ciencia

¿El Sol tuvo un gemelo? La sorprendente revelación que hizo un estudio reciente

El estudio logró determinar que otras estrellas frecuentemente nacían con “hermanos gemelos”.


En un estudio revelado recientemente, científicos afirmaron que hace 4.500 años, cuando nació el Sol, se habría originado con él una estrella que sería su posible “hermana gemela”, sin embargo, este no habría sido idéntico.

Los responsables de este hallazgo fueron profesionales del Observatorio Astrofísico Smithsonian, de la Universidad de Harvard, y otros laboratorios aliados, entre los que se destaca la participación de 13 científicos de la Universidad de Illinois, California, Virginia, Arizona, el Observatorio de Leiden, el Instituto Max Plank de Astronomía y el Observatorio Nacional de Radioastronomía en Estados Unidos

Según los investigadores, la estrella mencionada sería del tipo G; los astros de esta categoría se identificarían por emanar luz amarilla, debido a esto se les conoce como “enanas amarillas”; además, tendrían una masa entre 0.8 y 1.2 veces la del Sol, su temperatura estaría entre los 5 mil y los 6 mil grados kelvin, según establece el portal astronómico El Gran Observatorio, explicando también que a esta clase pertenece también el Sol, entre otras características.

En la investigación se explica que los elementos en común superarían a los encontrados en otra de las estrellas catalogadas como hermanas idénticas del Sol, haciendo referencia a la identificada en el 2014 con la denominación HD162826, y resaltando que la ahora encontrada tendría una edad idéntica a la del astro mayor, denominada HD 186302 y, como dato relevante, esta estaría a aproximadamente 184 años luz del planeta Tierra.

Ejecutamos una serie de modelos estadísticos para ver si podíamos dar cuenta de las poblaciones relativas de estrellas individuales jóvenes y binarias de todas las separaciones en la nube molecular de Perseus, y el único modelo que podía reproducir los datos era uno en el que todas las estrellas se forman inicialmente, como binarios amplios”, fueron las palabras de uno de los científicos que encontraron la estrella en 2017, relatando la forma en que lograron el descubrimiento.

Sin embargo, el reciente descubrimiento se habría dado luego de que los científicos estadounidenses examinaran ondas de radio a unos 600 años luz desde la Tierra, lo cual explican que sería una zona en la que se encuentran estrellas jóvenes, un proyecto denominado VANDAM, el cual permitiría hacer un censo entre los elementos encontrados en la zona delimitada, y se clasificarían dependiendo los años de vida que estos ostentaran.

La principal diferencia entre el estudio actual y el que llevó al descubrimiento de la estrella en 2017 es que ahora los científicos encontraron que esta estrella podría estar causando problemas en el sistema solar. Además, indicaron que las estrellas con características similares a las del Sol particularmente, nacen con otro gemelo.

“Si la mayoría de las estrellas de baja masa se forman inicialmente como binarias, entonces deberíamos esperar que cada núcleo sin estrellas forme dos estrellas en promedio en lugar de la correspondencia uno a uno que a menudo se supone”, explicó también el nuevo estudio sobre este tipo de estrellas.

Entre tanto, el estudio antiguo que fue por parte de investigadores del Observatorio de la Costa Azul y el Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio de Portugal, rastrearon 45 estrellas solitarias, 19 sistemas estelares binarios, además de otros 5 que también contenían más de dos estrellas, entre los resultados está la estrella similar al Sol.

“Como no hay mucha información sobre el pasado del Sol, estudiar estas estrellas hermanas puede ayudarnos a comprender en qué lugar de la galaxia y en qué condiciones se formó el Sol”, fueron las palabras en ese entonces de Vardan Adibekyan, quien fue el líder de la investigación, perteneciente al instituto de Portugal.