nación

Inaudito: Disidencias de las Farc entregan recibo a víctimas de extorsión en Huila y Cauca

La denuncia fue hecha por el director Antisecuestro del Gaula de la Policía, coronel Juan Miguel Thiriat, quien dijo que esta situación se presenta, especialmente, en departamentos como Huila y Cauca.


Las autoridades denunciaron que las disidencias de las Farc que operan en el suroccidente del país continúan con sus acciones delictivas como extorsión, secuestro y retención de vehículos, entre otros, que afecta a diferentes sectores de la sociedad.

Lo que llamó la atención es que esta organización expide recibos, citaciones y paz y salvos con sellos, membretes y firmas, en los que se notifica a las personas que han sido víctimas de extorsión.

La denuncia fue hecha por el director Antisecuestro del Gaula de la Policía, coronel Juan Miguel Thiriat, quien dijo que esta situación se presenta, especialmente, en departamentos como Huila y Cauca.

Precisamente, uniformados de esa insitución lograron la captura de tres presuntos integrantes de la columna móvil Dagoberto Ramos, entre ellos a uno de sus cabecillas de comisión: alias Cristian o Camilo, en un operativo adelantado en el municipio de La Plata, Huila.

“Se estima que (alias Cristian) cobraba entre $ 50 y $ 100 millones anuales a diferentes empresas, para permitirles el transporte de carga sin ser objeto de atentados contra vehículos y conductores. La evidencia recaudada también lo vincula con varios ataques a la Fuerza Pública”, señaló el oficial.

De acuerdo con la información, a este cabecilla de las disidencias de las Farc se le atribuye, además, el secuestro de cuatro contratistas de una compañía electrificadora, en febrero de 2021, por quienes pedían $ 120 millones de rescate.

Sin embargo, una acción de las autoridades permitió el restate de los operarios.

El director Antisecuestro del Gaula de la Policía, señaló que alias Cristián, además, convocaba a reuniones a los líderes sociales y presidentes de juntas de acción comunal de La Plata y la vecina localidad de La Argentina, para notificarles las extorsiones.

Fue así como las autoridades tuvieron conocimiento de que esa organización armada ilegal les entregaban recibos numerados a las víctimas que pagaban, lo que llama” el “impuesto de guerra”, los cuales venían con logos y sellos de la columna Dagoberto Ramos.

Otros casos

De acuerdo con El Colombiano de Medellín, ya se había presentado una situación similar en Neiva, y en los municipios de Tello, Bayara y Campoalegre, Huila, donde en diciembre pasado se conoció que esa organización no solo extorsionaba sino que entregaba recibo a las personas que eran víctimas de extorsión.

Además, el Gaula de la Policía incautó una citación para presentarse a una reunión convocada por la columna móvil Teófilo Forero, que trabajaba para la Segunda Marquetalia.

El director Antisecuestro del Gaula de la Policia, alias Cristián, además, convocaba a reuniones a los líderes sociales y presidentes de juntas de acción comunal
El director Antisecuestro del Gaula de la Policia, alias Cristián, además, convocaba a reuniones a los líderes sociales y presidentes de juntas de acción comunal - Foto: El Colombiano/Twitter

La notificación tenía los emblemas y sello de la estructura ilegal, incluyendo una marca de agua con la silueta del fallecido Manuel Marulanda Vélez alias Tirofijo, uno de los fundadores de las Farc.

En desarrollo de las investigaciones adelantadas por las autoridades se logró la captura de cuatro supuestos integrantes del grupo conocidos con los alias de El Mayordomo, Sergio, Chichón y Andry.

Según las autoridades, esta organización obtenía ganancias cercanas a los $ 100 millones mensuales por concepto de extorsiones a los comerciantes y finqueros.

De acuerdo con la publicación, otro hecho similar se presentó en abril de 2021 en el departamento del Cauca, donde los habitantes de los municipios de Santander de Quilichao, Caloto y Guachené recibían la visita de un hombre que se identificaba como el alias de Sargento Wilman, presunto integrante de la columna Dagoberto Ramos.

Las indagaciones permitieron determinar que este jefe guerrillero repartía panfletos con logotipos de la organización, con los que intimidaba a la población para que pagaran un “impuesto” que oscilaba entre $ 2 y $ 8 millones.

Según el volante, el cobro de la extorsión era “para continuar con nuestros procesos en contra de la dictadura del presidente Iván Duque, el cual solo desea tener al Cauca hundido en la miseria”. Se denunció que una vez recibía el dinero de la extorsión, alias Sargento Wilman entregaba un paz y salvo firmado.

Los investigadores lograron decomisar uno de esos recibos dirigido a un finquero de Guachené y en el que se podía leer que el extorsionado “se encuentra al día con la colaboración a nuestra causa, por ende no se realizarán acciones de hecho contra esta finca ni contra los miembros que se encuentran laborando en ella”.

El autor de estas acciones fue capturado posteriormente en un operativo adelantado en Santander de Quilichao, cuando recibía el pago de una “vacuna”.

Según las aytoridades, las disidencias no solo usan esta documentación para llevar un control de sus ingresos, sino para intimidar a las personas que han sido víctimas de este delito.