internet

YouTube endurece medidas contra los videos antivacunas

La plataforma ya tomó medidas contra la desinformación sobre las vacunas anticovid y dijo haber eliminado en un año más de 130 videos que transgredían sus normas.


YouTube anunció el miércoles un endurecimiento de su política contra los contenidos antivacunas e indicó que sus medidas no se limitarán a los videos de desinformación sobre los inmunizantes contra covid-19.

“Serán suprimidos los videos con contenidos que falsamente afirman que las vacunas aprobadas son peligrosas y causan efectos crónicos en la salud, que dicen que las vacunas no reducen la transmisión de enfermedades o hacen contraer enfermedades o que contienen información errónea sobre las sustancias empleadas”, dijo la plataforma en un comunicado.

YouTube dijo que la medida abarca contenidos según los cuales las vacunas aprobadas causan autismo, cáncer o infertilidad o que pueden marcar a quienes las reciben.

Videos erróneos o mentirosos sobre vacunas más antiguas como la de la rubeola o la hepatitis B también podrían ser retirados del sitio.

En contrapartida, “los contenidos sobre políticas de vacunación, nuevos ensayos vacunales así cómo los de éxitos o fracasos históricos de las vacunas” siguen permitidos en tanto respeten las normas de YouTube.

La plataforma ya tomó medidas contra la desinformación sobre las vacunas anticovid y dijo haber eliminado en un año más de 130 videos que transgredían sus normas.

En la víspera, suspendió las cuentas alemanas de la televisión pública rusa RT por difundir “falsas informaciones sobre covid-19″.

Moscú consideró que la sanción es una censura y amenazó con bloquear a YouTube.

Las grandes tecnológicas están siendo presionadas a suprimir o mitigar los contenidos antivacunas de sus plataformas, especialmente desde el comienzo de la pandemia.

A mediados de este mes Facebook presentó una nueva herramienta contra grupos complotistas o violentos. Apuntó especialmente al movimiento alemán “Querdenken” (“Anticonformista”), que asocia las medidas sanitarias contra la pandemia a la privación de libertades.

Twitter también tiene un reglamento sobre el tema y se abroga el derecho de retirar contenidos y castigar en caso de infracciones.

Los manifestantes persiguen a la policía durante una protesta contra la obligación de las vacunas contra el coronavirus en Melbourne, Australia, el 21 de septiembre de 2021. (STR / AFP).
Los manifestantes persiguen a la policía durante una protesta contra la obligación de las vacunas contra el coronavirus en Melbourne, Australia, el 21 de septiembre de 2021. (STR / AFP). - Foto: AFP

Policía de Melbourne dispara para dispersar violenta protesta antivacunas

Hace una semana, la policía antidisturbios de Melbourne utilizó espray de pimienta, porras de espuma y granadas de goma para dispersar una violenta protesta contra la vacunación obligatoria contra el covid-19 para los trabajadores de la construcción.

Más de 1.000 manifestantes con botas de trabajo y chaquetas fosforecentes recorrieron el centro de la segunda ciudad más grande de Australia, encendiendo bengalas, lanzando botellas, atacando coches de policía y coreando su oposición a las vacunas y a las restricciones de cierre.

Melbourne lleva siete semanas de confinamiento estricto, mientras la ciudad lucha por frenar un brote de la variante delta que se propaga rápidamente.

Varios focos de contagios están relacionados con obras de construcción, donde se dice que las medidas de anticovid-19 son poco estrictas.

En respuesta, las autoridades impusieron medidas cada vez más duras, anulando los espacios de restauración en las construcciones, anunciando la vacunación obligatoria de los trabajadores y, más recientemente, cerrando casi todas las obras durante dos semanas.

Durante horas, los manifestantes que se oponían a las medidas se enfrentaron a la policía, ignorando los llamamientos por megáfonos para que se marcharan y la advertencia final de que “no se harían más advertencias”.

Varios periodistas fueron agredidos, entre ellos un reportero de televisión que fue golpeado en la cabeza con una lata en directo, poco después de otro incidente en el que fue rociado con orina.

Los líderes sindicales denunciaron las protestas, diciendo que habían sido secuestradas por activistas antivacunas. En los foros de las redes sociales en los que habitualmente aparecen conspiraciones antivacunas, se instó a los seguidores a asistir, a “traer amigos” y a “llevar ropa de trabajo”. Esta es la segunda protesta de este tipo en otros tantos días.

Más de cien trabajadores de la construcción protagonizaron trifulcas y rompieron ventanas en las oficinas del sindicato en el centro de Melbourne para protestar por el requisito de vacunación.

El cierre de estas obras deja a decenas de miles de personas sin trabajo.

La segunda ciudad australiana, al igual que Sídney, lleva meses lidiando con un rebrote de la contagiosa variante delta que no terminan de controlar, en parte debido a los bajos índices de vacunación que había en el país.

Con información de AFP.