vida moderna

Estas son las cirugías plásticas más caras en Colombia

Existen dos tipos de cirugías plásticas: reconstructiva y estética.


La cirugía plástica es un procedimiento quirúrgico en el que se corrige o mejora el aspecto físico de las personas, ya sea por gusto o por salud (cirugía plástica reconstructiva y cirugía plástica estética).

Existen cirugías faciales en las que se incluyen: ritidoplastia, rinoplastia, otoplastia, mentoplastia, cirugía de párpados o cirugía de calvicie y también las cirugías corporales como lipoescultura, abdominmoplastia, mamoplastia de aumento o de reducción, pexia mamaria, implantes de pectoral, implantes de pantorrilla, lipoinyección, cirugía plástica vaginal o manejo de complicaciones de biopolímeros.

No obstante, antes de realizarse una intervención quirúrgica es importante investigar si el cirujano plástico está acreditado para realizar el procedimiento quirúrgico al cual se someterá y que cuente con una adecuada formación académica como posgrado o especialidad médica en cirugía plástica estética y reconstructiva.

Cirugías plásticas.
Cirugías plásticas. - Foto: Istock

Además, la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, señaló en su portal que para ser cirujano plástico se requiere, todos y cada uno de los siguientes requisitos:

  • Ser médico titulado en Colombia.
  • Ser médico cirujano.
  • Ser cirujano plástico titulado por una universidad aprobada por el Ministerio de Educación de Colombia.
  • Inscripción ante el Ministerio de Salud y Protección Social.
  • Registro y habilitación de la Secretaria de Salud local.
  • No se deje confundir. Algunos profesionales solo realizan cursos de Estética sin que ello signifique un adecuado entrenamiento tanto en Procedimientos quirúrgicos con fines reconstructivos como con fines estéticos que le asegurará una visión global sobre la Cirugía Plástica.

“Las cirugías plásticas son procedimientos normalmente seguros cuando son realizados por especialistas idóneos. Sin embargo, lo inesperado puede suceder. Además, la medicina no es una ciencia exacta y resulta ser casi siempre impredecible. La idoneidad y la experiencia con que cuente su cirujano plástico, su especialista, ayudan a minimizar riesgos”, explicó la Sociedad en su página web.

Además, hay que consultar que la clínica en donde le realizarán la intervención esté autorizada para llevar a cabo estos procedimientos y tenga la certificación de la Secretaría de Salud.

En consecuencia, tenga en cuenta que los costos dependerán de cada cirujano, de su experiencia y de su reconocimiento. Por tal razón, no hay precios estandarizados, pero el aproximado de las cirugías es:

Rinoplastia: Entre $ 9 millones y $ 20 millones si son rinoplastia secundarias.

Abdominoplastia: Entre $ 15 millones y $ 20 millones.

Lipoescultura: Entre $ 12 millones y $ 18 millones.

Mamoplastia de reducción: Entre $ 12 millones y $ 15 millones.

Pexia mamaria: Entre $ 12 millones y $ 15 millones.

Ritidoplastia: Entre $ 10 millones y $ 12 millones.

Mamoplastia de aumento: Entre $ 10 millones y $ 12 millones.

“Las cirugías más comunes son: en contorno corporal, lipoescultura, mamoplastia de aumento y abdominoplastia, mientras que en el rostro la más común es la rinoplastia. Sin embargo, existen otros procedimientos como la cirugía de párpado y la de rejuvenecimiento facial que también son frecuentes”, según le dijo a SEMANA el doctor Luis David Devoz, cirujano plástico certificado.

No obstante, hay que recordar que el especialista había explicado en meses anteriores que no todos los procedimientos estéticos se pueden realizar en todas las personas por los factores de riesgo como enfermedades o laboratorios clínicos. “Si tiene la hemoglobina baja, no se pueden realizar liposucciones de grandes volúmenes”, agregó el doctor Devoz.

Por su parte, tenga en cuenta que si ha decidido operarse, su cirujano plástico le dará una serie de instrucciones prequirúrgicas acerca de las comidas que debe consumir.

Algunas de las recomendaciones es que debe evitar las bebidas alcohólicas y las sustancias psicoactivas. Asimismo, si fuma, evítelo por lo menos dos semanas antes de la cirugía. Además, no se debe exponer antes y después de la cirugía al sol, pues este favorece la inflamación y la acumulación de pigmento en la cicatriz.

Finalmente, es importante que el paciente revise los posibles riesgos, efectos secundarios y tiempo de recuperación requerido.