vida moderna

Pérdida de memoria: la planta que ayuda a mejorar la función cognitiva

Si la pérdida de memoria afecta la capacidad para realizar las actividades diarias, es importante consultar a un médico.


La pérdida de la memoria (amnesia) es el olvido inusual de las actividades y se registra cuando posiblemente no se es capaz de recordar hechos nuevos o acceder a uno o más recuerdos del pasado, o ambos, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, el portal en mención, detalló que el envejecimiento normal puede causar algo de olvido y es normal tener alguna dificultad para aprender material nuevo o necesitar más tiempo para recordarlo, pero el envejecimiento normal no conduce a una pérdida drástica de la memoria.

Adicional, indicó que la pérdida de memoria puede resultar de una nueva lesión en el cerebro, la cual es causada por o está presente después de:

  • Tumor cerebral.
  • Tratamientos para el cáncer, como radiación al cerebro, trasplante de médula ósea o quimioterapia.
  • Conmoción o traumatismo craneal.
  • Insuficiencia de oxígeno al cerebro cuando el corazón o la respiración se detienen durante demasiado tiempo.
  • Infección cerebral grave o infección alrededor del cerebro.
  • Una cirugía mayor o una enfermedad grave, incluso cirugía de cerebro.
  • Amnesia global transitoria (pérdida súbita y temporal de la memoria) por una causa incierta.
  • Accidente isquémico transitorio (AIT) o accidente cerebrovascular.
  • Hidrocefalia (acumulación de líquido en el cerebro).
  • Esclerosis múltiple.
  • Demencia.

Por tal razón, el diario español Mundo Deportivo reveló, en su sección de salud, que la salvia es ideal para mejorar la función cognitiva, ya que actúa como antioxidante y para obtener los beneficios se debe tomar en infusión.

Sin embargo, la planta tiene contraindicaciones y según el portal portugués de salud, nutrición y bienestar, Tua Saúde está contraindicada en personas con hipersensibilidad a esta planta medicinal.

Asimismo, no debe ser usada en el embarazo, porque aún no se dispone de datos científicos suficientes que comprueben que la salvia, sea segura en el embarazo.

Adicional, no debe ser empleada durante el periodo de lactancia porque reduce la producción de leche.

Por su parte, existen otros consejos para cuidar la memoria, como, por ejemplo:

1. Hacer ejercicio: las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

2. Mantenerse activo mentalmente: así como se ejercita el cuerpo, hay que ejercitar la mente con actividades que estimulen el cerebro y lo mantengan en forma. Para hacerlo, la entidad recomienda hacer crucigramas, jugar bridge, tomar caminos diferentes cuando se conduzca, tocar algún instrumento, entre otros.

3. Socializar regularmente: esto previene la depresión y el estrés, que pueden contribuir a la pérdida de la memoria.

4. Organizar las tareas diarias: el escribir las citas, tareas o eventos ayudará a recordar más fácilmente. Además, Mayo Clinic recomienda evitar las distracciones y no hacer demasiadas cosas a la vez.

“Si se concentra en la información que está tratando de retener, es más probable que la recuerde más tarde. También puede ser útil relacionar lo que está tratando de retener con una de sus canciones favoritas u otro concepto familiar”, señaló.

5. Dormir bien: ayuda a consolidar los recuerdos, de modo que se puedan recordar más adelante. La mayoría de los adultos necesitan de siete a nueve horas de sueño por día.

6. Seguir una alimentación balanceada: esto es bueno para el cerebro y para el corazón. La entidad recomienda comer frutas, verduras y granos integrales, elegir fuentes de proteína bajas en grasa, como pescado, frijoles y carne de pollo sin piel. Otros alimentos recomendados son: mango, uvas, banano, peras, huevos, legumbres como las lentejas, frutos secos como los anacardos, acelgas, espinacas, lácteos, entre otros.

7. Controlar las afecciones crónicas: algunos medicamentos de afecciones médicas, como depresión, presión arterial alta, colesterol alto, diabetes, obesidad y pérdida de la audición, deben cuidarse y pueden afectar la memoria, por ello es importante hablar con el especialista de salud.