ciclismo

Giro de Italia 2022: Fernando Gaviria confesó la pesadilla que vivió en los últimos días

Los velocistas son los que peor la pasan cuando llega el momento de los grandes puertos en la ‘corsa rosa’.


La primera semana de competencias en el Giro de Italia terminó con tres etapas consecutivas de montaña que pusieron a prueba la resistencia de los corredores y acomodaron a los favoritos en esa disputa por arrebatarle la maglia rosa al todavía líder, Juan Pedro López (Trek-Segafredo).

El domingo, antes de disfrutar de un merecido día de descanso, fueron tres puertos de elevada exigencia para el pelotón terminando en una subida al Blockhaus en la que muchos quedaron regados en el camino, incluso escaladores como Simon Yates (Bike Exchange), Bauke Mollema (Trek-Segafredo), entre otros.

Para los colombianos también fue un día difícil, siendo Iván Ramiro Sosa (Movistar) el de mejor resultado en la casilla 20 a 4′34′' del ganador del día que fue Jai Hindley, corredor del Bora Hansgrohe. Santiago Buitrago (Bahrain Victorious) perdió más de 15 minutos, mientras que Diego Camargo (EF Easy-Post) y Harold Tejada ni siquiera entraron en los primeros 50 lugares.

Fernando Gaviria, como lo dictaba la previa, se tomó con tranquilidad el ascenso al Blockhaus y, producto de las grandes diferencias que sacan los escaladores con los velocistas, ahora se encuentra en la posición 134° de la general a 1 hora y 59 minutos. No solo para el colombiano ha sido difícil, pues sus rivales en el embalaje también han vivido una pesadilla a raíz de las inclementes escaladas que para ellos representa un gran sufrimiento cuando se trata de carreras de tres semanas.

Este martes, regresando a la acción en Pescara, Fernando aseguró que el día de descanso sirvió para recuperar piernas y enfocarse en las posibilidades que tendrán al esprint. “Las piernas estaban algo cansadas, pero lo pudimos disfrutar y hoy estamos en óptimas condiciones”, advirtió el de La Ceja (Antioquia).

Aunque la décima fracción solo tendrá puertos de cuarta categoría, el ciclista del UAE Team Emirates ve bastante difícil que puedan llegar con posibilidades de un embalaje por la cantidad de corredores que intentarán salir a la fuga y sorprender desde lejos. “Al final hay un repecho que nos complica a nosotros los esprínters. Más allá de eso, es un día complicado porque ya las diferencias en la clasificación general son muy amplias y hay más opciones de que lo intenten (ganar la etapa)”, dijo.

Gaviria no oculta que este martes todavía estarán pagando el esfuerzo de los tres días de montaña y eso impide pensar en un esfuerzo extra para entrar en la disputa de una etapa que está diseñada para aquellos valientes clasicómanos que están acostumbrados a resistir el ‘sube y baja’ de los puertos de cuarta categoría. “Es dependiendo también como se presente la carrera, como tomemos esa última subida y esperar que opciones tenemos”, añadió en zona mixta.

Después de tanta montaña, el miércoles sí habrá una etapa llana en la que los más rápidos volverán a ser protagonistas. El Misil continúa con el anhelo de sumar su sexta victoria en la historia del Giro y romper la sequía de tres años sin ganar en una grande del ciclismo.

“Igual lo intentaremos hoy, aguantaremos lo que más podamos. Mañana (miércoles) es un día de intentarlo, porque todos los días son opciones y trabajaremos para poderlo conseguir”, completó el colombiano.

El UAE Team Emirates confía en que Gaviria pueda lograr la victoria de etapa en lo que queda de la corsa rosa, pero ahora mismo sus reflectores apuntan hacia Joao Almeida, quién quedó en segundo lugar de la general luego de la novena etapa. El portugués estuvo cerca de tomar el liderato, pero Juanpe López alcanzó a responder en los últimos kilómetros y mantuvo una diferencia de apenas 12 segundos que vuelve a poner en juego en esta segunda semana.