nación

Simona: ella es la mujer encapuchada que irrumpió en la Catedral Primada de Bogotá en plena misa

La integrante de la primera línea ya ha hecho varias apariciones agresivas en la ciudad y siempre tiene la cara tapada.


Alias Simona pertenece a la primera línea en Bogotá. Ya ha sido vista en varias oportunidades protagonizando ataques contra medios de comunicación y hablando en nombre de ese controvertido grupo. Vale la pena recordar que varios de sus integrantes han sido relacionados con delitos como terrorismo, concierto para delinquir, asonada, homicidio, entre otros.

Este domingo 20 de marzo, alias Simona llegó vestida de negro a la Catedral Primada, ubicada al lado del Capitolio. Su cara estaba cubierta por una capucha blanca, solo se veían sus ojos grandes y saltones. Mientras los feligreses escuchaban la eucaristía, ella irrumpió con gritos y arengas leyendo un papel, su librero, y se subió en una de las bancas que ocupaban los creyentes. Se trató de un claro ataque contra las creencias religiosas católicas protegidas por la libertad de cultos que promulga la Constitución. Un irrespeto al templo y la fe.

Simona: ella es la mujer encapuchada que irrumpió en la Catedral Primada de Bogotá en plena misa.
Simona: ella es la mujer encapuchada que irrumpió en la Catedral Primada de Bogotá en plena misa. - Foto: Foto suministrada a SEMANA.

La encapuchada iba, como siempre, acompañada de un grupo de hombres, también encapuchados, que le respondían sus arengas, también con libreto en mano. A uno de ellos, una creyente que asistía a la misa intentó quitarle la tela negra que le cubría la cara. Simona no se daba por aludida y seguía gritando, al tiempo que uno de sus cómplices trataba de cubrirla. Se paseó por varias de las bancas de la iglesia ante la mirada desconcertada de un policía que llegó al lugar y otro personal de seguridad. Luego, salió caminando de la Catedral como si fuera la jefe del grupo.

Simona, de contextura delgada y voz estridente, ya había hecho otras apariciones, atacando y vandalizando sedes de medios de comunicación. También se le ha visto en los buses de TransMilenio, con su grupo, causando pánico entre los pasajeros.

En alguna entrevista de internet la mujer habla de un “Estado asesino y paramilitar, que nos mata y que nos viola”, y se reconoce como integrante de la primera línea. Además, justifica sus acciones, las cuales llama contundentes. De hecho, en un trino del 9 de marzo había anunciado a los que está dispuesta: “Convocaremos huelgas, pintaremos paredes, gritaremos en las iglesias, en los cementerios, en las plazas, para potenciar la combatividad”.

Una de sus obsesiones es el Esmad. “El desmonte del Esmad debe ser un compromiso político”, escribió en Twitter. Simona ha estado muy activa en sus redes en medio de la campaña presidencial y haciendo exigencias. “Venderle el alma al diablo por tener votos es utilizar las mismas estrategias de la maquinaria. El pensamiento progresista debe utilizar nuevas estrategias para hacer política”, aseguró en sus redes el primero de marzo.

Agregó: “Cualquier gobierno que se llame progresista debe comprometerse con la juventud y las víctimas de violencia policial a la amnistía para nuestros presos políticos y la eliminación del fuero militar. !Sino lo hacen no existen voluntades políticas reales!” (sic).

La mujer que el país vio irrespetando la Catedral Primada también pertenece a los escudos azules y ha reconocido públicamente los vínculos de la misma organización con los chilenos que promovieron las protestas en ese país. “Recuerden que si les parece muy caro el pasaje de Transmilenio se pueden colar y ya” (sic), dijo. Así ha motivado el desorden en el sistema de transporte masivo. Durante el Paro del 28 de abril Simona también fue protagonista al lado de la primera línea.

“Venceremos y será hermoso” es su lema y constantemente se le ve con políticos de extrema izquierda. Ahora, Simona enfrenta la crítica y la indignación por haber atacado una iglesia en plena eucaristía. Un ataque contra la religión católica.

“Recuerden que si les parece muy caro el pasaje de Transmilenio se pueden colar y ya” (sic), dijo alias Simona.
“Recuerden que si les parece muy caro el pasaje de Transmilenio se pueden colar y ya” (sic), dijo alias Simona. - Foto: Captura de pantalla.

Los políticos de izquierda que la han apoyado ahora pretenden endilgársela al uribismo porque saben que esto no suma votos en tiempos de campaña. Por el contrario, resta, porque si el blanco de ataques es la fe muy pocos le caminan y lo que es peor para Simona y sus cómplices: esto produce mucho miedo en el electorado y repugnancia.