loterías

Loterías de Santander, Medellín y Risaralda: estos son los resultados del viernes 15 de julio

Las loterías, chances o rifas están entre los juegos de azar más populares en Colombia.


Este viernes 15 de julio jugaron tres loterías en Colombia, la de Santander, Medellín y Risaralda. Para el caso de la Lotería de Santander, el premio mayor es de $ 7.200 millones, la de Risaralda tiene un premio de $ 1.400 millones, mientras que la Medellín tiene un premio de $ 12.000 millones.

El número ganador del premio mayor del sorteo 4870 de la Lotería de Santander fue el 9137 de la serie 070.

Por su parte, el número ganador de la Lotería de Medellín fue el 4044 de la serie 036 y el número ganador de la Lotería de Risaralda fue el 9287 de la serie 023.

Asimismo, estos son los resultados del chance del viernes:

  • Cafeterito Noche: 1791
  • Chontico Noche: 2531
  • Paisita Noche: 4879
  • Antioqueñita 2: 6802
  • Dorado Tarde: 7433
  • Motilón Tarde: 0621
  • Caribeña Día: 3535
  • Sinuano Día: 9170
  • Astro Sol: 4954 - Piscis
  • Pick 4 Día: 1886
  • Culona Día: 8106
  • Pick 3 Día: 492
  • Pijao de Oro: 5519
  • Chontico Día: 8721
  • Paisita Día: 3989
  • Fantastica Día: 47:49
  • Saman: 5772
  • Cafeterito Tarde: 1000
  • Dorado Mañana: 5406
  • Antioqueñita 1: 0575

¿Qué hacer si se gana la lotería?

Para solicitar la entrega del premio, la persona debe presentar el certificado de Registro Único Tributario (RUT) expedido por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) y una copia de la cédula de ciudadanía.

Además, hay que tener en cuenta que si una persona gana la lotería no recibirá la suma de dinero completa debido a que, según está determinado, la Dian descontará parte del monto.

Es así como, de acuerdo con lo fijado en el Estatuto Tributario, el ganador tendrá que pagar el impuesto por ganancias ocasionales, que corresponde al 20 % del premio, más el descuento derivado del impuesto financiero conocido como 4x1.000 sobre el valor bruto obtenido.

Adicional, la Dian llama ganancia ocasional al ingreso o utilidad que tiene una persona o empresa por la venta ocasional o esporádica de un bien que no forma parte del giro ordinario de sus negocios, o por la ocurrencia de un hecho económico excepcional, como ganar la lotería o una rifa.

Por su parte, los expertos recomiendan que lo primero que debe hacer el ganador es tener discreción, ya que con esto habrá menos problemas para enfrentarse a una situación en la que familiares, amigos y entidades financieras suelen querer influir en el destino del premio.

Asimismo, es importante conseguir asesoría adecuada como un profesional con experiencia en la gestión de inversiones y patrimonios.

También recomiendan deshacerse de las deudas y más si algunas están en mora. Con respecto a la cancelación de préstamos o hipotecas, dependerá de si conviene según los términos de los contratos de estos.

No obstante, si el ganador decide no recibir la totalidad del premio y repartirla con algún allegado, deberá informarle a la entidad bancaria que le realizará la transferencia del monto ganado.

Lotería, chance, Baloto
Todos los premios tienen un año de vigencia contado a partir de la fecha de realización del sorteo. - Foto: Getty Images

Otra recomendación de los expertos es invertir, pero conviene repartir el capital en más de un destino para no incrementar innecesariamente el riesgo que supone confiar a terceros el dinero ganado.

Así las cosas, hay que tener en cuenta que la decisión sobre dónde invertir el dinero dependerá del perfil del premiado ante el riesgo, y el experto financiero será la persona encargada de guiarlo para que tome la mejor decisión.

Sin embargo, aquellos que no quieran asumir ciertos riesgos de inversión en los mercados tienen la posibilidad de apostar por alternativas más seguras, aunque menos rentables, como los depósitos de ahorro a largo plazo, los planes de pensiones, la deuda corporativa, el arte o la adquisición de bienes inmuebles como inversión.

Finalmente, los expertos dicen que no conviene dejarse llevar por consejos de amigos y familiares sin que el profesional conozca los detalles de los posibles ofrecimientos externos que tengan lugar.