Tendencias

Home

Nación

Artículo

Primera linea, portal resistencia
Estas fueron las últimas declaraciones sobre el tema del ministro de Justicia, Néstor Osuna. - Foto: ESTEBAN VEGA LA ROTTA

nación

Esta fue la insólita e indignante declaración del ministro de Justicia, Néstor Osuna: “quienes queman un bus, una casa o matan a alguien, serán castigados, pero no son terroristas. Tienen derecho a estar furiosos”.

El ministro Néstor Osuna advierte que, en todo caso, sí habrá castigo para quienes protagonicen actos violentos en manifestaciones. Esta es su explicación.

El ministro de Justicia, Néstor Osuna, le salió al paso a la polémica que se ha generado tras su propuesta de no criminalizar la protesta social. Osuna sostiene que no se puede imputar por terrorismo a personas que quemen buses o protagonicen desmanes; aunque sí aclara que existen sanciones penales para esos hechos.

“... Penalizar la protesta social, y eso lo consideramos inadecuado, o sea unas personas que salen a protestar y cometen unos desmanes deben ser castigados por esos desmanes, por haber destruido la estación de buses, por haber incendiado una casa y por supuesto si mataron a una persona también es evidente, pero no son un grupo terrorista ni son una banda armada, son personas que han salido a protestar, que están indignadas, que están furiosas por lo que está pasando, tienen ese derecho a estar furiosas y a expresarlo”, dijo.

Cabe recordar que hace apenas una semana, el ministro de Justicia, Néstor Osuna habló sobre la protesta social y lanzó ante magistrados, académicos y abogados la propuesta de que, quien cometa un delito en medio de las manifestaciones, no pueda ser juzgado por terrorismo o concierto para delinquir.

“Necesitamos una pequeña reforma jurídica para eliminar la penalización de la protesta social. Eso es algo que nos ha preocupado mucho y que quisiéramos (...). Es cierto que a veces la criminalización de la protesta viene por la forma como un juez o un fiscal interpreta la conducta que cometieron quienes protestaron”.

Y agregó Osuna: “El asunto se ha tornado tan grave y contrario a compromisos internacionales de Colombia que es importante, creemos, hacer esa modificación para que no se emplee el tipo penal de terrorismo o de concierto para delinquir para casos de protesta social. Vamos a apostarle más bien a penas no privativas de la libertad como penas principales”, dijo Osuna durante el Encuentro de la Jurisdicción que se lleva a cabo en Villa de Leyva.

Lo curioso del asunto es que la propuesta del ministro de Justicia se dio un día después de que la Catedral Primada, en el corazón de Bogotá, estuviera cerca de ser incendiada la noche de este 28 de septiembre. Un grupo de mujeres la vandalizó, al parecer, en el marco de las manifestaciones en conmemoración del Día del Aborto Legal.

Por ejemplo, si la propuesta de Osuna fuese una realidad, estas personas no podrían eventualmente ser llevadas a prisión por terrorismo.

Jóvenes de la primera línea, involucrados en posibles delitos por desmanes durante el paro, piden ‘pista’ en la paz total que está ofreciendo el gobierno de Gustavo Petro

Para este jueves estaba prevista una reunión entre voceros de la primera línea con congresistas y organizaciones defensoras de Derechos Humanos, en pro de iniciar la Comisión Accidental, en la que pretenden dejar plasmadas las posturas de la asociación que representan y que arrancó en medio de una revuelta social, motivada por las necesidades y la desigualdad social.

En síntesis, aseguran que si el Gobierno está dispuesto a sentarse a hablar con grupos alzados en armas como el ELN y las disidencias de las Farc, ellos también merecen ser tratados con una justicia transicional.

Dentro de las propuestas planteadas para adelantar el proceso de perdón y trabajo con la comunidad solicitan la presencia y acompañamiento del coronel Reinaldo Gómez Bernal, quien es conocido por denunciar al general Rodolfo Palomino, exdirector de la Policía Nacional, en escándalos de posible corrupción y la llamada Comunidad del Anillo. Además, solicitan la presencia de otras figuras políticas que acompañaran el proceso.