Tendencias

Home

Nación

Artículo

Entre 2020 y 2021 mejoró la calidad del aire en Bogotá
Han sido favorables los vientos del oriente que promueven la dispersión de contaminantes. - Foto: Secretaría de Ambiente

bogotá

Mejora levemente la calidad del aire en Bogotá, aunque nuevas masas de contaminantes llegarían a la ciudad

Estaciones como Móvil carrera Séptima, Fontibón, Kennedy, Carvajal-Sevillana y Tunal ya lograron estabilizarse.

La Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá registra condiciones favorables (verde) en ocho de sus estaciones, mientras que 11 se mantienen en estado moderado.

De acuerdo con la Secretaría Distrital de Ambiente, estaciones como Móvil carrera Séptima, Fontibón, Kennedy, Carvajal-Sevillana y Tunal, que se mantuvieron en estados regulares desde el viernes 23 de septiembre, lograron estabilizarse desde el sábado en la tarde.

La entidad señaló que se prevé que el desplazamiento de la depresión tropical, denominada Ian, hacia el noroccidente reducirá su influencia sobre el territorio capitalino, por lo que paulatinamente los regímenes de vientos seguirán cambiando y continuaremos evidenciando estaciones más estables.

De igual manera, serán favorables los vientos del oriente que promueven la dispersión de contaminantes. No obstante, se dejó claro se seguirán presentando vientos a nivel regional provenientes del suroriente, pero con menor intensidad, por lo que podrían llegar masas de contaminantes desde los incendios en el sur.

La Secretaría de Ambiente indicó que por ahora no se ve una afectación importante para el día lunes, sin embargo, se debe seguir la vigilancia de los incendios para tratar de prever la llegada de otra ola de contaminación.

Cabe recordar que el pasado viernes 23 de septiembre, la Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá registró un nuevo un incremento en la concentración de material particulado (PM), debido a la depresión tropical que se presenta en el Caribe, a los flujos de vientos que están transportando biomasa de incendios provenientes de Brasil, Perú, la Amazonía y Orinoquía colombiana. Este fenómeno representó una mayor carga de material particulado en la atmósfera de la ciudad.

“Hay tres factores que han contribuido a que esto suceda hoy en Bogotá: el primero, tuvimos el respiro del Día sin Carro y sin Moto; se dejaron de emitir alrededor de ocho toneladas de material particulado en la ciudad durante el jueves 22 de septiembre. Sin embargo, este viernes 23, al volver a salir los vehículos a las vías, se vuelve a sentir el impacto de esas emisiones sobre la ciudad; segundo, estábamos en unas condiciones de estabilidad atmosférica durante esta semana, la alta nubosidad y los bajos vientos hacían que las concentraciones de material particulado se quedaran sobre la ciudad. Sin embargo, la depresión tropical, hasta ahora denominada ‘Nueve’, ha ido incrementando”, indicó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

La funcionaria agregó que “el efecto es que anteriormente teníamos unos vientos que venían del occidente hacia la ciudad, del noroccidente y ahora tenemos un fenómeno en el que desde el sureste el fenómeno tropical está halando, está atrayendo ese material particulado y haciendo que dure más tiempo sobre la ciudad; y tercero, hemos visto a lo largo de los últimos dos años los puntos calientes o incendios que hay en todo el continente, lo que nos traen esos vientos es el material particulado”.

La Secretaría de Ambiente había precisado que los incendios en la región están generando alrededor de 150.000 toneladas al día de biomasa, mientras Bogotá produce normalmente cerca de 20 t al día de material particulado.

Con corte del viernes, el aumento de las concentraciones se había visto reflejado en las estaciones de Kennedy, Tunal, Fontibón y carrera Séptima, donde se han presentado condiciones regulares (amarilla); mientras que en Carvajal-Sevillana, el índice ha llegado a rojo (mala).

La Secretaría especificó que, hasta el momento, no estaban dadas las condiciones para declarar algún tipo de alerta, sin embargo, de ser necesario, el Distrito tomará las medidas responsables para proteger la salud de las personas.

“Por el momento hacemos dos recomendaciones específicas a la ciudadanía: la primera, reducir o evitar la actividad física intensa y prolongada al aire libre; de ser necesaria esa actividad física, recomendamos utilizar protección respiratoria. Como siempre, mantenernos muy hidratados y las personas que sufren de alguna comorbilidad respiratoria, que consulten con su médico las medidas específicas que deben tener”, puntualizó la secretaria de Ambiente, hace dos días.