valle del cauca

“Se hizo hasta lo imposible por internos”: guardia del Inpec tras tragedia en cárcel de Tuluá

El fiscal Francisco Barbosa advirtió que investigan todas las hipótesis, además de la eventual responsabilidad del personal de guardia.


La tragedia en la cárcel de Tuluá sigue dejando hipótesis al respecto. Una de ellas, que los dragoneantes de turno no habrían auxiliado a los presos durante el incendio en el que murieron 51 personas.

Ante este tipo de conjeturas, el guardián del Inpec Néstor Ayala habló sobre lo ocurrido, relatando que en el patio hubo una riña que desencadenó la conflagración y que reaccionaron a tiempo para evitar más muertes. “Hicimos hasta lo imposible por los internos”, dijo.

De otro lado, el fiscal Francisco Barbosa aseguró que avanzan con las investigaciones por el incendio en la cárcel de Tuluá. “Desde el primer momento designamos un equipo de investigadores y de fiscales. Hicimos los primeros actos urgentes dentro de ese establecimiento penitenciario; se están haciendo todos los trabajos por parte de Medicina Legal y las inspecciones técnicas que nos van a permitir tener una certeza de lo que ocurrió”, dijo.

Asimismo, Barbosa aseguró que si existen responsabilidades en caso de que las haya por parte de la guardia de ese centro carcelario, en ese sentido la Fiscalía General de la Nación informará prontamente a la opinión pública.

“Por lo pronto nos toca esperar los parámetros técnicos y los resultados forenses que nos permitan determinar qué fue lo que ocurrió, juzgado por supuesto, con la multiplicidad de declaraciones que nos permitirán esclarecer lo ocurrido”, concluyó el fiscal.

Las pruebas que ha ordenado la Procuraduría en cárcel de Tuluá, tras incendio que dejó 51 muertos

En desarrollo de la indagación previa por el incendio en la Cárcel y Penitenciaria de Media Seguridad de Tuluá que se generó en la madrugada del 28 de junio, la Procuraduría General de la Nación recibió testimonios de nueve personas privadas de la libertad, cinco integrantes del cuerpo de custodia y vigilancia y del director del establecimiento.

Después de conocerse que fueron 51 personas las que fallecieron en un intento de motín, en la madrugada de este 28 de junio, las autoridades han ido suministrando detalles de lo sucedido. Indicaron que una riña entre dos capos de la cárcel de Tuluá (Valle) fue el detonante para el incendio que se presentó en el centro de reclusión.

En este caso, la comisión enviada por la procuradora general, Margarita Cabello Blanco, recorrió las instalaciones del centro penitenciario y escuchó las inquietudes de los internos sobre las necesidades de atención médica y psicológica, de apoyo jurídico y de elementos de primera necesidad (ropa, elementos de aseo, colchonetas) que les permitan superar la contingencia.

En este sentido, el procurador delegado para la Defensa de los Derechos Humanos, Javier Sarmiento, hizo un llamado urgente a la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec), al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), y a las autoridades municipales y departamentales para que tomen medidas inmediatas que fortalezcan la atención médica y psicosocial de las personas afectadas por la tragedia.

Javier Sarmiento aseguró que los presos que siguen al interior de la cárcel de Tuluá se encuentran bien.

“Todavía sería prematuro dar alguna hipótesis. Yo me vi con los internos, ellos fueron trasladados del patio 8 al patio de visitas conyugales y a otro patio adjunto”, le dijo a SEMANA.

Sarmiento indicó que los reclusos, de alguna manera, están en buenas condiciones. “Ellos solicitaron la entrega de un kit de aseo, el cual llegó, lo pudimos observar y se les dio. Muchos nos han expresado su situación del recuerdo, de lo que ocurrió; algunas personas manifestaron estos sentimientos en llanto y demás”, reveló.

Concluyó diciendo: “Estamos en el marco de una investigación que tiene una reserva y oportunamente informaremos. Solicitamos los planes de contingencia, emergencia y de prevención de incendios para acopiar toda esta información, después sí adoptar una decisión. Los procesos disciplinarios tienen unos términos de ley, estamos en la primera fase. Ahora nos encontramos recolectando todos esos elementos materiales probatorios, después nos iremos a hacer lo propio con el comando de la Policía y el Cuerpo de Bomberos”, afirmó.