Tendencias
Recomiendan tomar mucha agua para mantenerse hidratado.
Los labios agrietados pueden ser señal del déficit de algunas vitaminas en el cuerpo. - Foto: Getty Images

vida moderna

Estas son las vitaminas que faltan cuando se resecan y agrietan los labios

La cantidad de vitaminas que necesita una persona debe ser determinada por un especialista de la salud.

Los climas fríos o el excesivo calor hacen que los labios se resequen. Para evitarlo, es importante mantenerlos hidratados, limpios de impurezas y bien cuidados. Como en una buena rutina de limpieza facial, los labios también necesitan ser cuidados.

Así que bien sea que se tenga unos labios delgados, gruesos o normales, vale la pena tomarse el tiempo de cuidarlos. Si no se toman medidas a tiempo, esta parte clave del rostro puede verse más afectada. Además, está expuesta al contacto con alimentos.

Existen muchos trucos caseros que se pueden hacer para tratar y prevenir los labios agrietados y todos ellos deben ser consultados con un experto, con el fin de evitar irritaciones o complicar la resequedad o agrietamiento que los labios puedan tener.

Así mismo, es importante tener en cuenta que el déficit de algunas vitaminas puede manifestarse en los labios con resequedad, lo que se vuelve incómodo y doloroso para muchas personas. Según el portal Soy Carmín algunas de ellas son:

1. Vitamina A: esta vitamina, también conocida como retinol, es usada con frecuencia en el campo de la belleza, aportando gran cantidad de beneficios a la apariencia. Ayuda con la cicatrización, previene las arrugas y mantiene la piel tersa y húmeda.

2. Biotina: es una parte importante de las enzimas del cuerpo que descomponen sustancias como grasas, carbohidratos y otras. Consumirla en bajas cantidades causa que la piel se ponga seca y se agrieten las comisuras de los labios.

3. Vitamina B6: según el mismo informe de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, las personas que no consumen suficiente vitamina B6 pueden presentar una variedad de síntomas, entre ellos, “anemia, erupciones con picazón, labios escamosos, grietas en las comisuras de los labios e inflamación de la lengua”.

4. Vitamina C: esta vitamina protege los labios, evitando la pérdida de humedad. En ese sentido, cuando hay deficiencia de este nutriente en el cuerpo se puede producir resequedad en los labios y agrietamiento.

5. Zinc: se destaca por su poder antiacné, además posee propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que ayuda a disminuir la producción de sebo. También, “favorece la cicatrización de las heridas y el funcionamiento normal del sentido del gusto y el olfato”, según los Institutos Nacionales de la Salud.

Especialistas señalan que el envejecimiento se empieza a notar en el contorno de los labios. Foto: Getty Images.
Los labios requieren de varios cuidados al igual que la piel. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

Cabe resaltar que si no se toman medidas a tiempo cuando los labios están secos, esta parte clave del rostro puede verse más afectada, por lo que la revista especializada UnCOMO, a través del portal Mundodeportivo, explicó algunas formas naturales de exfoliarlos para mantenerlos libres de impurezas y células muertas:

  • Café molido: este ingrediente ayudará a que los labios se tornen suaves y radiantes. Para utilizarlo como exfoliante hay que agregarle al café un poco de aceite de oliva, aplicar en la zona realizando masajes circulares, dejar reposar unos minutos y retirar.
  • Azúcar: es considerado un exfoliante natural y popular. Para los labios, es posible combinarlo con un poco de miel, aplicar la pasta sobre el área con la yema de los dedos, masajear con movimientos circulares, y enjuagar.
  • Cepillo de dientes: suele ser uno de los aliados más famosos para este propósito, pues las cerdas suaves del cepillo son eficaces para frotar en los labios y deshacerse de las imperfecciones. Lo importante, es realizar el ejercicio con suavidad para no maltratar la boca.

Antes de hacer uso de estos métodos de exfoliación o consumir las vitaminas mencionadas, se debe acudir a un especialista para evitar irritaciones en la piel o consecuencias derivadas de un consumo excesivo de nutrientes.