de los requerimientos, se vinculó a la Subdirección de Informática y que incluso en una reunión presencial del 19 de abril de 2022 se presentó al entonces subdirector, el proyecto de cotización para la Vitrina Comercial Virtual y se le preguntó sobre las necesidades a tener en cuenta desde el área de Sistemas, para estar alineados en cuanto a los requerimientos técnicos que debían acompañar estas solicitudes de invitación a cotizar, así como las especificaciones.

El funcionario agregó que el entonces subdirector designó dos ingenieros de dicha dependencia para brindar todo el apoyo y acompañamiento técnico y que al final no hubo ningún tipo de oposición a la contratación.

SEMANA buscó al entonces subdirector de Informática, para preguntarle si él formó parte de la reunión, y esto fue lo que respondió: “Eso no es cierto. Ellos pidieron un concepto de las ingenieras que manejan las páginas web y ellas obviamente contestaron, pero la Subdirección Informática nunca fue vinculada al proceso y la evidencia es que no hay ningún documento firmado por mí, ni por nadie de la Subdirección, de tal manera que yo como subdirector nunca lo avalé”.

Ahora, frente a la razón del por qué declaró insubsistente al subdirector, Bateman afirmó que “es una facultad que tengo como denominador del equipo”. El subdirector de Informática fue el único funcionario al que se le declaró como insubsistente.

De otro lado, en los estudios previos se dejó claro que el interesado debía contar previamente con la plataforma o el ecosistema digital para las vitrinas virtuales y no se iban a aceptar ofertas que contemplaran el desarrollo desde cero de dicha plataforma. El contrato fue adjudicado el pasado 12 de agosto a Quinta Generación SAS con domicilio en Medellín. Su objeto social es el de organización de congresos, simposios, seminarios, eventos sociales, ferias y festivales.

Según la documentación que reposa en el Secop II, si bien la firma ganadora ha realizado varios eventos virtuales con entidades públicas, en especial, en medio de la pandemia, no hay claridad sobre la creación de plataformas para hacer recorridos virtuales como lo pretende la Secretaría y que era un requisito indispensable, según los estudios previos.

Al respecto, el secretario Bateman se defiende e indica que “como tal no se estableció que el operador debe contar con una plataforma propia, pues lo que se requiere es que ponga a disposición de la Secretaría y del programa una plataforma para que en conjunto con la Secretaría realice lo que el programa exige”.

No obstante, los estudios previos son claros y señalan literalmente lo siguiente: “El interesado debe contar previamente con la plataforma o el ecosistema digital para recorridos virtuales y adecuarla a las necesidades aquí presentadas para prestarle el servicio a la Secretaría: no se aceptarán ofertas que contemplen el desarrollo o construcción desde cero de la plataforma mencionada”.

Estudios previos de la Secretaría Desarrollo Económico.
Estudios previos de la Secretaría Desarrollo Económico. - Foto: Secretaría Desarrollo Económico

“Se trata de un proceso extraño, que viola normas legales, y totalmente innecesario. No se entiende por qué se van a destinar millonarios recursos para algo que se podía hacer internamente en la entidad. Además, al final, en los estudios previos no se deja claridad de cómo se van a migrar esas vitrinas virtuales a la página web”, dijo una fuente al interior de la Secretaría.