vida moderna

Nuevo estudio confirma que el cerebro de las mujeres y el de los hombres sí funciona diferente

Por lo menos mil genes son mucho más activos en un género que en otro.


Desde hace muchos años se ha subestimado la creencia de que el cerebro del hombre y la mujer son distintos, que son tan diferentes que un sexo es de Marte y el otro de Venus. Incluso, se dice que los hombres son más metódicos y las mujeres más sensibles, entre muchas otras hipótesis. Ahora bien, un nuevo estudio avala esto después de encontrar mil genes que son mucho más activos en un género que en otro.

Para este trabajo se examinó cómo los cerebros de ratones machos y hembras difieren al sondear áreas que se sabe que programan comportamientos de “calificación, apareamiento, odio y citas”.

Por ejemplo, en cuanto a los comportamientos, se pudo visualizar la rápida determinación de los ratones machos del sexo de un extraño, la inherente protección materna y la receptividad de las ratonas hembras al apareamiento y cómo ayudan a los animales a reproducirse o a sobrevivir a sus crías. Por estas conclusiones, es probable que tales diferencias también se reflejen en los cerebros de hombres y mujeres, indicaron los investigadores de Stanford Medicine.

Se examinó cómo los cerebros de ratones machos y hembras difieren al sondear áreas que se sabe que programan comportamientos.
Se examinó cómo los cerebros de ratones machos y hembras difieren al sondear áreas que se sabe que programan comportamientos. - Foto:

Al analizar el tejido que se extrajo de estas estructuras cerebrales, los científicos encontraron más de mil genes que son sustancialmente más activos en los cerebros de un sexo que en el otro. “Usando estos genes como puntos de entrada, hemos identificado grupos específicos de células cerebrales que orquestan comportamientos específicos típicos del sexo”, señaló Nirao Shah, autor del estudio, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento y de neurobiología.

Cabe resaltar que los comportamientos sociales típicos del sexo se han incorporado en los cerebros de los animales durante millones de años de evolución. Por ejemplo, los ratones machos, pueden distinguir rápidamente el sexo de los extraños que invaden lo que consideran su territorio. Además, si el intruso es otro macho, inmediatamente lo atacan. Si es una hembra, inician un tipo de coquetería y cortejo vertiginoso.

Por otro lado, las ratonas hembra muestran una agresión maternal más que territorial, atacando cualquier cosa que amenace a sus crías. Están mucho más inclinadas a proteger y recuperar cualquier cosa que se extravíe que los machos. Además, su disposición a aparearse varía poderosamente dependiendo de la etapa de su ciclo (muy similar a las mujeres).

“Estos comportamientos primarios son esenciales para la supervivencia y la reproducción, y son en gran medida instintivos. Si necesitas aprender a aparearte o pelear una vez que surge la situación, probablemente ya sea demasiado tarde. La evidencia es bastante clara de que el cerebro no es simplemente una pizarra en blanco esperando a que las influencias ambientales le den forma”, explicó Shah.

Algunos de los genes que descubrieron los investigadores también son factores de riesgo establecidos para trastornos cerebrales que son más comunes en uno u otro sexo. De 207 genes ya conocidos como de alto riesgo para el trastorno del espectro autista, que es cuatro veces más común en hombres que en mujeres, los investigadores identificaron 39 como más activos en el cerebro de uno u otro sexo: 29 en hombres, diez en mujeres.

Así mismo, identificaron genes relacionados con la enfermedad de esclerosis múltiple y alzhéimer, que tienden a afectar más a las mujeres que a los hombres, y que están más activados entre los ratones hembra.

Por otro lado, los investigadores creen que los hombres necesitan algunos genes haciendo el trabajo más duro y las mujeres necesitan otros haciendo lo mismo, y que una mutación en un gen que necesita una alta activación puede causar más daño que una mutación en un gen que simplemente está ahí.

El estudio también identificó más de 600 diferencias en los niveles de activación de genes entre hembras en diferentes fases de su ciclo estral. En las mujeres, esto se conoce como ciclo menstrual, pero los ratones hembra no menstrúan.

“Encontrar, dentro de estas cuatro diminutas estructuras cerebrales, varios cientos de genes cuyos niveles de actividad dependen únicamente de la etapa del ciclo de la mujer fue completamente sorprendente”, sostuvo Shah.

Las estructuras cerebrales en las que se centraron los investigadores se comparten entre los mamíferos, incluidos los humanos. “Los ratones no son humanos. Pero es razonable esperar que se demuestre que tipos de células cerebrales análogas desempeñan un papel en nuestros comportamientos sociales típicos de nuestro sexo”, añadió Shah.

Para el experto, la frecuencia de las migrañas, los ataques epilépticos y los trastornos psiquiátricos pueden variar durante el ciclo menstrual. Nuestros hallazgos sobre las diferencias en la activación de genes a lo largo del ciclo sugieren una base biológica para esta variación”, indicó.

Sin embargo, los intentos anteriores para encontrar diferencias en la activación de genes entre las células cerebrales de roedores machos y hembras han arrojado solo alrededor de cien de ellos, aparentemente demasiado pocos para generar las numerosas diferencias profundas en el comportamiento instintivo conocido, según los investigadores.

Por su parte, Shah comparó los métodos que usó su equipo para encontrar agujas en un pajar. “Las células que identificamos como de misión crítica para estas exhibiciones de comportamiento de clasificación, citas, apareamiento u odio típicas del sexo representan probablemente menos del 0,0005 % de todas las células en el cerebro de un ratón”, agregó.

Además, determinar qué hacía funcionar a estas células requería separarlas de las células circundantes y examinar su contenido genético, una célula a la vez. Los investigadores mejoraron enormemente sus posibilidades al concentrarse en células escasas pero cruciales que responden al estrógeno, es decir, células que tienen receptores para esta importante hormona sexual femenina.

El estrógeno también está presente en los hombres, aunque en niveles más bajos. Los niveles de estrógeno de las mujeres y los de otra hormona, la progesterona, aumentan y disminuyen aproximadamente mensualmente, como las fases de la luna, al igual que los comportamientos típicos del sexo femenino correspondientes en muchos mamíferos.

En ratones, por ejemplo, la ovulación y la receptividad sexual máxima, conocida como etapa de celo, está marcada por picos en los niveles de ambas hormonas; el polo opuesto, o etapa de diestro, por valles en los niveles hormonales.

Shah pudo purificar el tejido de cada una de las cuatro estructuras cerebrales clave de una manera que enriqueció la población de células cerebrales resultantes en células sensibles a los estrógenos, las “agujas”, en su analogía.

Comparando machos, hembras en celo y hembras en diestro, los investigadores discernieron 1.415 genes con niveles de actividad que variaban entre los grupos. Las células sensibles a los estrógenos estaban lejos de ser iguales.

Para extraer conclusiones exactas, de los 36 tipos en ratones, los científicos demostraron que solo uno era esencial para la capacidad de los ratones macho para reconocer rápidamente el sexo de un ratón desconocido y luego comportarse de manera característica hacia él.

Otra estructura cerebral contenía 27 tipos de células sensibles a los estrógenos que se distinguían por diferentes patrones de activación de genes. Anular el desempeño de solo uno de esos tipos de células, pero no de los otros 26, transformó a las mujeres que normalmente estarían interesadas sexualmente, en mujeres que rechazaron las insinuaciones sexuales.

“Esto es probablemente solo la punta del iceberg. Es probable que se encuentren muchas más características diferenciadas por sexo en estas y otras estructuras cerebrales, si sabemos cómo buscarlas”, concluyó Shah.