vida moderna

Aceite de coco: ¿cómo hacer exfoliantes caseros para mantener la piel sana e hidratada?

Mezclando este aceite vegetal con los ingredientes adecuados, se puede conseguir una piel tersa.

Los componentes del aceite de coco lo hacen un gran aliado de la buena salud y apariencia de la piel, pues actúa como antioxidante y ayuda a mantenerla hidratada. Este aceite que se obtiene de la pulpa de la fruta tropical, contiene vitamina B y vitamina E, que son claves para la regeneración de la dermis.

Por eso, incluirlo como producto de belleza y cuidado de la piel, es oportuno y puede brindar grandes beneficios. La revista Glamour de México, sugiere estas cinco preparaciones, con este ingrediente, que además posee propiedades desinflamatorias y antisépticas.

Con estas diferentes opciones de exfoliantes caseros, usted podrá eliminar las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel. Además, al hacer esto estimula la regeneración celular y la circulación en el órgano más grande del cuerpo humano, en el que se busca que tenga una apariencia de elasticidad y firmeza. La recomendación es usarlos cada tres semanas, para ver su efecto y no incurrir en irritar la piel con excesos.

La primera opción es mezclar el aceite con avena. Para esto se debe primero cocinar la avena en agua, para después triturar bien y mezclarla con siete cucharadas de aceite de coco. A la mezcla debe agregar algo de agua, para finalmente poder aplicarla sobre el rostro o partes del cuerpo en las que sienta asperezas, como codos, rodillas y talones. Déjelo actuar por al menos 15 minutos y retírelo con agua. Este exfoliante hidrata, retira las impurezas y suaviza la piel gracias a las propiedades sumadas con la avena.

De acuerdo con los expertos en belleza de Glamour, mezclar el aceite de coco con café, es ideal para mejorar las zonas de la piel con celulitis. Esto por la propiedad antioxidante, hidratante, vigorizante, exfoliante, del café.

Para esta segunda receta casera, se requiere una taza de granos de café molidos, y siete cucharadas de aceite de coco. Cuando consiga una amalgama uniforme, puede aplicarla sobre la piel que debe estar limpia. Se sugiere hacer masajes en sentido ascendente en la zona afectada, y dejar actuar la mezcla por treinta minutos.

Si su piel es de tipo seca, la mejor opción es usar el aceite con linaza. Para esto debe primero poner tres cucharadas de linaza, en media taza de agua, a fuego medio. Cuando esto hierva, irá apareciendo el gel característico que suelta la linaza, esa es la señal, para que aparte las semillas y las muela para el exfoliante.

Una vez tenga la linaza molida, puede revolverla con tres cucharadas de aceite. Esta es la mezcla que deberá esparcir sobre el rostro, mientras lo va masajeando. Puede dejarla por 15 minutos, y después enjuagar la mascarilla con agua templada.

Otra posibilidad que tiene el aceite de coco es usarlo para aclarar áreas oscurecidas de su cuerpo como los pies, las rodillas, los codos y hasta las uñas manchadas. Para lograrlo, debe hacer esta preparación: combine cuatro cucharadas pequeñas de bicarbonato, con cuatro cucharadas grandes de aceite de coco. La mezcla se aplica en las zonas que desee tratar con movimiento circulares, para que el bicarbonato ejerza su efecto blanqueador.

Tenga en cuenta que el uso de bicarbonato de sodio solo es recomendable en pieles grasas y no en aquellas que sean muy sensibles o secas, pues podría disminuir la humectación natural.

La última manera en la que puede utilizar el aceite de coco es combinándolo con arroz. Este exfoliante natural se sugiere también para retirar las células muertas y nutrir la piel.

Para lograrlo, debe tomar una taza de arroz crudo y molido y ponerla en un recipiente adecuado, con suficiente agua hasta que lo cubra. Se recomienda dejarlo así durante una hora, para que ablande. Acto seguido, se debe colar, para retirar el agua, y así poder añadir cinco cucharadas de aceite a los granos. Cuando tenga esto debe moler o machacar la mezcla hasta obtener una textura más suave, que se pueda aplicar en la cara.