Tendencias
Es importante destacar que los músculos de la espalda le dan soporte a la columna vertebral. Foto: Getty images
Es importante destacar que los músculos de la espalda le dan soporte a la columna vertebral. Foto: Getty images - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

La vitamina que ayuda a aumentar músculo: estos son sus beneficios

La alimentación es la principal fuente de vitaminas para el organismo y los músculos.

El tejido muscular es clave para el organismo, pues cumple funciones tan importantes como facilitar el movimiento del esqueleto y los órganos internos, así como del corazón.

Este tejido es el que permite que todos los músculos y órganos del organismo ejerzan los movimientos fundamentales de contracción y relajación. Actúa como un importante estabilizador de la posición corporal y funciona al mismo tiempo como regulador del equilibrio y del control motor, con lo que ayuda a mantener una postura corporal erguida, precisa el portal Mejor con Salud.

La salud muscular resulta importante, por lo que muchas personas acuden al gimnasio en busca de fortalecerlos. No obstante, esta labor no es fácil, pues se requiere de práctica y buena alimentación.

Por ello, para mantenerlo sano y en buenas condiciones es importante aplicar cambios en los hábitos de vida. Además, expertos señalan que para lograr el reto se necesita consumir vitamina D, la cual, de acuerdo con el portal AS, es un micronutriente que requiere el cuerpo, pues impulsa la absorción de calcio de los alimentos, y fortalece los huesos y músculos.

Un estudio publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos reveló que esta vitamina es esencial para la musculatura esquelética, lo que ayuda a que se repare y a la hipertrofia.

Incluso otros estudios muestran una mejora en la fuerza muscular por medio de este micronutriente.

Así mismo, estos son algunos de los alimentos que pueden ayudar en la recuperación y regeneración del tejido muscular.

1. Zanahorias o albaricoques: estos dos alimentos son ricos en vitamina A, que es clave para regenerar los tejidos. Este nutriente contiene un tipo de antioxidante que se conoce como betacaroteno y que resulta eficaz para la regulación de células que trabajan en los tejidos musculares y mantenerlas saludables.

La recomendación es incluir esta vitamina en la dieta diaria para que los tejidos musculares, tejidos blandos como las mucosas e incluso los huesos se mantengan saludables. Otros alimentos como lechuga, espinacas, coles, calabaza, melón y mango también contienen importantes cantidades de vitamina A.

2. Ricos en vitamina C: todos los alimentos con altos contenidos de vitamina C son importantes para proveerle beneficios al organismo. Uno de ellos es la producción de sustancias como el colágeno. Esta vitamina también ayuda a mejorar la capacidad del tejido conectivo y a regenerar y fortalecer los vasos sanguíneos, lo que beneficia la circulación y ayuda a reparar más eficazmente el miocardio. Algunos alimentos que contienen vitamina C son los cítricos, como la naranja, la mandarina y el limón, además de otras frutas como el kiwi.

3. Verduras de hojas verdes: este tipo de alimentos son esenciales para la obtención de vitamina D y, por lo tanto, fortalecen mucho los tejidos musculares. El miocardio, por ejemplo, se beneficia con estos nutrientes que lo ayudan a mantenerse sano y saludable, asegura el portal Cardioteca.

4. Acelga: las acelgas son de las mejores verduras de hoja verde para la regeneración de los músculos. Contienen ácido fólico, calcio, hierro y vitamina K, entre otras propiedades. Esta última es esencial para mejorar la coagulación de la sangre, frenando las hemorragias y facilitando el proceso de cicatrización de los tejidos dañados. Además de ayudar a que los tejidos de los órganos como el páncreas o el sistema digestivo se conserven saludables. Una función similar cumplen el brócoli y el coliflor.

5. Aceite de oliva: luego de sufrir alguna enfermedad cardiovascular, una de las cosas que más recomiendan los especialistas es disminuir las cantidades de colesterol malo en el cuerpo. En este proceso el aceite de oliva es clave, sobre todo el extra virgen, que se caracteriza por ser una grasa insaturada, que facilita la obtención de nutrientes y la generación del colesterol bueno.

Análisis científicos han determinado que el aceite de oliva virgen y el extra virgen son un compuesto denominado oleocanthal, que tiene potentes efectos antiinflamatorios, lo que ayuda en el fortalecimiento de los tejidos.