video

Tik Tak | Fajardo y Rodolfo: ¿un matrimonio imposible de consumar?

María Isabel Rueda opina que no es fácil que esa relación tardía de los dos candidatos se consuma. El retiro de Fajardo de su campaña le podría costar miles de millones que el Estado le invirtió a la consulta. Por lo pronto, puede que lleguen a segunda vuelta y ya ni siquiera haya pretendientes.


Suena el segundo Tik Tak de este viernes 23 de abril en SEMANA por los lados del amor imposible que surgió a última hora entre Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo cuando la encuesta Invamer de El Espectador indica que Fajardo se desplomó.

No deja de ser interesante la posibilidad, aunque hay fuertes sospechas de que se trata de un acto de exhibicionismo mediático en desarrollo de una estrategia política de primera vuelta; pero por lo pronto un amor imposible de consumar, y si creen que solo es cuestión de dejar el gustico para segunda vuelta, puede que tampoco quede algo para consumar, a no ser que se haga mediante un apoyo al revés: de Rodolfo a Fajardo, ya que lo duplican las encuestas antes de primera vuelta.

Supuestamente, el acuerdo entre los dos consistiría en que han estado conversando sobre un posible apoyo de un candidato a otro en primera vuelta. El problema es que la fórmula de las consultas le impide a Fajardo abandonar su candidatura sin ir previamente a las urnas, ser el candidato de una consulta no es gratis, tiene sus consecuencias jurídicas.

El resultado de las consultas es obligatorio para los convocantes y para los precandidatos que se han inscrito en ellas; si el candidato se retira, la coalición tendrá que reintegrar los gastos en que hubiera incurrido la Organización Electoral, dícese pues la propia elección en la consulta, todos las papeletas, los jurados, la instalación de mesas, todos tasados por el Consejo Electoral con base en los informes de la Registraduría.

Si ha habido ya reparación de gastos con dineros públicos por votos obtenidos, pues lo lógico es que esos dineros que se invirtieron para elegir a ese candidato que ahora se retira, pues los devuelva. En los coqueteos ya se vislumbra que el único camino es una alianza de Fajardo a Rodolfo, no de Rodolfo a Fajardo, porque las encuestas sí indican que Rodolfo le ganó a Fajardo.

Fajardo, sin embargo, sale con una pancarta diciendo antes de la encuesta “que están a nada de serlo todo”, a manera de invitación al alcalde de Bucaramanga, y este le responde a la invitación con un trino destemplador: “Fajardo, ¿a un paso de votar por mí?”.

Sin embargo, para ser mayor el desplante o el enfriamiento, Rodolfo Hernández explicó en una declaración pública que él no puede hacer alianzas porque se comprometió con sus electores a inscribirse como un candidato independiente, o sea, si Rodolfo Hernández no puede renunciar por razones morales, Fajardo no lo puede hacer por razones políticas sin por lo menos tener que devolver miles de millones a las arcas públicas.

Total... Un amor imposible de consumar ya entiende, ninguno de los dos puede casarse con el otro por ahora y es probable que en segunda vuelta ni siquiera existan como candidatos o como pretendientes y ya no haya proyecto matrimonial alguno. Total, es un amor imposible el de Fajardo con Hernández, o tardío.