Tendencias

Home

Nación

Artículo

Sandra Borda y Ariel Ávila.
Sandra Borda y Ariel Ávila. - Foto: SEMANA

política

Sandra Borda y Ariel Ávila, virales porque aspiran al Congreso y no saben cómo funciona

Sorprendió porque se trata de reconocidos analistas políticos que cuentan con la mayor preparación sobre estos temas.

En la sección Candidatos en la redacción de Noticias RCN, en la que se les hacen preguntas básicas a quienes buscan llegar al Congreso sobre el funcionamiento del Legislativo, dos de los que pareciera son los más capacitados para responderlas, fueron corchados, lo cual ha desatado una ola de críticas contra los aspirantes porque quedó en evidencia que desconocen totalmente el funcionamiento de la corporación a la que quieren llegar llegar el 20 de julio.

Se trata de Ariel Ávila, reconocido analista político y con amplia trayectoria que quiere tener una curul en el Senado por la Alianza Verde coalición Centro Esperanza, y Sandra Borda, una de las más prestigiosas profesoras de la facultad de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, avalada por el Nuevo Liberalismo.

La ronda de preguntas comenzó con: ¿quién tiene la facultad de convocar a sesiones extraordinarias? Un hecho que ha ocurrido prácticamente en todas las legislaturas recientes.

Una opción era el Congreso en pleno, otra los entes de control y la Fiscalía, o el Gobierno nacional. Borda contestó que era el Congreso el que tomaba esa decisión, mientras que Ávila sí se mostró muy seguro diciendo que era el Ejecutivo, que era la respuesta correcta.

Cabe recordar que en este cuatrienio ha sido el presidente Iván Duque quien ha solicitado las sesiones extras, como se le conoce, para debatir unos días más y sacar adelante proyectos de relevancia para el Gobierno.

La segunda pregunta fue: ¿cuántos debates necesita un proyecto de ley? Es decir, el trámite que debe surtir una ley ordinaria para que sea aprobada, por lo que se considera que debe ser una de las respuestas más fáciles para alguien que quiere ser legislador. Las opciones fueron ocho, cuatro o siete.

Ávila contestó que se necesitan dos vueltas al Congreso, así que su respuesta fue ocho, a lo que Borda también asintió. Los entrevistadores, al ver el error, aclararon que se trataba de un proyecto de ley y no de una reforma constitucional, que sí necesita de dos vueltas, es decir, ocho debates, por lo que esta respuesta también fue errónea para ambos ya que dijeron que esa era la respuesta. “¿Última palabra?”, le preguntó el periodista asombrado tratando de hacerles caer en cuenta del error, pero ellos se mostraron muy seguros. Un proyecto de ley requiere superar cuatro debates para su aprobación.

“No lo puedo creer”; “increíble”, fueron algunos de los comentarios de los periodistas, reconociendo que se trata de dos de los aspirantes más capacitados para estas elecciones. “Ariel investigaciones, Sandra también”, afirmó el comunicador.

La siguiente pregunta fue: “¿Cuál es esa curul que seguirá vacía por falta de reglamentación?”. La primera opción era la “curul de paz número cuatro″, la siguiente la “curul raizal” y la otra la “curul técnica raizal”. Borda dijo que estaba entre la primera y la segunda, pero reconoció que estaba perdida. “Corchada”, afirmó.

Ávila por su parte, también confundido, recordó que las curules de paz se estrenarán en este Congreso, por lo que analizó que se trataba de “la curul de paz número cuatro″, lo cual fue erróneo ya que esa curul no existe. Lo que sí habrá son 16 curules de paz que tengan participación por primera vez luego de que la Corte Constitucional las reviviera para este periodo. La respuesta correcta era la curul raizal.

La próxima pregunta fue cuántas comisiones permanentes hay en el Congreso, las opciones eran siete, 12 o 14. La periodista les dio una ayuda y les aclaró que debían sumar las de Cámara y Senado.

Ávila y Borda respondieron muy seguros que se irían por la primera opción, sin embargo, eran 14 ya que como mencionó la comunicadora, se debían sumar ambas corporaciones. “Era muy fácil”, reconoció la entrevistadora.

Al final del quiz tanto Ávila como Borda sacaron cero y el video ha dado para todo tipo de críticas por su experiencia y conocimientos.

La profesora de Los Andes cuenta con un PhD de la Universidad de Minnesota, una maestría en Ciencias Políticas en la Universidad de Wisconsin y otra maestría en Letras de la Universidad de Chicago.

Por su parte, Ávila es politólogo de la Universidad Nacional, de donde también ha sido profesor de Ciencias Políticas de varias generaciones. Allí también estudió una maestría en Sociología. Ávila, además, es uno de críticos más frecuentes de los congresistas.

Borda se pronunció sobre las críticas que les están haciendo y prometió estudiar más a fondo la Ley Quinta, que rige al Congreso.

“Siempre tuve una memoria pésima, por eso me iba tan mal en el colegio. Por fortuna, en el resto de mi educación se preocuparon por ayudarme a desarrollar destrezas y competencias y no por hacerme memorizar datos. Procedo a tatuarme la Ley Quinta. Fotos próximamente”, aseguró.