Home

Política

Artículo

Presidente Gustavo Petro
Presidente Gustavo Petro hizo presencia en Caldono, Cauca. - Foto: Presidencia

política

“Estamos perdiendo tiempos, tiempos que yo no tengo. Si algo le falta a este gobierno es tiempo”: presidente Petro en su visita al Cauca

El mandatario, desde Caldono, habló de los cambios que busca liderar en los próximos cuatro años.

El presidente Gustavo Petro visitó el municipio de Caldono (Cauca) para hacer presencia en la clausura de la minga política y cultural. En el evento, el mandatario se dirigió a los indígenas y habló sobre varias de sus preocupaciones frente a los próximos cuatro años de Gobierno.

Entre otras cosas, el mandatario reiteró en varias ocasiones la falta de tiempo que tiene el Gobierno para llevar a cabo los cambios que le prometió a la ciudadanía en campaña.

En primer lugar, Petro habló sobre el lugar que han ocupado los indígenas en la historia del país. “Por eso ustedes han visto una y otra vez, a lo largo de las décadas, funcionarios que los miran desde las alturas de reojo, como si ustedes fueran la ignorancia y ellos fueran la sabiduría, cuando sabemos que es al revés”.

Mencionó que Leonor Zalabata, embajadora de Colombia ante las Naciones Unidas, está rodeada de funcionarios y funcionarias distintos a ella.

“Encontraríamos que una cosa es la embajadora y otro el resto, que obedece a las normas anteriores, al pasado, a la creencia de que la representación, por ejemplo, diplomática de Colombia solo puede pertenecerles a los herederos de los esclavistas”, agregó el presidente.

Por esto, el presidente aseguró que el principal rival del Gobierno está en su interior. “Es un enemigo interno, representado por creencias, maneras de pensar, no simplemente personas, que al final lo que producen en concreto es que no se permitan los cambios, a pesar de que el presidente quiera”.

“Eso es lo que vamos a vivir. Entonces proponemos la reforma agraria y alguien dice: no, no se pueden comprar las tierras. Y entonces, entre la discusión pasan dos meses, cuatro meses, ocho meses, un año, y se nos fue el tiempo”, dijo, con preocupación.

El tema del tiempo se tocó a lo largo del discurso, hablando de lo que le ocurrió al progresismo en el pasado y el cambio que se está viviendo en el momento, tanto en Colombia como en América Latina.

Por esto, a pesar del triunfo en las urnas, el presidente dijo que “algo está fallando”.

“En el desarrollo del Gobierno nacional nosotros necesitamos la contundencia del movimiento social del Cauca, y no solamente mirando a su propio ombligo, su propia problemática, que indudablemente tenemos que estudiar, que entender y que tenemos que ejecutar en sus soluciones, síntomas, sino que necesitamos el movimiento social caucano profundamente organizado, para convocar el movimiento social de la nación, de Latinoamérica incluso, de las Américas”, dijo.

“Pero estamos perdiendo tiempos, tiempos que yo no tengo. Si algo le falta a este gobierno es tiempo. Cada segundo es un segundo menos, como un cronómetro de una carrera, cada segundo se pasó el tiempo. Lo que no tenemos es tiempo”, reiteró.

Frente a esa falta de tiempo, el presidente propuso: “¿Y por qué no cambiamos la historia de Colombia en cuestión de días?”.

“¿Por qué no pensamos que en estos cuatro años tenemos que cambiar lo que no hemos podido cambiar en 500 años? ¿Por qué no pensar entonces, lo que hay que construir una paz caucana para salir a construir el movimiento social de Colombia y de América Latina?”, siguió preguntando.

Finalmente, Petro dijo que debe ser un Gobierno de “multitudes” si se quiere aprovechar la historia. “Y no tenemos tiempo”, recalcó.

No pierdan el tiempo, ubiquen el objetivo real. Estos cuatro años no pueden pasar, porque si pasan sin pena ni gloria, será como lo sangre de Gaitán corriendo hacia la alcantarilla. Y por segunda vez, no tendríamos ninguna posibilidad, como decía Gabriel García Márquez, ninguna segunda oportunidad”, agregó el presidente.

El presidente, franco y cercano con los indígenas del Cauca que también se aglomeraron en campaña para escucharlo, expresó su principal preocupación. Que cuatro años pasen sin pena ni gloria, con la obstaculización de aquellos “enemigos internos” que estarían frustrando el cambio desde adentro.