Diablo inmortal es la versión para móviles del popular juego de Blizzard.
Diablo inmortal es la versión para móviles del popular juego de Blizzard. - Foto: Blizzard

tecnología

Malas noticias para los jugadores de Diablo Immortal: Blizzard cierra más de 120 servidores

La decisión afecta a usuarios del videojuego de rol de acción multijugador de varios países.

Blizzard ha anunciado el cierre de más de un centenar de servidores de su videojuego Diablo Immortal, una estrategia con la que espera fusionar las poblaciones de los servidores y que ha afectado hasta ahora a más de 120 de todo el mundo, cuatro de ellos españoles.

La desarrolladora de videojuegos estadounidense anunció este título durante la conferencia BlizzCon de 2018 y llegó en junio para dispositivos móviles iOS y Android. También lanzó Diablo Immortal para PC, inicialmente con una beta abierta.

Este videojuego de rol de acción multijugador masivo en línea, una tipología que recibe el nombre de MMORPG, está desarrollado en colaboración con NetEase y es de carácter gratuito (‘free-to-play’).

Desde comienzos de este mes, la compañía ha desplegado una serie de fusiones entre servidores, con los que ha borrado un total de 129 servidores dedicados a videojuego, cuatro de ellos localizados en España.

Esta fusión de servidores permite mantener características como el progreso del pase de batalla, la lista de amigos de los jugadores, continuar en el mismo clan y/o banda elegidos, así como insignias y logros de los jugadores.

Asimismo, la compañía matiza que los jugadores podrán seguir iniciando sesión en el servidor de siempre, pero que si ha sido fusionado con otros, verán un incremento en los integrantes y, en caso de que el nombre de su personaje esté duplicado, un número añadido.

Blizzard ha justificado esta modificación “para que a los jugadores les resulte más fácil encontrar otros jugadores con los que unirse, independientemente del servidor en el que jueguen”, ha señalado en otra publicación en su blog.

Con ello, ha adelantado que continuará fusionando servidores adicionales “según sea necesario” y, una vez que haya decidido cuándo proceder a dichas fusiones, se lo comunicará a todos los jugadores de este título de acción.

Entre los servidores que han perdido su identidad individual y se han fusionado se encuentran más de un centenar de ellos, repartidos por regiones como América del Norte el este asiático, y por idiomas en el caso de la Unión Europea, según el país: Francia, Inglaterra, Polonia, Alemania e Italia.

También lo han hecho cuatro servidores españoles, que son Zathan, Zara, Farnham y Greiz. Las zonas que han sufrido mayor impacto con la fusión son Norteamérica, Inglaterra y Alemania.

Mientras tanto, los jugadores de Call of Duty, título de Activision Blizzard, están a la espera de conocer si la reconocida franquicia pasará a ser un juego exclusivo de Xbox.

Activision Blizzard dice que son “absurdas” las acusaciones de monopolio

La empresa de videojuegos se pronunció el pasado viernes, tras casi un año desde el anuncio de su compra por parte de Microsoft, catalogando de “absurdas” las acusaciones de que la transacción pueda tener efectos anticompetitivos.

La compra, que se anunció en enero por 68.700 millones de dólares, ha sido criticada por empresas del sector como Sony, que señalan que esta adquisición podría poner en peligro el mantenimiento de los juegos editados por Activision Blizzard en PlayStation.

En este sentido, ante la posibilidad de que la acción del fabricante de la consola Xbox pueda iniciar un monopolio, el acuerdo de compra está siendo investigado por parte de las organizaciones competentes de varios países, entre ellos Arabia Saudí, Brasil, Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea.

Ante esta situación, la jefa comercial y vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Activision Blizzard, Lulu Cheng Meservey, ha tomado parte en la discusión para tildar de “absurdas” las críticas, y ha insistido en que esta fusión “beneficiará a los jugadores y a la industria del juego de EEUU”, especialmente cuando enfrenten una competencia más dura en el extranjero, ha añadido.

Además, la desarrolladora de videojuegos, que cuenta con franquicias tan famosas como Call Of Duty, ha expresado su determinación por “continuar trabajando en cooperación” con los reguladores de todo el mundo para no obstaculizar la transacción y agilizar el proceso. No obstante, también ha afirmado que no dudarán en “luchar para defender la transacción si es necesario”.

Esta intervención de Lulu Cheng Meservey se ha producido tras el anuncio de la Comisión Federal de Comercio estadounidense (FTC) de que baraja presentar una demanda antimonopolio para bloquear la compra. Además, según han informado fuentes cercanas a la Comisión, los comisionados se muestran escépticos ante los argumentos que aportan las empresas implicadas para formalizar o no el acuerdo de compra y planean reunirse con los abogados de ambas compañías próximamente.

*Con información de Europa Press.