bogotá

Tortugas, patos y conejos fueron aprehendidos en la plaza de mercado del 20 de Julio en Bogotá

Algunos de los animales fueron entregadas a la Policía Nacional de Medio Ambiente para su recuperación.


Este miércoles 22 de junio, el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal (Idpyba), en articulación con el Instituto para la Economía Social (Ipes), la Alcaldía Local de San Cristóbal, la Policía Nacional, la Secretaría de Gobierno y la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia realizaron un operativo en los alrededores de la Plaza Distrital de Mercado del 20 de Julio, por la presunta venta de animales.

Los equipos de atención de animales de granja y no convencionales y sinantrópicos, visitaron y verificaron dos establecimientos, uno en una bodega ubicada en la urbanización San Luis y la otra en un local comercial al interior de la plaza de mercado.

En el operativo se pudieron valorar 55 animales que se encontraron en la bodega, entre estos: conejos, patos, roedores, palomas, gallinetas africanas y gallinas en estado juvenil, de los cuales ocho animales, cinco palomas, un pato, un conejo y un cuy recibieron valoración desfavorable por presentar problemas de salud, por lo que se procedió a ejecutar las aprehensiones por parte de la autoridad competente. También se halló un animal muerto.

La comercialización de animales vivos en plazas de mercado está prohibida.
La comercialización de animales vivos en plazas de mercado está prohibida. - Foto: Idpyba

De igual manera, en el local se valoraron 19 peceras con alrededor de más de 200 peces y tres tortugas hicotea, correspondiente a la fauna silvestre, las cuales fueron entregadas a la Policía Nacional de Medio Ambiente para su recuperación.

“Encontramos diferentes especies como conejos, curíes, pequeños roedores y aves de corral, durante el procedimiento y la valoración de los animales y haciendo el censo poblacional. El tenedor de estos animales se presenta y se le expone que las condiciones y el entorno en donde están no son las mejores. Manifiesta tener la voluntad de mejorar estas condiciones y se procede a terminar la valoración. Sin embargo, se le expone que ocho de estos animales requieren atención médico-veterinaria, y estos serán entregados al Instituto por medio de Policía Ambiental y Ecológica, bajo la figura de aprehensión material preventiva”, aseguró Fanny Rojas, líder de atención animales de granja y no convencionales.

Adicionalmente, de acuerdo con la funcionaria, “se encontraron 55 animales domésticos y tres de fauna silvestre que se entregaron a la Secretaría de Ambiente. Los demás animales aprehendidos serán trasladados a la Universidad Antonio Nariño para su recuperación”.

El Instituto de Bienestar Animal subrayó que en el marco del Acuerdo Distrital 801 de 2021, la comercialización de animales vivos en plazas de mercado está prohibida y que en los casos donde las condiciones de bienestar de los animales no estaban garantizadas, serán remitidos a las autoridades.

Animales silvestres fueron liberados en el Caribe

Recientemente, un total de 405 animales silvestres fueron liberados en el Caribe, gracias al trabajo articulado entre la Alcaldía de Bogotá, la Fuerza Aérea Colombiana y las corporaciones autónomas regionales del Canal del Dique y de La Guajira, Port Oasis Ecopark y el Establecimiento Público Ambiental de Cartagena.

La liberación tuvo dos momentos importantes: el primero de ellos se llevó a cabo en Cartagena, donde 368 animales silvestres, entre tortugas, serpientes e iguanas, fueron dejados en su hábitat natural en ecosistemas que, según la Secretaría de Ambiente de Bogotá, son parte de la jurisdicción de la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (Cardique).

Las especies fueron llevadas a Cartagena y Santa Marta
Las especies fueron llevadas a Cartagena y Santa Marta. - Foto: Tomado de Twitter @Ambientebogota

En esta reubicación de la fauna silvestre se dejaron en libertad un total de 206 tortugas hicoteas (Trachemys venusta callirostris), 129 tortugas morrocoy (Chelonoidis carbonaria), cinco tortugas palmeras (Rhinoclemys melanosterna), diez tortugas cajita (Kinosternon leucoslomum), una tortuga de río (Podocnemys lewyana), 12 iguanas (Iguana iguana) y cinco boas (Boa constrictor).

En una segunda actividad, se reubicaron 34 en el Port Oasis Ecopark, en Cartagena. Debido a que estas especies no pudieron recuperarse completamente y sus condiciones de salud aún son delicadas, tuvieron que llevarse a otro lugar para tener una mejor atención.

Estas especies fueron extraídas de forma muy violenta de sus entornos y fueron lastimados durante el cautiverio por lo que los daños no les permiten regresar a su entorno inicial con total libertad.