Mascarilla / Cuidado de la piel
La piel del rostro es una de las más expuestas al ambiente. Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images

vida moderna

Beneficios de cuidar diariamente el cuerpo con aceite de coco

Los principios activos de esta sustancia regeneran la estructura de la piel y previenen la deshidratación, entre otras bondades.

Los aceites esenciales son parte de la rutina diaria de algunas personas. Este tipo de productos pueden ser aplicados en la piel ya sea para desmaquillar, hidratar u otros usos. Lo cierto es que siempre deben ser supervisados por un dermatólogo.

En el caso del aceite de coco, utilizarlo puede tener efectos positivos. “Con respecto a la hidratación, esta no es solo para el cabello, sino que ayuda al cutis en general, incluyendo zonas donde hay descamación. Este problema suele presentarse, por ejemplo, en codos y rodillas, partes que olvidamos que necesitan hidratación continua y que podemos mejorar si se usa como tópico en la piel”, apunta El Universo.

Este producto puede adquirirse en una farmacia o en un centro de belleza. Algunas personas lo utilizan para desmaquillarse y limpiar el rostro antes de dormir.

“El aceite de coco aporta una mezcla de nutrientes beneficiosos para el cuerpo. Sus principios activos regeneran la estructura de la piel y previenen la deshidratación; además la protegen del sol, la contaminación, el frío y el viento”, destaca el portal web Mejor con Salud, especializado en salud y cuidado personal.

Antes de utilizar este producto diariamente es recomendable consultar a un dermatólogo, especialmente si se tiene alguna afección cutánea. El aceite de coco puede utilizarse de diferentes formas y obtener beneficios para la piel. A continuación algunos de ellos:

1. Piernas hidratadas: al combinar media cucharada de aceite de coco y una taza de agua se obtiene una mezcla perfecta para hidratar y darles brillo a las piernas. La mezcla debe verterse en un recipiente para rociar.

2. Exfoliación: este producto puede mezclarse con una pequeña cantidad de azúcar y aplicarlo en la piel para realizar una exfoliación y cuidar la piel; al mismo tiempo que ayuda a eliminar células muertas e impurezas.

3. Mascarilla: mezclar una cucharada de aceite de coco con 1/2 de miel y1/2 de aguacate. Revolver muy bien para un resultado homogéneo. Esta mascarilla ayuda a hidratar la piel. Enjuagar con abundante agua.

¿Cómo cuidar la piel?

Tener un estilo de vida sano es la clave para mantener una piel sana, joven y libre de impurezas. Aunque las arrugas y las líneas de expresión no pueden evitarse, hábitos sanos ayudan a disminuir el riesgo de su aparición prematura, es decir, a temprana edad.

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, entidad brinda algunos consejos para la protección y el cuidado de la piel.

  • Evitar el uso de jabones fuertes.
  • Al momento de afeitarse, aplicar cremas y lociones humectantes para lubricar la piel.
  • Protegerse del sol es fundamental para disminuir la aparición de manchas y arrugas.
  • Usar bloqueador solar (los expertos recomiendan tres veces al día).
  • Evitar fumar, ya que esto daña el colágeno y la elastina (las encargadas de brindar fuerza y elasticidad a la piel).
  • Llevar una dieta saludable.
  • Controlar el estrés.
  • Evitar el uso de jabones fuertes.
  • Humectar la piel (se puede hacer uso de cremas).
  • Tomar agua ayuda a mantener la piel y el cuerpo en general hidratado.
  • Afeitarse con cuidado para no causar irritaciones en algunas zonas del cuerpo.
  • No durar tanto tiempo en la ducha, pues el agua caliente o baños con una duración exagerada eliminan los aceites naturales de la piel.

Los expertos hacen énfasis en la protección del sol, pues además de incrementar el riesgo de arrugas prematuras, también incrementa el riesgo de cáncer de piel.

“Demasiada exposición al sol también puede aumentar el riesgo de cáncer de piel, el más común en los Estados Unidos. Cuando la luz UV ingresa a las células de la piel, puede dañar el material genético (denominado ADN) que se encuentra en su interior”, explican los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).