cundinamarca

Estas son las medidas en los peajes de Cundinamarca para atender a animales abandonados

Los accidentes, en Cundinamarca, con animales en su mayoría se relacionan con perros.


Después de una reunión entre la Administración Departamental, llevada a cabo por Margarita Ramírez gerente del IPYBAC (Instituto de Protección y Bienestar Animal de Cundinamarca) y Juan Esteban Gil, gerente del Instituto Nacional de Vías, Invías, se decidió la implementación de resguardos en los peajes de Cundinamarca para la atención de animales abandonados, así como actividades para su relocalización y la identificación de la fauna que transita alrededor de las concesiones y las vías.

Ante esto, Margarita Ramírez dijo que, “bajo el liderazgo de nuestro gobernador Nicolás García y el director de Invías, tuvimos una mesa de trabajo para establecer todas esas acciones para trabajar en conjunto con las dos entidades”.

De igual manera, explicó la gerente del IPYBAC que, “tendremos un resguardo animal en los peajes, en donde nos permita brindar atención a esos animales que han sido abandonados y hacer también estrategias de sensibilización. Pero, además, el Instituto con sus líneas de acción está totalmente a disposición del Invías para que, en esas obras de infraestructura que ellos tengan en carreteras, nosotros podamos intervenir y acompañarlos para identificar cuál es esa fauna existente, cuál es ese tratamiento que le vamos a dar a estos animales, si hay procesos de relocalización, hay que identificarlos y buscar en conjunto esas soluciones”.

Adicionalmente se determinó que, de la mano con la Secretaría de Movilidad, el Instituto de Infraestructura y Concesiones de Cundinamarca (ICCU), el Invías y las concesiones, se trabajará el registro del atropellamiento a la fauna.

Frente a esto, el departamento ya cuenta con algunos datos donde se han identificado los municipios en donde la accidentalidad es más frecuente en diferentes especies de animales, como el caso de la provincia del Guavio, concretamente los municipios de Ubalá, Gama, Gachalá, Guachetá, Guasca y Sabana Centro, específicamente Zipaquirá.

Al respecto, la gerente Ramírez señaló: “en Cundinamarca tenemos la accidentabilidad representada en el 75 % para fauna silvestre y el 25 % para la fauna doméstica, especialmente en caninos”.

Finalmente, se determinó que en próximos días tanto el gobernador Nicolás García Bustos y el gerente de Invías firmarán un memorando de entendimiento, que permitirá y abrirá las puertas para llevar a cabo este trabajo de articulación institucional. De esta manera, es indispensable proteger la vida de todos los animales, ya sean domésticos o silvestres.

Asimismo, es necesario destacar que el 70 % de los accidentes están causados por animales domésticos, siendo los más peligrosos los perros, que causan el 40 % de las víctimas mortales; los jabalíes el 30 %, y los caballos más del 20 %. Algunos datos sobre los animales atropellados revelan que estos accidentes son la principal causa de muerte de los animales de compañía.

Generalmente, los perros que son atropellados sufren lesiones en la piel debido a la quemadura por el asfalto, pueden ser leves o bastante graves dependiendo de la extensión y la profundidad. Fracturas de huesos como las que se presentan en las patas, en la cadera, costillas o en las vértebras.

Para que no se presenten estos hechos con animales silvestres, la mejor manera de intentar prevenir este tipo de accidentes es controlar cuando se circula por una zona con alta presencia de estos seres y reducir la velocidad.

Cuando hay accidentes causados por animales, la responsabilidad se atribuye al poseedor cuando el animal cause perjuicios, cualquiera sean las circunstancias e incluso en supuestos en los que se escape o extravíe. La sola excepción es la culpa del perjudicado o la fuerza mayor. En este sentido, el propietario del animal figura como primer responsable por la norma legal.