Tendencias
remedios naturales
El eucalipto también es recomendado tomarlo en infusión para evitar la halitosis. - Foto: Getty Images

vida moderna

La hierba que ayuda a limpiar las vías respiratorias y combatir la congestión nasal

Estas plantas se destacan por ser mucolíticas y expectorantes.

Hasta el mes de agosto ha estimado el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) que se extienda la temporada de lluvias en Colombia, la cual inició oficialmente en marzo, aunque antes de esta fecha ya se venían presentando precipitaciones abundantes.

Esta situación, junto a otras variables, ha provocado que miles de colombianos sufran enfermedades respiratorias contagiosas provocadas por los virus de la influenza que infectan la nariz, la garganta y en algunos casos los pulmones.

Por tal razón, el portal Cuerpo Mente reveló algunos remedios caseros para aliviar la congestión nasal, empleando cuatro plantas que ayudan a que las secreciones viscosas no se estanquen y sean expulsadas, lo que mejora la ventilación y el bienestar general de las vías respiratorias.

Pulmonaria: es una planta rica en mucílagos y saponinas, destaca por su doble acción mucolítica y expectorante. De acuerdo con el portal, es recomendada para deshacer la congestión pulmonar en bronquitis, procesos gripales, faringitis y laringitis.

Este vegetal contiene propiedades mucolíticas, demulcente, antiinflamatoria, mucilaginosa y cicatrizante. Sin embargo, su uso debe evitarse en el embarazo y la lactancia, pues contiene alcaloides.

Es ideal para tomar en infusiones, decocción, jarabe y cápsulas, según explica Cuerpo Mente.

Eucalipto: esta planta empleada en remedios caseros resulta antiséptica, además de expectorante. Es recomendada en casos de gripe, bronquitis, asma, sinusitis y alergias con rinitis; debido a que contiene propiedades mucolítico, expectorante, antiséptico, antiespasmódico, febrífugo y antiinflamatorio.

Para descongestionar las vías respiratorias, el portal señala que el eucalipto se puede usar en forma de inhalaciones, infusión, decocción, extracto fluido, jarabe, cápsulas, tintura y gotas de aceite esencial.

Liquen de Islandia: es rico en mucílagos y polisacáridos, por lo cual junto con plantas expectorantes, resulta muy útil para aplacar la tos y reducir rápidamente la mucosidad en catarros, gripe, laringitis, faringitis y bronquitis.

Contiene propiedades como mucolítico, antitusivo, demulcente, bacteriostático y diurético. Es recomendado tomarlo en decocción, infusión combinada, polvos, tintura, jarabe y extracto fluido.

Hinojo: es una planta que al ser empleada en remedios caseros actúa, además, como expectorante y antiséptico en las vías respiratorias, resulta útil en el tratamiento natural de alergias e infecciones respiratorias, bronquitis, enfisemas y procesos asmáticos no agudos.

Así como las plantas anteriores, posee propiedades de tipo mucolítico, antiséptico, febrífugo, antiinflamatorio, expectorante y balsámico. Es ideal para tomar en decocción para inhalar, jarabe, tintura, polvos, extracto fluido, cápsulas, comprimidos y aceite esencial en gotas, según detalla Cuerpo Mente.

De todos modos, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique que es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

De otro lado, la congestión a menudo es peor al acostarse y por ende es mejor mantenerse en posición erguida o al menos mantener la cabeza levantada.

No obstante, se debe consultar al doctor, de acuerdo con la institución médica Mayo Clinic, cuando:

Para adultos:

  • Los síntomas duran más de diez días.
  • Hay fiebre alta.
  • Las secreciones nasales son amarillas y verdes, y están acompañadas por dolor sinusal o fiebre. Es posible que esto sea una señal de infección bacteriana.
  • Hay sangre en las secreciones nasales o secreciones transparentes persistentes después de sufrir una lesión en la cabeza.

Para niños:

  • Si el menor tiene menos de dos meses y tiene fiebre.
  • El moqueo o congestión nasal del bebé causa problemas para mamar o respirar.