Estudios revelan que dormir bien tiene relación con la conservación de la buena memoria y los recuerdos
Imagen de referencia, no corresponde al caso en mención. - Foto: Getty Images

vida moderna

Estos son los mejores métodos para dormir sin tomar medicamentos

Como ocurre con la mayoría de las actividades, todo se trata de disciplina.

Dormir es sin duda una de las funciones naturales más esenciales del cuerpo humano, de modo que la persona pueda recuperar energía para el día siguiente y, por ende, mantener activa.

Además, los expertos en salud señalan que dormir ayuda al cuerpo a combatir ciertas enfermedades. De hecho, los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos explican que la falta de sueño es perjudicial para el organismo.

En tal sentido, existen métodos o técnicas naturales para que las personas puedan conciliar el sueño, sin necesidad de acudir a medicamentos.

A continuación, cuatro métodos recomendados:

Evitar el café: algunos expertos en salud señalan que una taza de café, la cual es muy utilizada en horas de la mañana o en la tarde, podría alterar el sueño si es consumido a pocas horas de ir a la cama, puesto que contiene cafeína, un alcaloide que a su vez es estimulante del sistema nervioso central.

Utilizar sonidos relajantes: también llamados sonidos blancos, afirman que colocar algunos de estos en plataformas como YouTube ayudan a que la persona pueda conciliar el sueño. Aconsejan aquellos que sirven para meditar o que tienen sonidos de la naturaleza como la lluvia.

Desconectarse de los dispositivos electrónicos: aunque antes de cerrar los ojos y dar por terminado el día es muy común revisar por última vez equipos como smartphones, tablets y computadoras, recomiendan dejarlos de lado por lo menos una hora antes de dormir, de modo que se genere un clima de desconexión total, necesario para que el cuerpo se predisponga a descansar.

Dormir a la misma hora: si el cuerpo está acostumbrado a acostarse a la misma hora, afirman los expertos en salud que eventualmente será más fácil que la persona logre conciliar el sueño, teniendo en cuenta que el organismo producirá serotonina y melatonina, neurotransmisores, necesarios para descansar.

¿Cuáles son las consecuencias de no dormir bien?

Un estudio realizado por el National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) analizó los patrones de sueño de 1.647 personas que sufren de alguna enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)- como la bronquitis -para comprobar cuál es el efecto que tiene la falta de sueño en la salud de los pulmones.

Los investigadores concluyeron que “una falta de sueño puede debilitar el sistema inmune de las personas saludables y las hace más propensas a sufrir de resfriados y gripes”. Esto, junto con un diagnóstico de alguna EPOC, incrementa en un 95 % la probabilidad de sufrir una falla respiratoria.

Además, el estudio también demostró que las personas afrodescendientes son más propensas a sufrir de afecciones y problemas en la calidad del sueño y, por tanto, se ven más afectadas por enfermedades pulmonares o EPOC. En anteriores estudios, esta relación entre ambas variables solo se había supuesto.

Aaron Baugh, investigador y médico a cargo del estudio, aseguró que estos resultados aumentarán la investigación académica y médica que hay sobre los efectos y consecuencias de la calidad del sueño en otras afecciones pulmonares. “Este estudio aumenta el creciente conocimiento que demuestra los efectos perjudiciales en la salud general que tiene una falta de sueño”.

De hecho, según la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, por sus siglas en inglés): los problemas de sueño constituyen una epidemia global que amenaza la salud y la calidad de vida de más del 45 % de la población mundial”. Se ha demostrado que no tener un buen ciclo de sueño incrementa el riesgo de padecer afecciones cardíacas, enfermedades mentales y problemas en el sistema autoinmune.

Adicionalmente, la directora ejecutiva y cofundadora de la Real Sociedad de Salud Pública (RSHP, en inglés) Shirley Cramer explicó en una entrevista para BBC que dormir mal implica una mala dieta, un decrecimiento en la salud mental, aumenta el riesgo de accidentes, disminuye el rendimiento físico y afecta la capacidad de atención y aprendizaje.

Teniendo en cuenta lo anterior, cuando se duerme bien se aumenta la salud física. El sueño es el momento de recuperación del cuerpo y de la mente y luego de una buena noche de descanso, la toma de decisiones es mejor, las personas se sienten más alerta y capacitadas para enfrentarse a lo que depare el día.