video

Tik Tak: el desplome de Sergio Fajardo

María Isabel Rueda pregunta: ¿qué le pasó al candidato de centro? De todo. Muchos son los factores dignos de análisis que hacen que esté hoy en cuarto lugar de la encuesta Invamer, registrando apenas la mitad de la intención de voto de Rodolfo Hernández. Total, todo parece indicar que en esta contienda electoral Fajardo va de salida.


Suena el primer Tik Tak de hoy viernes 29 de abril en SEMANA y suena por los lados del sorpresivo y sorprendente desplome de Sergio Fajardo en las encuestas. Si la noticia de la encuesta del Centro Nacional de Consultoría en SEMANA fue la tremenda superioridad de Petro en las encuestas, la noticia de la encuesta Invamer para El Espectador es que Sergio Fajardo se desplomó. Con pocas posibilidades de hacer la remontada que pretendía, a un mes cortico de la primera vuelta.

En la foto de hoy de Invamer, como son las encuestas una foto del momento, Fajardo está de cuarto lugar, con 6,5 %, la mitad de Rodolfo Hernández, luego de haberse caído nueve puntos. Sergio Fajardo no merece un castigo semejante.

Quizá su campaña sí, por mal planteada desde el principio y por más asesores gringos, exasesores de Obama y de Juan Manuel Santos, que ahora tiene a bordo de su campaña para que se la enderece. Fajardo es un hombre correcto. Mucho más audaz, sin embargo, cuando era alcalde y gobernador de Medellín y Antioquia que ahora de candidato.

Sus aportes a la importancia de la educación son invaluables, pero la estrategia de basar su campaña en un ataque sistemático al presidente Duque, que ya está de salida, en lugar de haber trabajado desde un comienzo para ubicarse como el rival de Gustavo Petro en su centro. Lugar, en cambio, que fue ganándose Fico hasta estar consolidado hoy en el segundo lugar de esa misma encuesta, con un sorprendente crecimiento de 18 puntos. Pues es muy diciente, Fajardo no lo hizo. No trabajó ese segundo lugar, esa rivalidad con Petro.

Fico, en este momento, está ubicado en el 26,7 % y está logrando lo que aspiraba hacer Sergio Fajardo con su remontada: ir creciendo sus simpatías por hora y por días. Incluso viene corrigiendo su equivocada estrategia de no buscar sus votos en la plaza pública. Esta semana, por ejemplo, tuvo una nutridísima presencia en el propio lugar de nacimiento de Petro, con más de 5.000 personas en Ciénaga de Oro, Córdoba.

Fajardo, en cambio, prefiere actividades corticas como el volanteo, el menudeo, de carro en carro, de peatón en peatón o pedalear en la ciclovía de Bogotá, muy lejos del resto del país. ¿Qué le pasó a Fajardo? Todo eso y mucho más. Primero, cuando estaban organizando la Coalición de la Esperanza, se agarraron todos de las mechas dando un espectáculo tremendo. Toda la entrada de Alejandro Gaviria, toda su salida. Todo fue traumático y Fajardo sí que tiene esas mechas para agarrar.

Ubicado en el centro, Fajardo nunca ha podido proyectar firmeza o entusiasmo, como si eso fuera contrario a no encarnar los extremos. Llegó a aceptar que estaba bien que le dijeran tibio. Tibio es ni calor ni frío. O sea, ni calientas si se necesita empatía o hace más fresquito cuando las situaciones se acaloran y requieren calma. Su centro, ese centro de Fajardo, no persuade, no lidera y no entusiasma. Total, Sergio Fajardo desgraciadamente va de salida de las elecciones y eso no parece tener remedio.