nutrición

¿Qué alimentos pueden comer los perros y gatos?

A pesar de que hay alimentos tóxicos para los perros y gatos, estos son los ideales para fortalecer la dieta de los animales de compañía.


Alimentos permitidos para perros

Carnes:

Lo ideal es que las carnes sean cocinadas sin sal ni condimentos, es necesario que no tengan espinas o huesos y que no estén fritas. Las mejores para darle a los perros son: pollo, pavo, cerdo, cordero, salmón, sardinas, atún o arenque. Adicionalmente, es posible darles huevos cocidos desde que no tengan sal u otros condimentos.

Verduras:

La zanahoria, la calabaza, las arvejas o guisantes, la espinaca, el apio, la lechuga y el repollo aportan fibra, vitaminas (A, B, C, E y F) y tienen propiedades antioxidantes, diuréticas, antiinflamatorias y digestivas. Antes de darle estos vegetales a los perros es necesario asegurarse de que estén bien lavados y cortados finamente para evitar asfixias.

Frutas:

La pera, el melón, la manzana, el melocotón y las fresas son frutas que se pueden añadir a la dieta de los perros. Estas aportan fibra, vitaminas (A y E) y algunas tienen propiedades antioxidantes y digestivas. Para que un perro las consuma es necesario retirar la cáscara y las semillas.

Otros: el arroz, la mantequilla de maní y el aceite de oliva también son alimentos que los perros pueden consumir de diferentes maneras en sus dietas diarias.

Con moderación: la piña, la sandía, el plátano, el queso, los tomates, el brócoli, los arándanos y el pan. Estos alimentos pueden añadir nutrientes a la dieta de los perros y su sabor los hace un premio adecuado en algunas ocasiones, sin embargo si el perro las consume en exceso pueden presentar problemas digestivos o puede elevar su nivel de azúcar.

Alimentos permitidos para gatos:

Carnes:

Lo ideal es que las carnes que el gato coma sean cocidas para evitar la transmisión de enfermedades. Adicionalmente, deben estar sin huesos o espinas y las partes más grasas se deben evitar. Las mejores carnes para agregar a la dieta del gato son: pavo, ternera, pescado blanco y pescado azul (trucha, salmón y atún).

Verduras:

La zanahoria, el brócoli, la acelga, el pepino, las arvejas, la remolacha y la lechuga son los vegetales ideales para la dieta de un gato. Estos ayudan a que la dieta del gato tenga un alto nivel de antioxidantes y mejora la calidad ósea. Antes de dárselos es necesario lavarlos, retirar todos los tallos y hojas y triturarlos para evitar que el gato se atragante.

Con moderación: papa, tomate, yogur natural, aceite de oliva, frutas (sandía, pera, fresas, arándanos y frambuesas) y la pechuga de pavo. Estos alimentos pueden añadir nutrientes a la dieta de los gatos, sin embargo si las consume en exceso pueden presentar problemas digestivos y las frutas tienen un alto nivel de fructosa por lo que su consumo debe ser reducido.

Hay que recalcar que estos alimentos son complementos para la dieta de cada animal y que también hay alimentos que sí son peligrosos para los perros y los gatos: cómo el chocolate o la cebolla.