vida moderna

El hábito que ayuda a controlar el azúcar en la sangre

La alimentación saludable y la actividad física son fundamentales para regular el azúcar.


Los niveles altos de glucosa en la sangre puede ocasionar problemas graves en el organismo, como enfermedades cardíacas, derrames y daños en los riñones.

Expertos explican que el nivel alto de azúcar en la sangre ocurre cuando el cuerpo no puede transportar eficazmente el azúcar de la sangre a las células.

Ante este problema de salud, los especialistas aconsejan el ejercicio regular para perder peso e incrementar la sensibilidad a la insulina, proceso que ayuda a las células a usar mejor el azúcar disponible en el torrente sanguíneo.

En el portal Healthline aconsejan verificar estos niveles de manera rutinaria, cuando se tienen problemas con el control del azúcar en la sangre: “Esto ayudará a conocer cómo responder a las diferentes actividades y, a evitar que los niveles de azúcar en la sangre suban o bajen demasiado”.

De acuerdo a una publicación de National Health Services, “es fundamental evitar alimentos que contengan alto índice glucémico”; además, los especialistas en alimentación aconsejan el consumo de frutas y verduras frescas, las proteínas y carbohidratos saludables, como los cereales integrales, que también se deben incluir en la dieta.

Una recomendación que hacen desde el portal Mejor con salud es mantener hidratado el organismo para poder eliminar los desechos. Un artículo de The Global Diabetes Community señala que la hidratación “es aún más necesario a la hora de regular los niveles de azúcar en la sangre, ya que los riñones necesitan excretar el exceso a través de la orina”.

Para las personas que no tienen mucha tolerancia al sabor del agua, se puede agregar una rodaja de alguna fruta, como la naranja, el limón o la lima.

Pero los expertos han identificado un hábito que puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre. “Limitar la ingesta de alimentos a una ventana de 10 horas muestra beneficios metabólicos prometedores”, así lo señalan los científicos del Centro Médico de la Universidad de Maastricht, Países Bajos, en palabras que cita el portal El diario.

Los científicos de la mencionada investigación también destacan que se debe tener en cuenta factores como: el tipo de los alimentos, la cantidad y cuándo se come; esto es importante para regular el nivel de glucosa o azúcar en la sangre.

Para esta investigación se reclutaron a 14 personas con diabetes tipo 2, que tenían edades entre 50 y 75 años. Los participantes tuvieron que consumir su dieta normal dentro de un período de 10 horas durante el día y que completaran su ingesta de alimentos a más tardar a las seis de la tarde, según las explicaciones de los científicos.

Fuera de este período de tiempo, a los pacientes se les permitió beber agua, té o café solo, además de refrescos sin calorías durante la noche, pero en cantidades moderadas.

Luego de esta proceso, los investigadores encontraron que con la alimentación restringida en tiempo “se disminuyeron los niveles de glucosa en 24 horas, el nivel más bajo durante la noche”, cita El Diario.

Estudios anteriores también encontraron que la alimentación restringida en tiempo puede generar cambios metabólicos muy positivos para personas con sobrepeso u obesidad.

Los expertos advierten que se necesitan más estudios para confirmar el beneficio que genera la alimentación restringida en tiempo.