video

Tik Tak | Fallo de La Haya: ¿ganamos o perdimos?

María Isabel Rueda explica que en esta oportunidad recuperamos la integridad de nuestro archipiélago con la reiteración de que nuestros cayos sí están conectados a Providencia y San Andrés. Claro: sí nos regañan por 16 de los 51 incidentes denunciados por Nicaragua, pero los derechos de Colombia también se reconocen y se reitera la necesidad de que los dos países hagan un acuerdo para regular el uso de sus aguas contiguas. Y como se dice popularmente, en este caso perder es ganar un poco.


A las 6:09 a. m. suena el primer Tik Tak de hoy jueves 21 de abril en SEMANA por los lados del esperado y muy temido fallo de la Corte Penal Internacional de La Haya que se dio muy temprano esta mañana en el caso de Colombia y Nicaragua. ¿Ganamos o perdimos?

Aunque el fallo en principio haya sido interpretado como un regaño a Colombia y por lo tanto daría pie para pensar que perdimos, en realidad se puede decir que ganamos entre comillas, claro, en opinión de expertos internacionalistas.

Entonces, ¿por qué parece que perdimos? Porque la Corte evidentemente le reconoce a Nicaragua que sobre los 51 incidentes denunciados de casos ocurridos en altamar y que podrían implicar un abuso de los derechos de Nicaragua por parte de Colombia, solo en 16 la Armada colombiana hizo algo a lo que evidentemente Colombia no tenía derecho.

Se refiere el fallo a esos casos denunciados por Nicaragua en los que nuestra Armada pretendió sacar a pequeños barcos pesqueros nicaragüenses o misiones de investigación científica de sus aguas, pero del resto no hay regaño a Colombia por incumplimiento del fallo.

Por el contrario, la implementación de los derechos mutuos, según la Corte Internacional de La Haya, sí requiere de un acuerdo entre los dos países, tesis de Colombia desde el día 1 que no se ha podido lograr porque Nicaragua resolvió cerrar las vías diplomáticas que buscaban tal acuerdo, cuando en algún momento algo le molestó que Colombia hizo con respecto a su amigo Venezuela, aliado de Daniel Ortega.

Ahora, lo que perdimos ya lo habíamos perdido con el fallo de 2012. Ahí nos dejaron enclavados entre aguas nicaragüenses, los cayos de Quitasueño y Serrana. En opinión de los expertos, en este fallo se reintegra por el contrario del archipiélago, porque la Corte de La Haya reconoce que por su mar territorial están conectados por su zona contigua a Providencia y San Andrés.

¿Qué no puede hacer Colombia? Pescar en aguas nicaragüenses o impedir que lo hagan los pescadores nicaragüenses, pero sí puede hacer interdicciones tendientes a combatir el narcotráfico en aguas contiguas al archipiélago y los pescadores colombianos tienen derecho a pasar por aguas nicaragüenses, para ir a pescar o para atraer su pesca de los bancos pesqueros de aguas colombianas.

Es decir, la estrategia jurídica colombiana de alegar la existencia de derechos funcionó, Nicaragua no pudo negarle a Colombia los efectos de mar territorial y zona contigua. E igual de importante el alegato de Colombia de que necesita un tratado para probar cualquier cambio de límites no es una disculpa, como ha dicho Nicaragua, porque la Corte Internacional de La Haya reconoce el derecho que tiene Colombia a fijar sus límites y no condena en ningún momento a pagarle una indemnización a Nicaragua, como su presidente Daniel Ortega pretendía.

En conclusión, era tan malo lo que esperábamos que nos pasara con este fallo, que en su lectura esta madrugada se deriva que más bien ganamos.