Infusiones de eucalipto, canela y manzanilla ayudan a bajar los niveles de glucosa. Foto: Getty images.
La manzanilla ayuda a la relajación y a disminuir los malestares estomacales. - Foto: Gettyimages

salud

Té natural para mejorar el estrés, la ansiedad y curar los dolores estomacales

Estas afecciones a la salud se pueden presentar en cadena, pero se pueden calmar con un solo té.

El estrés del día es una situación que frecuentemente se normaliza y este, a su vez, continúa trayendo un sinnúmero de otras afectaciones a la salud, como la ansiedad y hasta dolores físicos que pueden presentarse en el estómago. Sin embargo, existen algunas alternativas naturales para tratar todas las anteriores afecciones.

Según el portal de la biblioteca nacional de medicina de Estados Unidos, Medline Plus, el estrés y la ansiedad son dos afectaciones a la salud que van de la mano, puesto que la segunda aparece justo después de que el estímulo “estresante” desaparece, pero continúa sin ser totalmente procesado por la persona.

“El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional. Puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o nervioso. El estrés es la reacción de su cuerpo a un desafío o demanda. En pequeños episodios, el estrés puede ser positivo, como cuando le ayuda a evitar el peligro o cumplir una fecha límite. Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede dañar su salud”, indica el portal mencionado.

El portal estadounidense agrega que, cuando una persona sufre de estrés crónico puede desarrollar depresión o ansiedad, puesto que el cuerpo se mantiene alerta a pesar de que ya pasó o no hay peligro.

Aunque también se puede desarrollar afecciones a la salud como: presión arterial alta; insuficiencia cardíaca; diabetes; obesidad; problemas de la piel, como acné o eczema; problemas menstruales, entre otros.

Entre tanto, según indica la Clínica Universidad de Navarra en España, la ansiedad también puede ser una situación buena para el ser humano, puesto que le puede ayudar en situaciones en las que se encuentre en un estado de peligro o amenaza. Sin embargo, cuando esta se prolonga más de lo necesario, puede provocar afectaciones en la salud de quien la padece.

“La ansiedad es anormal cuando es desproporcionada y demasiado prolongada para el estímulo desencadenante. A diferencia de la ansiedad relativamente leve y transitoria causada por un evento estresante, los trastornos de ansiedad duran por lo menos seis meses y pueden empeorar si no se tratan”, explicó la clínica.

Es común que mientras se lleva un tratamiento médico para atender estas afectaciones de salud, mismas que pueden convertirse en problemas físicos, se acompañe con alimentos o bebidas que puedan ayudar a la relajación o que aporten los nutrientes necesarios para el equilibrio del organismo.

Es el caso de la manzanilla, una planta que es usada a diario para un sinnúmero de preparaciones, pero que también es usada en infusiones para calmar dolores estomacales, ya que tiene propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas, con efectos relajantes. Esto, gracias a la apigenina, que contrarresta trastornos como la ansiedad o ayuda a combatir otros, como el insomnio, según recoge Tua Saúde.

Su capacidad antimicrobiana bloquea la propagación de la bacteria Helicobacter Pylori, que infecta el estómago causando úlceras, desarrollando altas probabilidades de gastritis, por ejemplo.

De igual forma, esta planta es reconocida por sus propiedades calmantes, por lo que es parte del grupo de hierbas que relajan el organismo, reduciendo el estrés, los nervios y la ansiedad. Según Psicología y Mente, comúnmente algunas personas suelen tomarla antes de acostarse, para así conciliar más rápido el sueño.

En este sentido, el portal sobre bienestar Psicología y Mente, indica que sus empleos son diversos. Uno de estos, quizá el más reconocido, es aliviar las molestias relacionadas con la mala digestión. De acuerdo con el portal, las infusiones de manzanilla contribuyen a mejorar el malestar del aparato digestivo, “fomentando los movimientos que el estómago y el intestino necesitan realizar de forma coordinada para promover una buena digestión”, precisan.